Crear un clima positivo en la empresa

La productividad del trabajo depende en gran medida de la creación de un clima positivo entre todos los miembros del equipo en la empresa. Pero ¿cómo se crea un clima positivo y productivo?

clima positivo en la empresa

No es fácil y requiere “arte”

Lo cierto es que el arte de crear un clima positivo en una empresa es sumamente difícil. A veces este clima depende de la capacidad de liderazgo de los directivos y de su capacidad de motivar a sus cuadros. Cuando falla esta vía, las empresas tratan de profesionalizar el tema mediante cursos, encierros, lecturas, incentivos… Sin embargo, la mayor parte de los directores generales de recursos humanos no tienen clara la vía más efectiva para generar un clima positivo en la empresa, ni que la cuestión sea tan sencilla como para ponerla en manos de la “comunicación interna” en la empresa.

Hace algunos años algunas empresas conscientes de la importancia de estos temas enviaban a su staff directivo -e incluso a sus empleados más aventajados- a hacer un seminario de Dale Carnegie. Mucho más tarde vendrían un montón de imitadores desde Sharma con su monje, su Ferrari, a disposición de ejecutivos jóvenes en las librerías de los aeropuertos, pasando por Valdano y sus cursos de entrenamiento especial de coaching.

Los bonus económicos pueden ser peligrosos

Por un lado tenemos aquellas grandes empresas muy competitivas, capaces de arreglar todo esto con un buen sistema de bonus al final de cada año.

Un sistema binario muy simple: objetivos cumplidos, bonus pagados; no cumplidos, adiós bonus. ¡Y que cada uno se encargue de automotivarse!

Pero dentro de esa lucha por los “objetivos – bonus”, el clima de la empresa puede llegar a ser irrespirable. Jóvenes ejecutivos ávidos de promoción (mayores bonus), destinan esfuerzos impresionantes para fomentar y promocionar la imagen personal y sus realizaciones, incluso a costa de minar la moral del resto de “miembros competidores”.

En las reuniones de equipo se detectan frecuentemente las debilidades del sistema. Más que reuniones productivas entre el staff directivo o entre profesionales cualificados se convierten en una lucha sutil y fraticida por los bonus y las promociones potenciales.

Al final los objetivos, pese a todo, se cumplen y esto hace que el sistema, pese a sus fallos, perdure.

Lo que no es obvice para pensar qué se lograría en el caso de que todos los esfuerzos dedicados a luchas personales estériles fueran destinados a compenetrarse y fomentar la cooperación y el trabajo productivo en equipo dentro de la una empresa.

Google fue pionero en nuevos métodos

Google fue uno de los ejemplos más citados en la aplicación de políticas innovadoras para crear un ambiente positivo en una gran empresa. Creó un estilo que rompió los moldes de numerosos directivos de empresas con un enfoque tradicional a la hora de relacionarse con sus recursos humanos.

Estás políticas innovadoras se tradujeron en resultados espectaculares que llevaron a esta empresa a convertirse en el gigante tecnológico que es actualmente, aunque también tiene aspectos que mejorar, como su política de recursos humanos a largo plazo (ver A Google le cuesta retener a sus empleados estrellas). No obstante, es indudable que su innovación le supuso un plus adicional de credibilidad y simpatía que los usuarios reconocieron… y los mercados reconocieron en sus valoraciones. 

El trabajo colaborativo genera un clima positivo

En un post de este blog comentábamos el tema de “wikinomics” (ver Empresa y el trabajo colaborativo). Menos “ejecutivo power point ” y más “ejecutivo wiki”.

Esta sería la receta que surge de los nuevos modelos de incentivar al capital humano. Fomentar un trabajo colaborativo a través de un clima positivo y con herramientas capaces de coordinar dicho trabajo, conocer las funciones de nuestros compañeros permite identificar sus momentos de estrés y ayuda a alcanzar los objetivos de forma colectiva, mientras los jefes supervisan la ejecución de dichas funciones e identifican la estrategia a aplicar a medio plazo con transparencia y de forma abierta.

En conclusión,un buen ambiente genera confianza, creatividad, estabilidad, compromiso con los objetivos y, por ende, productividad.

Lecturas relacionadas:


2 Respuestas

  1. Anónimo 11 años ago
  2. TPS 11 años ago

Añadir Comentario