¿Qué pasa cuando un bebé viene de nalgas?

Los partos de nalgas ocurren en aproximadamente 1 de cada 25 nacimientos a término.
 
La mayoría de los bebés se moverán a la posición cefálica unas semanas antes del parto. La posición cefálica consiste en que la cabeza del bebé se pone en primer lugar para salir al exterior durante el parto. Sin embargo, cuando esto no sucede, y las nalgas y/o los pies del bebé se posicionan en primer lugar, se habla de presentación de nalgas.

¿Cuáles son los diferentes tipos de presentaciones en un parto de nalgas? 

  • Nalgas completas. En esta posición, las nalgas del bebé están apuntando hacia abajo con las piernas dobladas y los pies cerca de las nalgas.
  • Nalgas incompletas o podálica. En esta posición, uno o ambos de los pies del bebé apuntar hacia abajo y saldrán al exterior durante el parto antes que el resto del cuerpo.
  • Nalgas francas. En esta posición, las nalgas del bebé están dirigidas al canal del parto con las piernas hacia arriba y los pies cerca de la cabeza.

Fuente: ADAM Health. Biblioteca Nacional de los EE.UU.


¿Por qué algunos bebés están de nalgas?

No se conocen exactamente por qué algunos bebés adoptan la presentación de nalgas, sin embargo parece que existen algunas causas que pueden hacer que se produzca:

  • Cuando ha habido más de un embarazo.
  • En los embarazos de múltiplos.
  • Cuando hay antecedentes de parto prematuro.
  • Cuando hay mucho líquido amniótico o muy poco.
  • Cuando el útero tiene una forma anormal o posee crecimientos anormales, como fibroides.
  • Con existe placenta previa.

¿Qué se puede hacer para ayudar a un bebé que se viene de nalgas a cambiar de posición?

Los métodos para hacer que un bebé pase a posición cefálica son variados. Lo mejor es discutir las distintas opciones con el médico para ver qué método es el más recomendado para cada caso.

Versión cefálica externa

Se trata de una técnica médica no quirúrgica para mover al bebé en el útero. Se suele administrar a la madre un medicamento para ayudar a relajar el útero, y mediante ultrasonido el médico primero determina la posición del bebé, la ubicación de la placenta y la cantidad de líquido amniótico en el útero. Suavemente el médico girará manualmente al bebé desde el exterior.

Se trata de un procedimiento que no está exento de riesgos (menos de un 1%), por lo que siempre debe realizarla un profesional con suficiente experiencia y en un hospital. Los latidos del corazón del bebé deben ser monitorizados durante todo el proceso y durante una hora después.

Para la mayoría de las mujeres es incómodo, no suele ser doloroso. Cuando la versión cefálica externa tiene éxito, casi todos los bebés permanecerán en posición cefálica hasta el nacimiento.

Técnica Webster

Mediante una técnica quiropráctica se consigue reducir el estrés en la pelvis de la mujer embarazada lo que permite la relajación del útero y los ligamentos que lo rodean. Un útero más relajado hace que sea más fácil para un bebé de nalgas para activar de forma natural.

Técnicas naturales
 Estas técnicas no tienen riesgo, y pueden ser útiles para permitir que el bebé de nalgas pase a posición cefálica:
  • Elevación de las caderas de la madre por encima de los hombros, durante 20 minutos un par de veces cada día. Lo mejor es hacerlo con el estómago vacío cuando el bebé está activo.
  • Uso de música. Los bebés pueden escuchar los sonidos de fuera del vientre materno, por lo que la colocación de unos auriculares en la parte inferior del abdomen y usar música o sonidos de la voz de la madre puede animar a los bebés a avanzar hacia los sonidos y cambiar de posición.
  • Uso de calor o luz. Se trataría de colocar algo frío, como una bolsa de congelados, en la parte superior del abdomen de la madre, o ya que los bebés pueden distinguir la luz de la oscuridad a través de las paredes del útero, se puede colocar una linterna cerca del pubis de la madre para estimular al bebé a girarse hacia allí.
  • Remedios homeopáticos como la moxibustión. La moxibustión consiste en estimular un punto de acupuntura que se encuentra en el lateral del dedo meñique del pie. Mientras que con la acupuntura se hace con agujas, en la moxibustión se realiza mediante calor con una moxa, que es un rollo de artemisa incandescente que despide calor y aroma.

¿Una presentación de nalgas acaba siempre por cesárea?

Son pocos los médicos que intentan un parto vaginal cuando un bebé está en una posición de nalgas. Sin embargo, algunos retrasan tomar una decisión hasta que la mujer comienza con el trabajo de parto. Por el riesgo de que una mujer pueda romper aguas mientras el bebé aún está en la posición de nalgas, muchos médicos programan una cesárea si el bebé viene de nalgas a partir de las 37 semanas. Aunque algunos bebés pueden cambiar de posición en cualquier momento, conforme avanza el embarazo, y el bebé se hace más grande y disminuye la cantidad de líquido amniótico, las probabilidades de que un bebé de nalgas cambie de posición son menores.

¿Qué pasa cuando un bebé viene de nalgas?
Cuando un bebé está de nalgas, es necesario que se den las siguientes condiciones para que el médico intente un parto vaginal:

  • El bebé debe ser estar en una posición de nalgas franca y casi a término. Los muslos, las caderas y la espalda combinado son casi tan grande como la cabeza del feto en un bebé de término completo. Cualquier otra posición de la pierna no va a permitir que el canal de parto se dilate de manera adecuada.
  • La cabeza del feto debe estar flexionada, con la barbilla del bebé en su pecho. Si la cabeza está mirando hacia adelante o hacia arriba, puede haber demasiada presión sobre la médula espinal del cuello en el momento del parto.
  • No existen signos de sufrimiento fetal.
  • La progresión del trabajo de parto adecuado y constante, con la dilatación del cuello uterino conforme el bebé desciende por el canal de parto.
  • El bebé no es demasiado grande ni la pelvis de la madre demasiado estrecha para que el bebé pase con seguridad a través del canal de parto.
  • Posibilidad de acceder a anestesia y a un parto por cesárea en un plazo muy corto.

¿Cuáles son los riesgos y complicaciones de un parto vaginal?

Con la presentación cefálica, es la parte más grande del bebé (la cabeza) la que gradualmente va abriendo los tejidos blandos y los ligamentos del canal del parto durante el tiempo que dure el trabajo de parto. Además, el cráneo del bebé también va cambiando gradualmente de forma para encajarse en la pelvis de la madre.

Con una presentación de nalgas, la cabeza del bebé no ha tenido la oportunidad de ajustarse al tamaño de la pelvis, por lo que si la cabeza del bebé tarda demasiado tiempo en salir después de que el cuerpo esté fuera, el bebé podría sufrir daños por falta de oxígeno.
Otra de las posibles complicaciones en un parto vaginal de un bebé de nalgas es el prolapso del cordón umbilical. En esta situación, el cordón umbilical se comprime cuando el bebé se mueve hacia el canal de parto, reduciendo al aporte de oxígeno Además, debido a la manipulación adicional que es necesaria para el alumbramiento vaginal de un bebé de nalgas durante el parto, las madres pueden tener más infecciones o desgarros en el canal del parto de lo normal. Por esta razón, la gran mayoría de los nacimientos de nalgas (90%) son por cesárea.
 

2 Respuestas

  1. Soledad Garrido p 2 años ago

Añadir Comentario