Otitis: ¿Por qué son tan frecuentes éstas infecciones de oído en los niños?

Otitis en niños

Es la enfermedad más común diagnosticada en la infancia después del resfriado común

Una infección del oído, también conocida como otitis media aguda, es la inflamación e infección del oído medio.

Se producen normalmente como consecuencia de la acumulación en el oído medio de fluidos y bacterias o virus procedentes de la trompa de Eustaquio, la estructura que conecta el oído con la garganta.

Se presenta con mayor frecuencia después de un resfriado o gripe cuando el fluido de la nariz y de la garganta del niño se acumula en el oído, permitiendo la proliferación de las bacterias.

Dolor de oídos en niños

¿Por qué son tan frecuente en los niños?

Los niños pequeños son más propensos a las infecciones de oído porque sus trompas de Eustaquio son más estrechas y su sistema inmune es menos maduro.

Las trompas de Eustaquio son unas estructuras en forma de tubos que conectan el oído medio con la parte de atrás de la garganta.

Ayudan a que los oídos drenen líquido, y mantienen la presión del aire en los oídos. Así, cuando bostezamos, las trompas de Eustaquio se abren levemente para permitir que entre aire y que la presión del oído medio sea igual a la presión fuera del oído.

La trompa de Eustaquio protege el oído medio del moco y de los gérmenes, sin embargo en los niños pequeños como tienen el tubo corto, flexible y horizontal esta protección está reducida. 

A partir de los 4 años, la mayoría de los niños superan las infecciones del oído, cuando la trompa de Eustaquio se alarga, se ensancha y se hace más vertical, lo que hace que sea más difícil que las bacterias proliferen.

Síntomas otitis infantil

Debido a que a menudo las infecciones del oído van precedida por un resfriado, a veces son difíciles de detectar.

Es importante estar atento a ciertos signos que pueden ser indicativos de que el niño sufre una otitis.

Pueden indicar la presencia de una otitis los siguientes síntomas:

  • Dolor

  • Fiebre
  • Enrojecimiento del oído
  • Secreción amarilla o blanca en la oreja
  • Secreciones amarillas en el lagrimal
  • Secreciones de moco nasal
  • Aumento de la irritabilidad y mal humor 
  • Pérdida temporal de la audición

No querer acostarse de lado, o no querer comer también pueden ser signos de una infección de oído.

La presión causada por el líquido en el oído medio a veces hace que le duela al estar en posición horizontal o tragar.

 

Factores de riesgo de las otitis media

Hay ciertos factores que puede hacer que un niño sea más susceptible a las infecciones del oído:
  • Herencia

Aproximadamente el 60-70% del riesgo de infección de oído puede estar determinado por los antecedentes familiares. Puede que el oído presente una estructura que favorezca las otitis, y que esta característica se herede.

  • Sexo

Los niños también tienden a tener más infecciones de oído que las niñas.

  • Alimentación

Los niños alimentados con leche artificial tienen un mayor riesgo de infección debido a la ausencia de los agentes antiinfecciosos que existen en la leche materna.

  • Uso del biberón

Beber acostado aumenta el riesgo de infecciones de oído, ya que la leche puede drenar a través de la trompa de Eustaquio hasta el oído medio, permitiendo la proliferación de las bacterias causantes de la infección.

En caso de niños con cierta predisposición a sufrir otitis es recomendable alimentarlo lo más incorporado que pueda, y mantenerlo en posición vertical durante al menos 30 minutos después de la comida para permitir que el contenido del estómago se vacíe.

  • Uso de chupetes

Abusar del chupete aumenta la probabilidad de una infección del oído medio en niños de más de 2 años. Algunos expertos creen que el movimiento de succión constante puede extraer líquido desde la nariz y la garganta hasta el oído medio.

Además los chupetes suelen ser portadores de gérmenes, por lo que si el niño ha padecido varias infecciones de oído lo mejor es limitar o eliminar el uso del chupete.

  • Factores ambientales

El humo del tabaco y la exposición a virus y bacterias en ambientes cerrados, como ocurre en colegios y guarderías, puede favorecer las infecciones de oído.

Los meses fríos también favorecen las otitis.

  • Edad

Cuando más pequeño es el niño, más probabilidad de infección de oído ya que su sistema inmune es más inmaduro y que las trompas de Eustaquio tienen características que favorecen las otitis.

Dolor de oído: otitis en niños

¿Cómo se trata la otitis media en niños?

Más del 70% de todas las infecciones de oído desaparecen por sí solas, por lo que son muchos los médicos prefieren evitar la prescripción de antibióticos.

No obstante esta curación depende de los patógenos que la han causado.

Para el alivio:

  • De algunos de los síntomas de la otitis, como dolor y fiebre, se puede administrar la dosis apropiada de paracetamol o ibuprofeno.
  • Para aliviar el dolor, el médico también puede prescribirle gotas óticas analgésicas, aunque deben evitarse si el tímpano está perforado.
  • Para aliviar un poco la presión, puede mantener la cabeza de niño elevada levantando un extremo de la cuna o el colchón. 
  • Una compresa tibia (no caliente) contra el oído también puede ayudar a mitigar los síntomas, y en el caso de niños mayores, ya que al tragar se abre la trompa de Eustaquio y se drena el líquido del oído medio, puede probar a que mastiquen chicle sin azúcar.
  • En el caso de que el médico prescriba antibióticos, el dolor de oído y la fiebre deben mejorar después de 24 horas. Por lo general, a los 7 días la infección debe haber remitido, sin embargo, es muy importante completar el ciclo de la medicación recomendado por el médico, para erradicar todas las bacterias que han producido la infección y evitar que se repita. Suele utilizarse amoxicilina como primera opción, aunque también azitromicina o la claritromicina. En ocasiones, al tratamiento antibiótico se le asocian descongestionantes y mucolíticos.
  • Si el niño sufre de episodios repetidos de otitis, o si una infección dura más de tres meses, puede que el médico recomiende la colocación de tubos de drenaje transtimpánico. Estos tubos se implantan quirúrgicamente y están diseñados de ventilar el oído y facilitar su drenaje.

 

Lecturas relacionadas:

Una Respuesta

  1. araceli 9 meses ago

Añadir Comentario