Consejos de supervivencia para viajar con niños

Viajar con tus hijos: 8 Consejos para no morir en el intento

Viajar con niños puede ser una pesadilla, pero si conoces ciertas reglas y sigues varios consejos puede ser una de las mejores experiencias de tu vida.

viajar con niños

Seamos realistas, los niños son impredecibles, y para la mayoría de los padres es la sensación de lo desconocido, de no saber que va a pasar, lo que les inquieta. Desde no saber qué llevar en la maleta, hasta no saber qué podría pasar con las comidas del hotel. Aquí hay algunos consejos que harán que tus vacaciones en familia vayan viento en popa:

1. El temido viaje en avión

Un viaje -largo o corto- en avión con los más pequeños, sobre todo si es la primera vez, puede ser la parte más aterradora de todo el viaje. Todos esos pasajeros con cara de “por favor, que no se sienten a mi lado con esos niños” son cosas muy comunes que les toca vivir a los padres.

Para que sea un vuelo más agradable para todos sigue estos consejos. En primer lugar, no embarquéis los primeros. Es mejor que primero embarque tu pareja con las maletas y el carrito mientras tú les dejas correr un poco más. Cuando ya estéis sentados, echa mano de la “bolsa sorpresa”  -la habrás preparado en casa secretamente- con juegos nuevos, libros, pinturas y aperitivos sanos para sorprenderles cuando empiecen a inquietarse. Así los tendrás entretenidos durante un rato.

Si viajas con un bebé, además de los pañales, toallitas, etc, llévate un cambio de ropa para ti y para él, en caso de accidente. 

2. Reserva con antelación

viajar con niños a hoteles

Sino estás segur@ de los sitios que queréis ir ni cuánto tiempo, deberías pre-reservar al menos tu hotel para las 2 primeras noches de tu viaje. No hay nada peor que llegar a tu destino y ponerte a buscar hoteles con un grupo de niños. Anticiparse te ahorrará mucho estrés y tiempo, así podrás desconectar como mereces. 

3. Dales un diario

Anímales a que lleven un registro de su viaje. Mientras vais por carretera que escriban lo que ven, o que dibujen los lugares qué más les ha gustado visitar. Esto no solo les mantendrá ocupados, podrán experimentar el viaje de una manera más profunda y completa, y se ahorrarán unas cuantas horas mirando el iPad. 

4. Habrá caos, pero organizado

Cuando viajas con niños no esperes seguir un plan estricto. Siempre habrán cosas que surgirán. Habrán un montón de paradas para ir al baño o comprar helados y no habrá nada que puedas hacer.  Así que si lo que quieres es ver 5 museos, planifica para uno y espera que vengan más. 

Asegúrate de revisar los eventos programados de los lugares que quieres visitar, muchos de ellos cuentan con actividades dirigidas  a los niños. También es importante llevar un cochecito duro y unas buenas zapatillas para todos. 

5. Usa el transporte público

viajar con niños en tren

A los niños les encanta ir en autobuses y trenes. Le das la oportunidad de entretenerse con los paisajes y a vosotros  de relacionaros con la parte más social de la ciudad. Los ferrys o los barcos también son una buena idea. Una vez que vean las olas y los pájaros que vuelan por encima no querrán bajarse. 

6. No te olvides las toallitas 

Que se necesitan toallitas húmedas de bebés para casi todo es algo ya casi mundialmente conocido. Ya sea limpiar unas manos sucias, o un poco de zumo derramado, nos van a salvar de muchos problemas. Así que cuando pienses que ya te llevas suficientes, métete un par de paquetes más (y más, y más y más….)

7. Tampoco la medicina

Siempre es buena idea empaquetar ciertos medicamentos que tus hijos podrían necesitar. Aunque habrán farmacias disponibles, siempre será mejor darle algo que te es conocido. Podrías necesitar medicamentos para la alergia, resfriado, tos, dolor de garganta, etc, y no hay nada peor que intentar adivinar qué medicina comprar en un país extranjero.

8. Una luz de noche

viajar con niños a hoteles

Aunque pueda parecer una tontería, quizá el consejo más sencillo y eficaz sea el de llevar una luz nocturna. Alojarse en una extraña habitación de hotel, con una cama que no conocen, y una iluminación diferente a la de su habitación puede ser un problema a la hora de dormir para muchos niños. No olvides meterla en tu maleta, tus hijos necesitarán descansar bien después de los largos y ajetreados días. 

Un último -e importante- consejo

Cuando se viaja con niños no debes olvidar llevar tu sentido del humor. Sino fuera por esos “contratiempos inesperados”, el viaje no sería tan memorable y apasionante. Son las historias que contaréis en los años venideros, son las anécdotas que hacen de los viajes en familia, los mejores viajes. Es como aprender a montar en bicicleta, cuanto más lo haces, mejor te sale.

Yo como siempre te espero en la próxima. Un gran saludo y un abrazo, Andrea.

Ver más:

Sin Respuestas

Añadir Comentario