Alimentos que se pueden congelar y cómo hacerlo de forma correcta

Una de las mejores formas de conservación de los alimentos es la congelación, todos hemos comprado comida de más en el super para luego poder congelar y tener que visitar con menos frecuencia la tienda. Pero muchas veces surgen dudas sobre qué alimentos podemos congelar. Otras veces no tenemos muy claro cómo lo tenemos que hacer para mantener las propiedades de los alimentos.

Estos son algunos consejos consejos para congelar alimentos de forma correcta y que nos duren más para desperdiciar lo menos posible. 

Consejos básicos para congelar y descongelar alimentos:

  • Congelar los alimentos a una temperatura de -18º, ya que si ponemos el congelador a temperaturas más bajas aumentamos la posibilidad de que los microorganismos proliferen en nuestra comida. 
  • Si queremos congelar una sopa, un guiso, o alguna comida similar a estas como, por ejemplo purés o lentejas, debemos dejarlos primero enfriar a temperatura ambiente y después refrigerarlos durante 30 minutos antes de meterlos al congelador.
  • Los alimentos no duran eternamente, la congelación no detiene su descomposición solo la retrasa, por ello es recomendable congelar los productos en su punto óptimo y no cuando están apunto de superar su vida útil o se están poniendo estropeando. 
  • Es recomendable congelar los productos separados por raciones, para posteriormente descongelar únicamente lo que vayamos a utilizar. 
  • Si tienes la posibilidad envasa al vacío los alimentos antes de congelarlos.  Si no tienes una máquina especial para hacerlo puedes ver este truco para envasar al vacío sin máquina de envasar
  • Nunca pongas en el congelador un alimento que aún está caliente y evita meter al congelador muchos productos nuevos a la vez, ya que de esta forma subirás la temperatura del congelador.
  • La comida al congelarse se expande, por lo que no hay que utilizar recipientes justos, además es recomendable poner etiquetas en cada recipiente con lo que contiene y con la fecha de congelación (los alimentos congelados NO duran eternamente).
  • Para congelar alimentos crudos tenemos que precintar muy bien el alimento antes de meterlo en el congelador, de esta forma evitaremos la contaminación cruzada. 
  • Es muy importante que no se pierda la cadena del frío, es decir, congelar-descongelar-congelar (nunca re-congeles).
  • Es recomendable descongelar las cosas poco a poco, preferiblemente dentro de la nevera.
  • Para descongelar en la nevera, envolver lo que ya está envuelto, así evitaremos que las bacterias que se pueden generar en el envoltorio o recipiente durante la descongelación contaminen toda la nevera.
  • Cuando descongeles algo, consúmelo ese mismo día.

Foto: pixabay.com

Alimentos que podemos congelar (de la A a la Z):

  • Aguacates: el aguacate cambia de textura una vez que se descongela, pero aún así lo podemos utilizar para miles de recetas, como guacamole, pesto de aguacate, dulces, batidos, salmorejo de aguacate, etc. Lo tenemos que pelar, quitarle el hueso y ponerlo en una bolsa.
  • Ajo: rallado o triturado y envolverlo bien antes de meterlo al congelador.
  • Arroz: no se puede congelar en crudo, pero sí, una vez cocinado.
  • Bocatas o sándwiches: los envolvemos y los congelamos sin más.
  • Café: congelar en porciones para luego descongelar únicamente lo que vayamos a usar, si podemos congelarlo en bolsas de vacío mucho mejor.
  • Carnes: debemos limpiar la carne bien antes, ponerla por porciones en diferentes recipientes o bolsas y etiquetarlas. También podemos congelarla una vez cocinada. Es importante descongelarla de forma correcta.
  • Chocolate: para congelar el chocolate hay que meterlo antes en la nevera y después ya al congelador.
  • Crema de cobertura de pasteles: se puede congelar en un recipiente, lo único es que tras descongelarlo deberemos volver a batirla un poco.
  • Cuscús: no se puede congelar en crudo, pero sí, una vez cocinado.
  • Frutas: se quedarán con una textura rara, pero nos pueden servir para recetas de batidos, purés, helados, mermeladas, etc.
  • Garbanzos: después de dejar en remojo varias horas ya se pueden congelar una vez escurridos. También se pueden congelar cocinados.
  • Harina: la harina se puede congelar, sin más, en una bolsa o recipiente.
  • Huevos: se tienen que congelar sin cascara en un recipiente, batidos o con la yema y la clara separados. También podemos hacer huevo duro y congelarlo.
  • Jengibre: se puede congelar en piezas pequeñas, rallado o picado.
  • Lentejas: después de dejar en remojo varias horas ya se pueden congelar una vez escurridos. También se pueden congelar cocinadas.
  • Mantequilla: también la podemos congelar sin más, en un recipiente.
  • Masa cruda de galletas: se puede congelar en un recipiente o ya cortadas con la forma de la galleta.
  • Patatas: las patatas fritas quedan más crujientes si las congelas antes, una vez que las has pelado y cortado. Las patatas YA cocidas NO se deben congelar, ya que al descongelarlas se quedarán con una textura muy desagradable.
  • Patatas de bolsa: en bolsas de congelado se pueden congelar, no es necesario que luego vuelvan a temperatura ambiente.
  • Pan y bollería: es recomendable congelarlos tiernos, recién hechos. Para descongelar es recomendable hacerlo a temperatura ambiente, ya que si los metemos en el horno se harán duros al poco de sacarlos.
  • Pasta: no se puede congelar en crudo, pero sí, una vez cocinada.
  • Pescado: limpiar antes de congelar y envolver muy bien para meter en el congelador. Si el pescado ya lleva unos días en la nevera tiene que ser cocinado antes de congelarse.
  • Pizza casera: primero hacemos la masa y la pre-horneamos por unos 10 min, ponemos los ingredientes y al congelador por dos horas. tras dos horas la sacamos para envolverla bien y la guardamos ya de nuevo en el congelador.
  • Quesos: son de esos alimentos que cambian de textura al descongelarse, pero podremos utilizarlo para fundir o hacer recetas, también podemos rallarlo antes de congelarlo.
  • Quinoa: no se puede congelar en crudo, pero sí, una vez cocinada.
  • Tortitas y gofres: congelar recién hechos pero ya fríos, bien envueltos y luego descongelarlos y recalentarlos en un tostador u horno.
  • Verduras: se deben limpiar y escaldar (meterlas en agua hirviendo durante menos de un minuto) bien para eliminar las bacterias antes de congelar. No es recomendable congelar aquellas que tienen mucha agua como apio, hojas de lechugas o pepino. También podemos congelar las verduras ya cocinadas. 

Alimentos que NO deberias congelar:

  • Los productos con mucha grasa, algunas carnes, la panceta, el tocino o el jamón serrano al descongelarlo la parte magra puede estar un poco rancia.
  • Algunas verduras que quieras consumir crudas, lechugas, tomates, no quedan bien, se quedan  blandengues.
  • Las patatas guisada o cocidas, quedan con una textura extraña y pierden el sabor
  • Tartas, se quedan feas y pierden textura
  • Algunas salsas emulsionadas caseras como la mayonesa o salsas que llevan nata, se pueden cortar al descongelarse. 

Saber más:

Añadir Comentario