¿Es normal tener más flujo durante el embarazo?

El aumento de flujo vaginal durante el embarazo es un síntoma completamente normal

Leucorrea es el término médico que se utiliza para hacer referencia al incremento de la cantidad de flujo vaginal que muchas mujeres experimentan durante el embarazo. Aunque es un signo común en el embarazo, no tiene porque ocurrirle a todas las mujeres.
 
El tipo y la cantidad de flujo vaginal variará a lo largo del embarazo, pero un aumento repentino del flujo vaginal debe ser consultado con el ginecólogo para asegurar que no hay ninguna infección.
¿Es normal tener más flujo durante el embarazo?

¿Por qué aumenta la cantidad de flujo vaginal durante el embarazo?

El aumento de la producción de estrógenos que se produce durante el embarazo, estimula las mucosas del cuerpo, incluida la mucosa vaginal, haciendo que se produzca un incremento en la producción de flujo vaginal.

El aumento del flujo vaginal que se produce durante el embarazo sirve para:

  • ayudar a ablandar el cuello del útero, y por tanto para favorecer la dilatación cuando llega el momento del parto.
  • ayudar a proteger el canal de parto de la infección. El aumento en el flujo ayuda a formar el tapón mucoso, evitando la posible entrada de bacterias que potencialmente podrían provocar alguna infección.

 

¿Cuánto flujo es “normal” durante el embarazo?

Durante el embarazo, se considera que un flujo vaginal es normal cuando es similar al que se suele notar alrededor de la ovulación, pero en una mayor cantidad. Su color debe ser claro.
Cerca del final del embarazo, es posible que se empiece a perder el tapón de moco, por lo que puede aparecer un flujo con un color ligeramente verde o marrón o teñido de sangre.
 
 

¿Cuándo se debe consultar con un médico?

Cuando el flujo vaginal:
  • tiene un color verde o amarillento.
  • tiene una consistencia densa.
  • tiene un olor fuerte.
  • se acompaña de enrojecimiento y picor
Puede ser un signo de una infección por levaduras, que son muy comunes en las mujeres embarazadas, debido a los cambios en los niveles de hormonas en la vagina durante el embarazo.
 
En estos casos siempre se debe consultar con el médico, ya que podría indicar un cambio cervical o ser un signo de infección, que podría dar lugar a complicaciones durante el embarazo como un parto prematuro.
 

Seguir leyendo: 

Añadir Comentario