Cómo criar a un hijo resiliente

9 Consejos sobre cómo criar a hijos resilientes

Una de las frases que más dicen los padres es “No quiero que mi hijo se sienta _” (rellena el espacio en blanco). No quieres que tu hijo se sienta: rechazado, como un fracaso, triste, preocupado, desconfiado, solo, enfadado. En definitiva, nadie quiere que su hijo sufra.

cómo criar hijos resilientes

La mayoría de los padres simplemente quieren que su hijo sea feliz. ¿Pero qué pasaría si te dijera que la felicidad no debería ser la meta? Que la meta debería ser la salud emocional.

Con salud emocional me refiero a ser capaz de experimentar todas las emociones sin reaccionar negativamente. Resiliencia, en otras palabras.

Cuando conducimos a nuestros hijos a la felicidad estamos diciéndoles en cierta manera que hay otras emociones más difíciles que no están bien. Estamos interrumpiendo su habilidad natural de sentir el espectro normal de emociones humanas que inevitablemente incluye tristeza, ira, frustración, ansiedad, miedo, aburrimiento, etc.

Intentar que nuestros hijos no sientan emociones negativas sólo les está frenando. Cuando anticipamos un problema antes de que pase no les estamos ayudando a ser más fuertes. Lo que los padres olvidan es que el camino que les queda por delante está lleno de baches. Los obstáculos están a lo largo de nuestra vida y en la de nuestros hijos, porque así es como todos crecemos, maduramos y aprendemos. 

Nuestros hijos necesitan enfrentarse y sentir sus emociones para aprender a ser resilientes. La lucha es buena, necesaria, importante. Aquí hay 9 pasos para fomentar la resiliencia en los niños:

1. Valida y normaliza todas las emociones de tu hijo

cómo criar hijos resilientes

Incluso si está enfadado contigo. Así es como los niños procesan y gestionan las emociones de manera natural. Normalizar y aceptar todas las emociones es lo que les ayudará a desarrollar una capacidad más sana de hacer frente a los sentimientos difíciles. 

No maquilles las emociones de tus hijos, no las endulces ni intentes evitarlas con distracciones. Deja que tu hijo esté molesto sin sentir la necesidad de arreglar el problema. Puedes decir “te escucho”, “eso es frustrante”, “qué lástima”.

2. Envía dos mensajes a la vez

¿Qué quiero decir con esto? Pues aceptar simultáneamente todo lo que tu hijo está sintiendo y establecer límites en torno a su comportamiento.

Esto permite a los niños sentirse escuchados a la vez que también aprenden que necesitan ser responsables con su comportamiento. No pueden correr por ahí gritando y tirando la cena por la mesa.

Por ejemplo, si tu hijo está pataleando y gritando puedes decir: “Eso debe de ser molesto. Es duro no conseguir lo que quieres, pero gritar nunca está bien y si sigues haciéndolo tendrás que irte a tu habitación un rato”. Tu hijo se siente escuchado y entendido, pero también consciente de los límites.

3. Pídele a tu hijo que resuelva sus propios problemas

Puedes ser un apoyo activo en cualquier tema o conflicto, pero no intervengas como un héroe para solucionarlo todo. Permite que tu hijo se sienta capaz y preparado para abordar sus propios problemas. 

4. Dicho esto, entiende la diferencia entre un conflicto seguro o inseguro

cómo criar hijos resilientes

Si es un conflicto seguro en cuanto a los deberes, tareas domésticas o un conflicto entre hermanos deja que tu hijo lo solucione sin intervenir. Sin embargo en un conflicto inseguro como bullying,  una dificultad en su aprendizaje o experimentar con drogas debes dar luz verde para intervenir como padre.

5. Pídele a tu hijo que escuche a su intuición

Si tu hijo puede aprender el poder de la intuición a una edad temprana, ganará madurez a una edad temprana. Si invitas a tu hijo a tomar en cuenta su propia sabiduría en lugar de decirle qué hacer estás ayudándole a ser más consciente de sí mismo. Esto fomentará la relación con sus propios instintos, lo que le servirá de guía para una vida satisfactoria.

6. Considera el conflicto como algo bueno y las emociones difíciles como normales

cómo criar hijos resilientes

El problema no es la ansiedad o la ira, el problema es cómo reaccionamos cuando estamos ansiosos o enfadados. Las reacciones típicamente vinculadas a la ira o la ansiedad incluyen impulsividad, sentirse abrumado o encerrarse en uno mismo. Cuando aceptemos las emociones, nuestros hijos también lo harán.

7. Anima a tus hijos a que sientan todas sus emociones plenamente

Sentir -incluso emociones difíciles- es parte de una vida rica y satisfactoria. Hazles ver a tus hijos los beneficios de vivir una vida honesta y real en lugar de una frustrada y rígida, aunque sea dura a veces.

8. Normaliza los errores y fracasos

cómo criar hijos resilientes

Estos dos son partes esenciales de proceso de aprendizaje y maduración. Nadie ha tenido éxito sin conocer bastantes veces el fracaso.

9. Acepta a tu hijo completamente

Si tu hijo se siente aceptado, él se aceptará a sí mismo como resultado.

Nunca es tarde para desarrollar la habilidad de ser un gran modelo para tu hijo. Pon en práctica estas claves y permite a tu hijo ser un conocedor de sí mismo y de lo que siente. Ese es el primer paso hacia una vida satisfactoria y plena. 

Yo como siempre te espero en la próxima. Un gran saludo y un abrazo, Andrea.

Ver más: