Vacaciones en una bodega en Francia

Alojarse en una bodega francesa o en una casa rural rodeada por viñedos supone una alternativa muy atractiva para los viajeros amantes del vino y de la naturaleza y The Guardian ha seleccionado diez bodegas y viñedos donde es posible disfrutar al máximo de unas vacaciones idílicas en Francia, páis productor de vinos por excelencia.

La Colombière, Burgundy: tras el ayuntamiento en el bullicioso pueblo de Vosne-Romanée se encuentra la maison d’hôtes de Anne Gros, con un diseño moderno que combina piedra, arcilla refractaria y roble antiguo. Anne detesta que asocien su región más querida con el esnobismo, por lo que no debemos esperar las aparatosas formalidades de un gran hotel. Podemos acceder a una gran cocina comunitaria bien equipada, ideal para los que deseen ser creativos con las delicias locales de los mercados de Beaune o Dijon. Dispone de una nevera con una mezcla de los mejores vinos. El desayuno también es autoservicio, con baguettes, cruasanes y, en ocasiones, repostería casera.
Subiendo por una escalera de caracol modernista se accede a dos habitaciones grandes y una suite familiar. Para las personas con movilidad reducida hay otra habitación en la planta baja. Cada habitación recibe el nombre de uno de los viñedos de Anne y tiene su propia personalidad. También hay un pequeño jardín con tumbonas y sombrillas y se pueden contratar tratamientos de belleza y masajes o salir a pasear en bicicleta por los alrededores.
11 rue des Communes, Vosne-Romanée, Côte-d’Or (maison-lacolombiere.com), habitaciones dobles desde 75€. Alquiler de la casa completa para 11 personas, 1.500€ por semana.

La Source des Fées, Burgundy: un cartel pintado a mano la puerta de un viejo establo nos anuncia que hemos llegado a La Source des Fées, donde encontraremos pollos y patos arañando la gravilla del patio y a Naya, un bulldog francés de cierta edad. Muy cerca estará uno de sus propietarios, los vinicultores Thierry Nouvel y Philippe Greffet, que compraron la construcción en el 2002 y la restauraron.
En el piso de arriba, la dos habitaciones, con vistas a los viñedos, son más amplias que la mayoría de los apartamentos parisinos. La casa dispone también de un gran salón en donde los huéspedes se pueden relajar en cómodos sofás, leer o incluso tocar el piano. Todos los días traen del pueblo pan fresco y cruasanes para el desayuno, y la mermelada casera y el zumo de manzana también son de producción local.
El bullicioso pueblo de Mâcon está a tan solo 4km de distancia, al igual que la estación de trenes TGV que forma parte de la línea principal de París. Una vez en la casa se pueden alquilar bicicletas de montaña para pasear por los alrededores. También se puede pedir cita para un masaje ayurvédico o probar los vinos de la casa en el salón de degustación. Según los propietarios, la recolección de la uva en sus viñedos todavía se hace de forma manual y todos los años anuncian la fecha en su Web para que todo aquel que lo desee pueda acudir a participar en la vendimia.
Le Bourg, Route du May, Fuissé (lasourcedesfees.com), 2 habitaciones dobles o con camas gemelas desde 115€-145€.

La Maison des Vignes, Burdeos: cuenta con 15 hectáreas de viñedos cerca de Bourg-en-Gironde y Pascal Méli y su esposa Marielle, que viven en Château Bujan, son sus propietarios desde hace 22 años. Pascal y su esposa restauraron la hermosa Maison des Vignes, una casa del siglo XVII con vistas al valle. En el salón-cocina, unas gruesas vigas pintadas en color crema y unas paredes color tierra le dan un aire natural y elegante. Todo lo que se enchufa está discretamente oculto en el interior de un enorme aparador de roble. Cuenta con un buen horno y una batería de ollas. En la mesa de pino pueden cenar hasta ocho huéspedes, para luego pasar a sentarse en unos cómodos sofás junto a la chimenea de piedra. Junto al salón-cocina hay dos habitaciones dobles decoradas en la misma gama de colores suaves, y que comparten un baño amplio con una magnífica bañera; y en el piso de arriba hay otras dos habitaciones. Por último, la casa cuenta con un cenador rústico de verano en la parte de atrás ideal para barbacoas; además de piscina y jardines.
Château Bujan, Gauriac, Gironde (chateau-bujan.com), toda la casa para 8 personas desde 950€-1.900€ por semana.

