7 errores que debes evitar en al realizar publicidad en Facebook

La publicidad de Facebook empieza a ser una buena opción para muchas empresas. Lo mejor que los anuncios es que puedes poner tu negocio y contenidos frente a un público que puedes segmentar según situación, edad, intereses y gustos… De esta forma es más sencillo llevar tu mensaje a clientes potenciales, vender, construir una comunicación y crear un vínculo.

El problema es que por cada caso de éxito de un anunciante en Facebook, hay otro que afirma que este tipo de anuncios son una pérdida de dinero y apenas obtienen resultados. Lo más probable es que esos anunciantes hayan cometido uno o más de estos errores y se hayan cargado su propia campaña publicitaria.

1- Elegir categorías generales 

En cualquier tipo de publicidad, si el público no está interesado en lo que ofreces, es tirar el dinero.

Lo eficaz es encontrar a las personas que sean propensas a participar con tu página, es decir, que vean el anuncio y se conviertan en cliente.
Cómo ya hemos dicho, Facebook te permite segmentar muy bien el público y te pone en contacto con personas según su perfil demográfico, grupo de edad, ideas políticas, gustos e intereses. No hay ninguna razón por la que debes colocar anuncios en categorías genéricas, intenta ser lo más específico posible y usa las herramientas de manera inteligente esta herramienta.

2- No realizar pruebas 

Este es un grave error en el que caen muchos anunciantes. Si tratas de patrocinar tu página o anuncios sin hacer pruebas ni experimentar con diferentes combinaciones de imágenes y texto, podrías estar limitando el atractivo de tu anuncio. No importa lo bien que creas que conoces a tu público, si no haces pruebas con el target y el tipo de anuncio no podrás confirmar tus suposiciones.

Te sorprenderás de los resultados y conseguirás mayor influencia.

3- Presentar una y otra vez, los mismos contenidos. 

Independientemente del formato de publicidad, cuando ves un mismo anuncio miles de veces, se convierte en parte del ruido y nadie le presta atención. Con Facebook ocurre lo mismo, los usuarios revisan continuamente sus contenidos, por lo que el anuncio se hace algo aburrido si permanece allí semanas sin cambios. Lo ideal es crear un plan para cambiar el anuncio varias veces en el transcurso de la campaña para que continúe siendo interesante para el público.

4- No fijar objetivos

Apenas tenemos un segundo para poder captar la atención del usuario. No lo pierdas con un anuncio aburrido e irrelevante. Cómo captar la atención del usuario depende de tus objetivos. Si comienzas de crear una marca, incluye el nombre de la empresa.

Si lo que buscas es aumentar el volumen de ventas, resalta las ofertas o características únicas. Tienes 135 caracteres para expresarte, pero tampoco tienes que usarlos todos, trata de ser: claro, conciso y convincente. Cuanto más incite tu anuncio a hacer ‘clic’, mejor aparecerás en el ranking de búsquedas.

5- No realizar un seguimiento correcto 

Muchos anunciantes esperan a que su campaña finalice para evaluar los resultados y especular sobre si la inversión ha sido una idea acertada o no. Uno de los mejores aspectos de la publicidad en Facebook es que se pueden realizar cambios sobre la marcha, por lo que es muy importante controlar la campaña y hacer los cambios que sean necesarios para mejorar la respuesta del público.

6- Engañar a tu público

Algunos anunciantes tratan a través de contenidos llamativos atraer a su público, cuando en realidad la empresa anunciante poco o nada tiene que ver con el anuncio patrocinado. Los anunciantes en Facebook deciden dirigen su inversión a personas interesadas por una marca o persona en particular, y usan esa conexión para atraer a clientes,pero esto puede llegar a ser un problema. No engañes a los usuarios de tu página, ya que como en toda la publicidad, la confianza del cliente a la empresa es uno de los puntos más importantes.

7- No informarse 

Antes de gastar dinero en Facebook, aprende todo lo que puedas sobre los precios y cómo se muestran los anuncios. Facebook no tiene una lista de precios, pero los anunciantes sí pagan una tarifa fija para llegar a un número determinado de usuarios. El coste de la publicidad dependerá de si eliges CPM (coste por mil impresiones, o CPC (coste por clic), Facebook también te permite realizar una oferta de qué cantidad estas dispuesto a pagar por CPM o CPC. Cuanto mayor sea la oferta, más probable es que su anuncio sea visto por su público objetivo.

La publicidad de Facebook y otros formatos convencionales tienen muchas similitudes, pero también es única en muchas cosas. La clave del éxito es la comprensión de estas diferencias y aprovecharse de las ventajas.


Añadir Comentario