Síndrome de muerte súbita del lactante

¿En qué consiste la muerte súbita del lactante?

Es la causa principal de muerte en bebés entre el primer mes y el primer año de vida.

El síndrome de muerte súbita del lactante es la muerte repentina e inesperada de un niño menor de un año de edad sin una explicación clara de las posibles causas después de una investigación minuciosa del caso, incluyendo la realización de una autopsia completa, el examen de la escena del fallecimiento y la revisión de la historia clínica.

El síndrome de muerte súbita del lactante se diagnostica por exclusión, y probablemente se deba a diferentes causas.
El 90% de los casos se produce antes del sexto mes del vida.
Cómo evitar la muerte súbita del lactante

¿Cuáles pueden ser las causas?

Se desconocen las causas específicas del síndrome de muerte súbita del lactante, pero las investigaciones más recientes apoyan la hipótesis de que probablemente sean varios los posibles mecanismos que podrían provocar estas muertes.

Algunos estudios establecen que algunos bebés son más vulnerables debido a un problema en el tronco encefálico del cerebro.

Otros apoyan la hipótesis de que podría deberse a la presencia de toxinas bacterianas o fúngicas, o la presencia de productos tóxicos en las sustancias ignífugas que tienen los colchones, aunque estas teorías no han podido ser probadas.

 

¿Quiénes están en mayor riesgo de sufrir un síndrome de muerte súbita del lactante?

Los bebés que duermen boca abajo o de lado tienen un mayor riesgo de síndrome de muerte súbita del lactante que los bebés que duermen boca arriba.

Aunque el síndrome de muerte súbita del lactante puede ocurrir en niños de cualquier etnia o nivel socioeconómico, los niños afroamericanos y los descendientes de nativos norteamericanos poseen de 2 a 3 veces más riesgo de morir por síndrome de muerte súbita del lactante que los niños de otras etnias.

También poseen más riesgo los bebés prematuros y los que nacieron con bajo peso, así como los hijos de madres que fumaron durante el embarazo.

 
 

¿Cómo reducir el riesgo del síndrome de muerte súbita del lactante?

• Siempre coloque al bebé boca arriba para dormir. Los bebés que duermen boca arriba tienen menos probabilidades de morir de síndrome de muerte súbita que los bebés que duermen boca abajo o de lado.

• Acueste al niño en un colchón firme. Nunca lo acueste sobre una superficie acolchada como sofás, sillas, almohadones o mantas.

• No coloque objetos blandos, juguetes o ropa de cama suelta en la cuna del bebé.

• No permita que el bebé esté demasiado caliente durante el sueño. Vista a su bebé con ropa ligera y mantenga la habitación a una temperatura agradable.

• Alimentar al bebé únicamente con leche materna los primeros seis meses de vida. Además de ser beneficioso para su salud, la lactancia materna protege al bebé contra determinas enfermedades e infecciones.

• El chupete disminuye el riesgo de síndrome de muerte súbita del lactante. Investigaciones recientes han determinado que ofrecer el chupete para dormir al bebé disminuye el riesgo de síndrome de muerte súbita.

• No fumar, ni tomar drogas ni alcohol durante el embarazo.

• Evitar que el bebé permanezcan en ambientes donde se esté fumando.

• Realizar los controles médicos establecidos y asegurarse de que el bebé reciba las vacunas necesarias.

Causas muerte súbita del lactante

Siempre debe dormir boca arriba

Una de las medidas más importantes para disminuir el riesgo del síndrome de muerte súbita del lactante es acostar al bebé siempre boca arriba, incluso durante la siesta.

A menudo, pueden existir objeciones a colocar a los niños boca arriba para dormir, principalmente por el miedo a que se ahoguen con su propia saliva o vómito.

El riesgo de que ocurra esto es bajo, ya que boca arriba, la tráquea se encuentra por encima del esófago, de modo que cualquier regurgitado o reflujo desde el esófago tendría que ir contra la gravedad para ser aspirado por la tráquea. Sin embargo, cuando el bebé está boca abajo, todo lo regurgitado o el reflujo desde el esófago pasa fácilmente a la tráquea.

Cuando el bebé esté despierto, y siempre bajo supervisión, es importante colocarlo boca abajo ya que esta posición ayuda al desarrollo de los músculos del cuello y de los hombros, y reduce la formación de zonas planas en la parte posterior de la cabeza del bebé.

Las áreas planas de la cabeza del bebé suelen desaparecer cuando el bebé comienza a sentarse o a gatear. También puede ser beneficioso alternar el lugar de la cuna donde se acuesta, no colocarlo siempre en la misma posición para darle de comer y no dejarlo demasiado tiempo en la misma posición.

SMSL
 
Lecturas relacionadas:

Añadir Comentario