Cómo lograr que nuestros hijos participen en las tareas del hogar

Tareas del hogar para niños según su edad

Ropa tirada por el suelo, luces encendidas, toallas mojadas sin tender, cocinas que parecen un campo de guerra. Vivir con un niño o adolescente desordenado puede ser un auténtico infierno. 

La vida está llena de responsabilidades, está bien que se las vayamos introduciendo ya desde pequeños poco a poco. 

tareas del hogar y niños

Las claves para que los niños participen en las tareas de casa

El secreto está en pedirles cosas valiosas para ti y que se adapten a la capacidad y edad de tus hijos. Algo demasiado difícil podría frustrar y estresar a un niño y algo muy fácil podría aburrirlo. 

Incluso los niños muy pequeños pueden ayudar si eliges actividades aptas para su edad. Pueden comenzar con tareas pequeñas, como cuidar de sus propios juguetes o habitación. Ahí les estás mandando el mensaje de que su contribución es importante. 

También es importante pensar qué ganan ellos haciendo las tareas. Por ejemplo, conseguir que ayuden a poner y quitar la mesa promueve un sentido de responsabilidad y participación. 

Si tus hijos son lo bastante mayores puedes tener un debate familiar. Esto puede reforzar que toda la familia contribuya al funcionamiento de las tareas del hogar. 

1. Tareas para niños en edad preescolar  (3 a 6 años)

Tareas simples que impliquen a ellos mismos. Por ejemplo: recoger juguetes cada día, recoger habitación, llevar los platos al fregadero. 

Un gráfico con pegatinas les ayudará a recordar sus tareas. Por lo general, para los niños preescolares la capacidad lectora no es completa por lo que las pegatinas son un recordatorio para ellos. Cada vez que han terminado una tarea, pueden ganar una pegatina que pegarán ellos mismos en su gráfico. 

Ejemplo de gráfico con pegatinas (puedes imprimirlo)

2. Tareas para niños en edad escolar (6 a 12 años)

Cuando comienzan la escuela la responsabilidad en las tareas también debería aumentar. Las tareas deben seguir estando relacionadas con ellos mismos. Por ejemplo, enseñarles a los niños a quitarse las zapatillas y dejar la mochila al llegar de la escuela. 

Como las tareas se vuelven más complejas es importante enseñarles el paso a paso de cómo hacer cada tarea. Por ejemplo, si se espera que un niño se quite la ropa y la mochila cuando venga del colegio, asegúrate de enseñarle dónde debe poner la ropa y la mochila.

Importante: elogiar por los esfuerzos y animar a seguir practicando. No esperes la perfección. 

3. Tareas para los pre-adolescentes (12 a 14 años)

En esta etapa la capacidad para completar tareas complejas aumenta. Comienza a darle tareas como barrer el suelo, sacar la basura e incluso limpiar el coche. 

A los pre-adolescentes a menudo les motiva lo material, la electrónica y la ropa. Así que asegúrate de poner en práctica un sistema de recompensas para que completen sus tareas.

Por ejemplo, ganar una ficha por cada tarea que terminan que luego pueden ser intercambiadas por tiempo jugando a los videojuegos o con los amigos. 

Evita las luchas de poder cuando no completan sus tareas. Por ejemplo, si se niega a tirar la basura no discutas. Simplemente no le permitas ganarse el incentivo. 

4. Tareas para adolescentes (14 a 18 años)

Los adolescentes deben recibir tareas que les ayuden a prepararse para el mundo real. Piensa en qué habilidades necesitará en su vida como adulto.

Por ejemplo, necesita ser capaz de cocinar, lavarse la ropa, limpiar el baño. Si crees que aún no cuenta con estas habilidades es un buen momento para enseñárselas ahora. 

A diferencia de otras edades aquí no es malo que ya se empiece a introducir el dinero. A parte de sus tareas habituales, tras adicionales voluntarias para que se ganen un dinerito.

Por ejemplo, ordenar el sótano, aspirar el coche, recoger las estanterías del garaje. Algo de dinero puede proporcionar a los adolescentes la oportunidad de tomar buenas decisiones. 

La ciencia confirma que las tareas del hogar son beneficiosas para los niños

Las investigaciones muestran que introducir a los niños en las tareas del hogar les enseña acerca de las relaciones en la familia y cómo funciona la suya. Se sienten competentes y responsables, como que forman parte de un grupo. 

Además, compartir las tareas hace que haya menos estrés en la familia. Todo el mundo trabaja mejor y además se siente bien y feliz haciéndolo. 

Te puede interesar:

2 Respuestas

  1. Anónimo 2 años ago
    • andreamendez 2 años ago

Añadir Comentario