10 formas en las que los big data transformarán las empresas

Gracias a los avances tecnológicos de los últimos tiempos, los grandes volúmenes de datos o big data se están adentrando poco a poco en el día a día de las transacciones comerciales y el funcionamiento en general de las empresas. Las posibilidades que ofrece el análisis de estos gigantescos repositorios de información son realmente increíbles y, sin duda, acabarán transformando tanto el funcionamiento interno como la propia estructura de las empresas mucho antes de lo esperado. En este artículo se enumeran 10 de estos posibles cambios o formas en las que los big data transformarán las empresas.

 

Los big data transformarán las empresas

 

1. Mejorará la inteligencia empresarial

Se denomina inteligencia empresarial al conjunto de herramientas de análisis de datos que permiten analizar mejor un negocio. Hasta hace poco, las posibilidades de análisis de estas herramientas eran bastante limitadas, proporcionando también respuestas limitadas. Sin embargo, esto está cambiando.

Con el reciente desarrollo de herramientas capaces de analizar grandes repositorios de datos o big data y la acumulación cada vez mayor de información debido a nuevos factores, como a la llegada del Internet de las cosas, el uso creciente de las redes sociales o la implantación generalizada de los dispositivos móviles en todos los ámbitos de nuestra vida, la inteligencia empresarial ha resurgido como una profesión de futuro, capaz de analizar un negocio en profundidad y de dar respuestas extremadamente precisas y esclarecedoras a preguntas muy diversas.

Por ejemplo, identificar cuáles son los clientes más valiosos de una gran multinacional con cientos de millones de clientes, o cómo mejorar la atención a cada uno de sus clientes con ofertas personalizadas en función de sus gustos o intereses.

Las nuevas herramientas de análisis de big data permiten examinar un amplio abanico de fuentes de datos muy diversas, que proporcionan tanto información estructurada, como los historiales de compra, los datos de CRM, los datos cedidos por terceros (por ejemplo, las compañías de tarjetas de crédito), etc.; como de información no estructurada, como la obtenida de las redes sociales, blogs, vídeos, etc.

2. Se podrán realizar campañas de marketing mejor orientadas

Uno de los logros más evidentes del análisis de los big data es la posibilidad que ofrece de diseñar campañas de marketing mejor orientadas. Como ya hemos mencionado en el punto anterior, el análisis de estos grandes repositorios de datos permite a las empresas conocer muchísimo mejor a sus clientes, sus gustos e intereses, su situación laboral, familiar y/o económica, etc. Y este conocimiento tan detallado facilita considerablemente la labor de los departamentos de marketing, que pueden utilizar esta información para diseñar campañas de marketing perfectamente adaptadas a las necesidades de cada segmento de clientes.

 

3. El servicio de atención al cliente será más proactivo

El análisis de los big data transformará por completo los servicios de atención al cliente de las empresas. Entre otras cosas, porque ese profundo conocimiento de los clientes, sus intereses y sus necesidades, permitirá a las empresas saber qué necesita exactamente el cliente antes incluso de que este lo exprese directamente y surja la demanda. De este modo, las compañías podrán anticiparse a las peticiones o quejas de sus clientes y resolver posibles problemas, ofertar un producto o realizar una oferta que satisfaga sus necesidades antes incluso de que el cliente lo pida.

 

4. Se diseñarán productos adaptados a las necesidades del cliente

Ese profundo conocimiento del cliente, obtenido a partir del análisis de los big data, influirá también irremediablemente en el diseño de los productos de las empresas, dado que no hay nada que se venda mejor que un producto que satisface una necesidad y, gracias al análisis de los big data, las empresas podrán conocer de antemano las necesidades de sus clientes, tanto presentes como futuras. Adaptar los productos a las necesidades de los clientes en la fase de diseño ahorrará mucho dinero a las empresas y mejorará sus ingresos en la etapa de comercialización. Además, permitirá a la compañía lograr unos niveles mayores de satisfacción de los clientes y aumentar, con ello, su prestigio como marca.

El análisis de big data también permite ir mejorando el diseño del producto de forma continúa en función de como vayan evolucionando las necesidades de los clientes o de posibles problemas detectados. Por ejemplo, a veces un producto que parece perfecto no logra el éxito esperado al llegar al mercado. Lo difícil, en estos casos, es averiguar por qué. Y ahí es donde entra el análisis de los big data, que mediante un seguimiento detallado del uso que los clientes hacen del producto, nos permite identificar si hay un problema de diseño y resolverlo cuanto antes.

