Avances Posible relación entre los metales pesados y el autismo

Según un artículo publicado el 30 de mayo de 2006 en la revista New Scientist (nº2553, pág. 21) el análisis de muestras de orina de cientos de niños franceses apunta a una posible relación entre el autismo y la exposición a metales pesados. Si esto se confirmara, significaría que algunos casos de autismo se podrían tratar con fármacos que eliminen los metales pesados del cuerpo.

Se observó que las muestras de los niños con autismo contenían niveles extraordinariamente elevados de una familia de proteínas conocidas como porfirinas (las concentraciones de la molécula coproporfirina en la orina de los niños con autismo eran 2,6 veces las de los niños de control). Las porfirinas son precursoras en la producción de hemo, el componente de la hemoglobina que transporta el oxígeno, y los metales pesados bloquean la producción de hemo, haciendo que las porfirinas se acumulen en la orina.

Se cree que el autismo puede tener una serie de causas desconocidas de tipo medioambiental y genético. Richard Lathe, de Pieta Research, en Edimburgo (Reino Unido) afirma haber encontrado uno de ellas. Según él, estos metabolitos de porfirinas se enlazan a los receptores del cerebro y están relacionados con la epilepsia y el autismo. “Es muy probable que los metales pesados sean responsables en la mayoría de los casos de autismo en la infancia”, afirma.

Los investigadores lograron bajar las concentraciones de porfirinas hasta niveles normales en 12 niños, mediante un tratamiento con fármacos de quelación que limpian los metales pesados y posteriormente se excretan.

Todavía se desconoce si los síntomas de los niños desaparecen, pero Lathe cita informes anecdóticos sugiriendo que el fármaco podría ser beneficioso.
El estudio se publicará en Toxicology and Applied Pharmacology.

Fuente: New Scientist