Incontinencia urinaria por cáncer de próstata

Uno de los efectos secundarios que pueden ocurrir después del tratamiento de un cáncer de próstata

Uno de los tratamientos para el cáncer de próstata es la prostactectomía radical. Esta cirugía consiste en la extracción completa de la próstata, con lo que se consigue la eliminación completa del tumor.

Se trata de un tratamiento agresivo que en muchos casos puede ocasionar problemas de incontinencia urinaria, debido al daño o a la eliminación del esfínter de la vejiga que impide que la orina se escape.

Incontinencia urinaria por cáncer de próstata 

 

Tipos de incontinencia

  • cuando las pérdidas de orina se producen al toser, reír o estornudar (incontinencia de esfuerzo). Es el tipo de incontinencia más común
  • cuando se tiene una necesidad repentina de orinar y no siempre se llega a tiempo al baño (incontinencia de urgencia)
  • cuando existe dificultad para vaciar completamente la vejiga. Se tarda mucho en orinar y puede existir un flujo débil o goteo de orina (incontinencia por desbordamiento)
  • cuando se pierde toda capacidad de controlar la micción (incontinencia continua)

¿Cuánto tiempo se necesita para recuperar el funcionamiento normal de la vejiga después de un cáncer de próstata?

Si se produce incontinencia urinaria después de una prostectomía radical la recuperación necesitará un tiempo.
La edad y la existencia de problemas urinarios previos a la intervención son factores que condicionarán el tiempo de recuperación.
También influye el hecho de que durante la cirugía se haya visto dañados algún nervio, en cuyo caso el tiempo de recuperación será mayor.
En general, la recuperación después de la cirugía de cáncer de próstata será de semanas o meses y ocurrirá gradualmente.

¿Qué tratamientos existen para revertir la incontinencia urinaria?

Es importante concienciar a los pacientes de la importancia de perder el miedo o la vergüenza a hablar del problema, ya que actualmente hay muchas soluciones terapéuticas.
Existen diferentes tratamientos para la incontinencia urinaria tras un tratamiento para el cáncer de próstata. La elección del tratamiento más adecuado depende de las necesidades de cada paciente.
  • Fisioterapia con o sin electroestimulación del suelo pélvico. Este tipo de tratamiento se utiliza en los casos más leves.
  • Fármacos.
  • Cirugía. Son varios los tratamientos quirúrgicos utilizados para revertir la incontinencia urinaria como la colocación quirúrgica de cabestrillos suburetrales o la colocación de un esfínter artificial. En muchas ocasiones, los pacientes son reacios a tener que volver a pasar por el quirófano, sin embargo las cirugías para corregir las secuelas del tratamiento del cáncer de próstata son mucho más sencillas que la prostectomía.
  • Ejercicios de Kegel. Ayudan a fortalecer los músculos de la vejiga. Consisten en contraer y relajar los músculos pélvicos.

Cuando la incontinencia no puede ser corregida completamente ¿qué se puede hacer?

Si pese a los tratamientos que existen en la actualidad no se ha conseguido revertir completamente la incontinencia urinaria, puede que el miedo a sufrir un accidente condicione en gran medida la calidad de vida de estos pacientes.
Actualmente existen soluciones que permitirán aliviar el problema, por lo que es importante hablar con el médico sobre las mejores soluciones para cada caso.
Entre las las soluciones que podemos encontrar destacamos:
  • Compresas (almohadillas) sanitarias. En el mercado existe una amplia variedad de soluciones específicas para la anatomía masculina que se adaptan al cuerpo proporcionando seguridad y discreción.
  • Catéter tipo condón. Se trata de una funda de caucho que se coloca forrando el pene y que va conectado mediante un tubo a una bolsa de plástico en la que se almacena la orina.
También se pueden tomar algunas pequeñas indicaciones para mejorar la incontinencia urinaria:
  • Vaciar la vejiga antes de ir a dormir o de realizar algún tipo de actividad.
  • Evitar beber muchos líquidos.
  • Reducir o/y evitar las bebidas con cafeína y el alcohol.
  • Perder peso. La grasa abdominal puede ejercer presión sobre la vejiga, aumentando la necesidad de orinar.
 
Lecturas relacionadas: 

Añadir Comentario