Autismo y mascotas

Los animales pueden aumentar significativamente las conductas sociales positivas en los niños que tienen un trastorno del espectro autista.

La interacción con los animales pueden tener grandes beneficios para la salud. 

Las mascotas pueden ayudar a bajar la presión arterial y el colesterol, a practicar más ejercicio físico y a disminuir el estrés.

Autismo y mascotas
 
Los niños con trastorno del espectro autista tienen dificultades para interactuar socialmente, y con frecuencia sufren ansiedad y estrés.
Los resultados de un nuevo estudio, publicado en la revista PLoS One, muestran que la presencia de animales fomenta la interacción social entre los niños con autismo, por lo que la inclusión de un animal en actividades infantiles de recreo o en el hogar puede ser una manera eficaz de fomentar la socialización con otros niños y adultos.
En la investigación participaron 99 niños de entre 5 y 13 años, con o sin autismo, que jugaron con juguetes o interactuaron con dos conejillos de indias.
Cuando estaban con los conejillos de indias, los niños con autismo eran más propensos a hablar y mirar a sus compañeros que cuando estaban con los juguetes. También eran más abiertos a los compañeros que se acercan a ellos y menos propensos a llorar o quejarse.
En general, los niños con autismo tuvieron un 55% más de comportamientos sociales cuando estaban con los animales, que con los juguetes, y sonreían más del doble.
Los conejillos de indias del estudio no habían sido entrenados, y fueron elegidos simplemente por ser buenas mascotas.
 
O’Haire ME, McKenzie SJ, Beck AM y Slaughter V. PLoS One (2013). Online.Temas relacionados con: Autismo y Mascotas

Añadir Comentario