5. Mejorará considerablemente la eficiencia de los procesos

Las empresas se componen de procesos: procesos de diseño, de fabricación, de comunicación, etc.; y es tarea de los ingenieros industriales estudiar detalladamente esos procesos para lograr los mayores niveles de eficiencia en cada uno de ellos. No obstante, para realizar ese estudio, lo fundamental son los datos. La llegada del análisis de los big data pone en sus manos una herramienta de análisis inestimable, incrementando considerablemente las posibilidades de perfeccionamiento y mejora en la eficiencia de esos procesos.

6. Se reducirán los costes

El análisis de los big data proporciona a las empresas una valiosa información sobre diversos aspectos de sus negocios y esa información, a menudo, permite reducir costes. Por ejemplo, algunas de las cosas que ya hemos mencionado, como mejorar el producto en la fase de diseño gracias al conocimiento profundo de los clientes o lograr que los procesos de la empresa sean cada vez más eficientes, pueden permitir ahorrar mucho dinero en costes a la empresa.

Además, algunas empresas están utilizando ya los big data para identificar tendencias y predecir futuros sucesos en sus respectivos sectores que podrían afectar a sus negocios. Saber lo que va a suceder con antelación les permite adelantarse a los hechos, buscar soluciones con tiempo a posibles inconvenientes y mejorar sus previsiones y planificación. Eso, obviamente, también permite reducir los costes.

7. La toma de decisiones cruciales se hará de manera informada

La información es una herramienta fundamental en la toma de decisiones. Sin embargo, muchas empresas todavía basan la toma de decisiones importantes únicamente en la intuición o la experiencia de su director general. Obviamente, esa corazonada puede funcionar, pero también puede llevar a la empresa al más absoluto desastre. En los próximos años, con la llegada de los big data, esto cambiará por completo y los buenos CEOs serán los que tomen sus decisiones después de realizar un profundo análisis de todos los grandes repositorios de datos disponibles.

 

8. Se crearán nuevos procesos empresariales

La combinación del análisis de los big data con la ubicuidad y la inmediatez que proporcionan los dispositivos móviles cambiará por completo la forma de hacer negocios y será necesario rediseñar los procesos internos de la empresa. Surgirán nuevos procesos y otros serán modificados o desaparecerán. La cadena de comunicación interna también se verá afectada. Los empleados y directivos de la empresa dispondrán de toda la información que necesitan en tiempo real allá donde se encuentren y será posible desarrollar nuevas herramientas que combinen estas y otras tecnologías de actualidad, como la inteligencia artificial y el aprendizaje automático, para mejorar el rendimiento.

Por ejemplo, una empresa de transporte podrá desarrollar herramientas inteligentes para gestionar automáticamente los repartos del modo más eficaz, desde encadenar recogidas y entregas para que cada repartidor realice el menor recorrido en el menor tiempo posible, a anticipar posibles congestiones del tráfico en determinadas vías a determinadas horas del día o idear una nueva ruta en caso de producirse un accidente que colapsa la ruta habitual.

9. Surgirán los Departamentos de datos

La llegada de los big data no solo modificará los procesos empresariales sino también los departamentos. Algunos departamentos necesitarán más personal del que requieren hoy en día, otros necesitarán menos o desaparecerán y los datos alcanzarán tanta relevancia que requerirán de un departamento propio, independiente del Departamento de tecnología.

Algunas empresas ya han empezado a crear este Departamento de datos que se encuentra bajo la supervisión del Director de datos (CDO), un director ejecutivo especialista en análisis, procesamiento y minería de datos, que informa directamente al CEO.

Además de analizar estos grandes repositorios de datos, también hay que protegerlos. Una brecha de seguridad puede costar millones a una empresa, por lo que es fundamental evitarlo. En estos Departamentos de datos, la ciberseguridad adquirirá un papel crítico. Prueba de ello es que algunas grandes empresas han empezado ya a incorporar a famosos hackers en sus plantillas.

 

10. El análisis de big data tenderá a externalizarse, contratándolo como servicio

Crear un gigantesco departamento de big data a nivel interno capaz de almacenar petabytes de información en largas filas de potentes servidores y contratar a todo un equipo de científicos de datos no está al alcance de cualquier empresa. Sin embargo, disponer de este tipo de información será fundamental para una empresa, por lo que muchas tendrán que recurrir a una externalización, contratando los servicios de terceros especialistas en este campo.

Obviamente, no será barato, pero sí mucho más asequible y viable que la opción de gestionarlo a nivel interno. Además, no  habrá otra opción. Es decir, la pregunta que se harán las empresas ya no será si se pueden permitir o no contratar los servicios de una compañía experta en big data, sino hasta qué punto pueden realmente permitirse el no hacerlo.

 

Seguir leyendo:


Añadir Comentario