Por qué te duele el estómago después de comer

Cómo afecta el estrés a tu intestino

Además de con lo que comes, muchos de los problemas digestivos que sufrimos tienen mucho que ver con la cabeza y las emociones

Te contamos cuatro consejos para ayudarte.

Cómo el estrés afecta a las digestiones

Efecto del estrés en el sistema digestivo

Independientemente del factor que desencadene el estrés, es importante tener en cuenta el impacto del estrés en nuestra salud y bienestar. Demasiado estrés puede tener un costo mental y físico en nuestro cuerpo, que puede causar estragos en el intestino y en la digestión.

Todo depende de la cantidad de tiempo que estés experimentando el estrés:

  • Estrés a corto plazo. Puede afectar al apetito y hacer que las digestiones sean más lentas.
  • Estrés a largo plazo. Puede desencadenar problemas gastrointestinales como estreñimiento, diarrea, indigestión o malestar estomacal.
  • Estrés crónico durante largos períodos de tiempo. Puede llevar a problemas más graves, como el síndrome del intestino irritable y otros trastornos gastrointestinales.

 

Mejora tus digestiones, mejorando tu estrés

Una de las claves para una mejor digestión es el manejo regular del estrés.

Reducir el estrés puede disminuir la inflamación en el intestino, aliviar el malestar gastrointestinal y ayudarte a mantener una buena nutrición.

Te damos 4 consejos que te ayudarán a mejorar el funcionamiento de tu intestino:

  • Practica yoga

Algunos ejercicios de yoga, sobre todo los que se centran en la alineación y en la postura, pueden aliviar los síntomas gastrointestinales y mejorar los resultados del estrés.

  • Prueba el mindfulness

La práctica de meditación consciente puede ayudar.

La meditación junto con las técnicas de respiración profunda pueden disminuir la inflamación, un marcador de estrés en el cuerpo. A su vez, esto puede aliviar un sistema digestivo estresado.

  • Usa prebióticos y probióticos

Elige alimentos que promuevan el crecimiento de las bacterias intestinales, como son los prebióticos y los probióticos. Ayudan a mejorar la composición de las bacterias en el microbioma intestinal y a crear el ambiente ideal para que más bacterias buenas crezcan y mejoren la digestión

Las frutas y verduras con inulina, como los espárragos, el plátano, el ajo y las cebollas, contienen prebióticos. Los alimentos fermentados, como kéfir, kimchi, kombucha, natto, chucrut, tempeh y yogur contienen probióticos.

  • Deja de fumar

Son muchas las personas que usan el tabaco como forma de aliviar el estrés.

Además de asociarse a problemas cardíacos y enfermedades respiratorias, fumar también puede afectar al sistema digestivo

Fumar puede aumentar el riesgo de desarrollar úlceras, enfermedades gastrointestinales y algunos tipos de cánceres relacionados. 

 

 

Lecturas relacionadas: 

Añadir Comentario