Château La Villatade, Languedoc-Roussillon: Villatade es una tradicional campagne: una casa de labranza con un patio cerrado que, en sus buenos tiempos, alojó una comunidad autosuficiente que vivía de la tierra. Hoy en día, solo viven en ella Denis y Sophie Morin. Château la Villatade es una antigua granja de Languedoc con 22 hectáreas de viñedos y un kilómetro cuadrado de bosque de pinos y garriga salvaje.
Una pareja de caminantes que llegaron una noche buscando alojamiento fueron la inspiración para el nombre del apartamento de la planta baja: La “Suite de los caminantes”. Sin embargo, no se trata de una habitación para mochileros, sino de un pequeño refugio para dos con una pequeña cocina: cómodo, encantador y contemporáneo. Para grupos o personas que quieran quedarse al menos una semana, hay dos opciones autoservicio. El antiguo granero, Wine Cottage, dividido actualmente en niveles con vigas en los techos, suelos de terracota y paredes de cal. Cuenta con dos habitaciones dobles y un barracón para los niños. Dentro de los gruesos muros de piedra de Villatade, se encuentra Courtyard Cottage, una elegante casa rústica de dos plantas con tres habitaciones dobles y una habitación para los niños. Ambos alojamientos disponen de chimenea y suministro de leña.
También hay caballos, una huerta y un estanque con truchas. Para probar los vinos hay una sala de degustación con una cuba de vino del siglo XIX en la que, antiguamente, cientos de toneladas de uvas se convirtieron en vino. Muy cerca se encuentra Carcassonne, una de las mejores ciudades medievales de Europa.
La Villatade, Sallèles Cabardès, Aude, Languedoc (villatade.com), habitaciones dobles desde 60€-80€, y dos casas para 2-9 personas, desde 400€ por semana.

L’Ameline, Loire: el pueblo de Pouilly se encuentra sobre una ladera elevada en la orilla derecha del Loira. Caminando por sus calles estrechas hacia el viejo puerto se pasa por la bodega y las maison d’hôtes de Jean-Pierre Chamoux. Los Chamouxs producen dos vinos: los sólidos y aromáticos “Les arables”, que se obtienen de las vides más antiguas ubicadas en la parte más alta de la laderay los frescos y afrutados “chantalouettes” hechos de vides más jóvenes. Jean-Pierre y su mujer Sylvie son generosos, hospitalarios y muy sencillos. En cuanto a la maison d’hôte –antigua casa de un abogado– se encuentra detrás de la casa principal en un pequeño patio con geranios; cuenta con tres cómodas habitaciones para huéspedes, tiene las paredes de piedra, vigas de roble y un vestíbulo con hermosos azulejos teselados.
La comida que sirven Jean-Pierre y Sylvie combina perfectamente con sus vinos.
Los amantes del senderismo pueden seguir varias rutas bien señalizadas junto a la orilla del río y por las colinas boscosas; también se puede explorar la reserva natural del Val de Loire a pie o en kayak.
1 rue Ferdinand Gambon, Pouilly sur Loire (ameline58.fr), 3 habitaciones dobles o con camas gemelas desde 53€.

Domaine de Beauséjour, Loira: esta fabulosa propiedad se encuentra en los famosos viñedos de Chinon, en el valle Vienne. Mirando la amplia extensión de vides que cubre el valle, Marie-Claude Chauveau recuerda que no había ni una sola vid cuando ella y su marido Gérard se mudaron allí.
Gérard, un arquitecto, heredó Beauséjour de su padre y plantó los viñedos que ahora cubren la ladera. Desde entonces han pasado 40 estaciones y la fruta de esos viñedos produce un sabroso vino tinto. Gérard ha alcanzado ya los 80, pero su hijo David ha continuado sus pasos.
En medio de este mar de viñedos se encuentra la casa de la pareja y su fabuloso hostal (B&B). La casa, de piedra se terminó en 1978, pero su diseño arquitectónico proviene del siglo anterior y posee toda la elegancia del siglo XIX. Entre la casa y la torre, hay una terraza y una piscina con vistas al valle y, detrás, una caverna hace de maravilloso cenador. Para los huéspedes hay dos habitaciones en la torre y una preciosa y tranquila suite de dos habitaciones en la planta baja de la cas principal.
La bodega es un semisótano en la ladera de la colina y contiene una enorme sala con cubas ultramodernas. Después de las filas de cubas de acero inoxidable hay una galería de 150m de largo en la que se almacenan los barriles y botellas. Marie-Claude organiza unas entretenidas degustaciones en inglés y francés, en las que explica la importancia de la cosecha y la vendimia.
Se puede salir a pasear andando o en bicicleta. Chinon está a apenas 10 minutes de distancia y su castillo del siglo XII es una visita imprescindible. Y para los amantes de la jardinería, el Château de Villandry dispone de una enorme y asombrosa huerta.
Panzoult, Valle de Indre-et-Loire (domainedebeausejour.com), habitaciones dobles desde 70€-90€; 120€ 4 personas.

