10 Grandes verdades que olvidamos fácilmente

Verdades de la vida que a veces olvidamos

Resulta sorprendente lo fácil que es perder de vista la cosas importantes de la vida. Tanto tiempo ocupado y las rutinas semanales tienden a poner nuestro cerebro en piloto automático. Algunas verdades de la vida necesitan que las repitamos en nuestra mente constantemente. Ten esta lista a mano y pégale un vistazo cada vez que necesites darte un impulso: 

verdades  de la vida que olvidamos

1. Estar ocupado no es lo mismo que ser productivo 

Mira a todos a tu alrededor. Todos parecen ocupados de reunión en reunión, escribiendo emails, pero ¿cuántos de ellos están produciendo realmente, rindiendo a un alto nivel? 

El éxito no viene de moverse y estar activo. Viene de un enfoque que asegure que tu tiempo se emplea de manera eficiente y productiva. Tienes el mismo número de horas que el resto del mundo. Úsalas sabiamente. Después de todo eres el producto de tu rendimiento, no de tu esfuerzo. Asegúrate que ese rendimiento está destinado a tareas que consiguen resultados. 

Relacionado: Dame 45 minutos y te daré un día más productivo

2. El éxito muchas veces nace del fracaso 

verdades  de la vida que olvidamos fácilmente
Nunca conocerás el éxito hasta que aprendas lo que es el fracaso. Y es que los fracasos te dan las pistas para crear tu camino. 
Los mayores progresos suelen venir cuando te sientes más frustrado y atascado. Es esta frustración la que te obliga a pensar de manera diferente, a mirar fuera de la caja y ver la solución que has estado perdiendo. 

El éxito requiere paciencia y la capacidad de mantener una buena actitud, incluso cuando sufres por lo que crees. 

Relacionado: ¿Por qué necesitas la Inteligencia emocional para tener éxito?

3. El miedo es la principal fuente del arrepentimiento 

Cuando ya está todo dicho y hecho es cuando te lamentas de no haber tomado más decisiones cuando podías haberlas tomado. No tengas miedo de asumir riesgos. 

A menudo escucho a gente diciendo: “Lo peor que te puede pasar es que estés muerto”. Y realmente eso no es lo peor. Lo peor que le puede pasar a uno es permitirse morir en el interior mientras todavía sigues vivo. 

4. Tu autoestima debe nacer de dentro 

verdades de la vida que olvidamos fácilmente

Cuando tu sentido del bienestar y satisfacción contigo mismo nace de la comparación con los demás ya no eres dueño de tu propio destino. 

Cuando te sientas bien por algo que has hecho no permitas que las opiniones o logros de nadie te alejen de lo que has conseguido. Es imposible eliminar las opiniones de otros, pero puedes elegir cómo tomártelas. considerarlas como un grano de sal. De esta manera no importa lo que otros piensen o digan, tu autoestima nace de dentro. 

Independientemente de lo que digan los demás hay una cosa que siempre es cierta: nunca eres tan malo o tan bueno como dicen que eres. 

5. Eres tan bueno como la gente con la que te rodeas 

Debes intentar rodearte de gente que te inspira, que te invita a ser mejor. Y probablemente lo serás. 

Pero, ¿y con la gente que te hunde? ¿Por qué permites que sean parte de tu vida? Cualquier persona que te hace sentir inútil, ansiosa o desesperada te hace perder el tiempo y muy posiblemente, hacerte parecer a ellos. La vida es demasiado corta como para estar juntándose con esa gente. Piérdelos de vista. 

6. La vida es corta 

Ninguno de nosotros tiene garantizado un mañana. Sin embargo, cuando alguien muere inesperadamente nos hacemos un balance de nuestra propia vida: lo que realmente importa, en qué invertimos nuestro tiempo y cómo tratamos a las personas. 

La pérdida es un recordatorio duro que nos muestra la fragilidad de la vida. Y esto no debería ser así. No deberíamos esperar a perder a alguien para darnos cuenta de estas cosas. 

Recuérdate a ti mism@ cada mañana al despertar que cada día es un regalo y estás obligado a exprimirlo al máximo. En el momento en que empieces a actuar como que la vida es un regalo, ella misma actuará como tal. Después de todo, un buen día comienza con una buena mentalidad. 

Relacionado: 5 Cosas que la gente feliz hace cada mañana antes de levantarse de la cama

7. No necesitas esperar una disculpa para perdonar 

verdades de la vida que olvidamos fácilmente
La vida es mucho más simple cuando dejas los rencores y el odio atrás. Esto lo único que hace es arrastrar mala energía a tu presente. Son parásitos que destruyen tu felicidad. 

Investigadores de la Universidad de Emory han demostrado que aferrarse al estrés contribuye a presión arterial alta y enfermedades del corazón. Cuando perdonas a alguien no estás aprobando sus acciones, simplemente lo liberas de ser tu víctima eterna. 

Relacionado: Test IE: ¿Sabes perdonar?

8. Estás viviendo la vida que has creado 

No eres una víctima de las circunstancias. Nadie te obliga a tomar decisiones y acciones que van en contra de tus valores y aspiraciones. Esto que estás viviendo ahora es porque tú lo creaste. Al igual que el futuro que vivas será porque así tú lo has creado. 

Si te sientes atrapad@, probablemente es porque tienes miedo de tomar los riesgos necesarios para alcanzar sus metas y vivir sus sueños. Cuando sea la hora de tomar acción recuerda que siempre será mejor estar en el pie de la escalera que quieres subir antes que estar en la cima de una que no quieres. 

9. Vive el Ahora 

verdades de la vida que olvidamos fácilmente

No puedes alcanzar tu pleno potencial hasta que aprendas a vivir tu vida en el presente. Por mucha cantidad de culpa que tengas nada cambiará el pasado, así como por mucha ansiedad que sientas nada puede cambiar el futuro. 

Es imposible que seas feliz si estás constantemente en otro lugar, incapaz de aceptar la realidad (buena o mala) de este mismo momento. Para ayudarte a vivir en el presente debes hacer 2 cosas: 

  • Aceptar tu pasado. Si no haces las paces con tu pasado nunca te abandonará y será él quien cree tu futuro. 
  • Aceptar la incertidumbre del futuro. La preocupación no cabe en el aquí y ahora. Como dijo una vez Mark Twain: “La preocupación es como pagar una deuda que no debes”. 

10. El cambio es inevitable. Abrázalo 

Sólo cuando abrazas el cambio puedes encontrar lo bueno de él. Necesitas tener una mente abierta y unos brazos abiertos para reconocer y aprovechar las oportunidades que el cambio crea. 

Estás obligado a fallar cuando sigues haciendo las mismas cosas que siempre has hecho con la esperanza de que ignorando al cambio las cosas saldrán adelante. 

Después de todo, la definición de locura es hacer la misma cosa una y otra vez esperando un resultado diferente. 

La vida no se detiene para nadie. Cuando las cosas van bien, disfruta y aprovéchalo, porque cambiarán. Si siempre estás esperando algo más, buscando algo mejor de lo que piensas que te va a hacer feliz nunca estarás lo suficientemente presente como para disfrutar de los grandes momentos del ahora antes de que hayan pasado. 

Yo, como siempre, te espero en la próxima. Un gran saludo y un abrazo, Andrea.

Seguir leyendo: 


6 Respuestas

  1. Estela 2 años ago
  2. Unknown 1 año ago
    • andreamendez 1 año ago

Añadir Comentario