Château de la Tuilerie, Rhône: en la región de Nîmes, el anfiteatro y el acueducto de Rhône, perfectamente conservados, recuerdan el pasado romano de la ciudad. Otro de los legados de los romanos son los viñedos. Entre la ciudad y el mar se encuentra una de las propiedades vinícolas más famosas del sur de Rhône. Château de la Tuilerie es la finca familiar de Chantal Comte, una carismática vinicultora.
Los recitales al aire libre llenan de música las noches de verano y originales obras adornan las paredes de la Bastide, una casa de vacaciones rica y elegante en pleno corazón del viñedo.
La Bastide de Fabrègues es una prestigiosa construcción del siglo XVIII, con un encanto sereno y colonial, y un hermoso jardín. Tras sus muros de piedra se encuentra un amplio salón lleno de sofás y una cuidada biblioteca. Dispone de cocina para cenas informales; y para las cenas especiales, un gran comedor con una mesa de roble. En el piso de arriba hay tres habitaciones dobles de gran tamaño, amuebladas con antigüedades y decoradas con cuadros y grabados. Las camas son de un tamaño extraordinario y todas las habitaciones dan a un balcón soleado. Podemos bañarnos en la piscina o dormir la siesta a la sombra de unos árboles centenarios.
Un paseo de 20 minutos a través de los viñedos nos lleva desde la Bastide a la bodega de degustación.
La Bastide de Fabrègues, 571 Chemin de la Tuilerie, Nîmes (labastidedefabregues.com), casa para 6 personas, 2.000€-3.000€ por semana.

Le Vieux Cèdre, Champagne: en la Côte des Blancs, la ruta del vino se dirige hacia el sur desde Epernay y atraviesa el pequeño pueblo de Avize. Le Vieux Cèdre está casi en el centro del pueblo. Se trata de la casa familiar de Didier Pierson, miembro de la quinta generación de una familia de vinicultores y su esposa inglesa Imogen Whitaker. Pierson y Whitaker se mudaron a esta casa hace 12 años con la intención de crear su propia marca de champán.
Un escalera de roble del siglo XIX conduce a la primera planta, en la que se encuentran tres hermosas habitaciones de techos altos, con suelos de madera de haya pulida y unas originales puertas y molduras. En la planta baja hay un salón tranquilo lleno de fotografías y cuadros de amigos y familiares. Y en el comedor es donde los anfitriones ponen de manifiesto sus talentos, ya que Imogen crea unos deliciosos platos que combinan a la perfección con los excelentes champanes de Didier. Se puede degustar un champagne distinto con cada plato.
14 route d’Oger, Avize (+3 26 57 77 04), 3 habitaciones dobles o con camas gemelas desde 65€.

La Cour du Bailli, Alsacia: las fortificaciones que rodean Bergheim recuerdan el pasado medieval del pueblo; y su doble línea de muros defensivos, portalones y torres están muy bien conservados. La familia Halbeisen, entre cuyos antepasados se incluye un caballero del Emperador Frederick III, llegó aquí en 1737, iniciando una dinastía de vinicultores que ha florecido durante más de 250 años.
La bodega está muy cerca de su espléndido hotel y spa: La Cour du Bailli. La entrada, un portalón con un gran arco da al patio, bajo el cual hay un comedor, en las bóvedas de piedra de una antigua bodega.
Una galería adornada con vino conduce a las habitaciones donde se han conservado los hermosos muebles e interiores pintados del siglo XVIII, los suelos de madera y las vigas de roble. En la primera planta y en una alquería adyacente hay 38 estudios y apartamentos. Los más amplios tienen balcones o patios, con cistas a los tejados de Bergheim y las colinas boscosas. Bajo la hacienda hay salones de tratamientos y un spa en el que nos podemos dar un baño en una piscina construida en el interior de una antigua bóveda barril.
Para llegar a la bodega desde la casa hay que cruzar la muralla y el pequeño río Bergenbach. Los conocimientos adquiridos allí preparan a los huéspedes para la impresionante carta de vinos del restaurante.
57 grand rue, Bergheim, Haut-Rhin (cour-bailli.com), habitaciones dobles de 71€-185€. Dos casas para 4 desde 102€-115€ por noche.

Domaine du Fogolar, Provenza: en lo alto de las colinas, sobre los suburbios de Niza, hay una fascinante bodega. Jean Spizzo, originario de Friuli, en el norte de Italia, compró la casa y plantó los primeros vinos aquí hace más de 30 años. Le dio el nombre de “Fogolar”, que significa “corazón y hogar” en su lengua nativa. Desde las terrazas las vistas son increíbles: se ven los viñedos descendiendo hasta los almendros, con el valle Var y la montaña rocosa de Baou de Saint-Jeannet coronando cientos de metros sobre el desfiladero del río.
El salón da a dos terrazas, al sur y al oeste y desde las habitaciones de la planta de arriba se puede salir a otra terraza anexa al tejado. El mobiliario es sencillo: suelos de terracota cubiertos de killims, sillones de piel y muebles rústicos. Y el lugar es tan tranquilo que cuesta creer que se encuentra a apenas unos minutos en coche de la Riviera.
Unas cuantas colinas arriba, un poco alejada de la casa de huéspedes, está la casa de los propietarios, la bodega y un pequeño salón de degustación.
Collet de Bovis, 370 Chemin de Cremat (vin-de-bellet.com), casa para 10 personas, 800€-1.100€ por semana.

Ver también: Viajar a Francia