Menopausia e intolerancia a la lactosa

Sensibilidad a los alimentos y problemas digestivos durante la menopausia

Muchas mujeres encuentran que durante la menopausia, comienzan a tener sensibilidad a ciertos alimentos. Uno de las más comunes es la intolerancia a la lactosa.

Te contamos las razones por las cuales aparece sensibilidad a algunos alimentos durante la menopausia

¿Por qué aparece sensibilidad a algunos alimentos al llegar a la menopausia?

Hay muchas razones por las que puede suceder, pero todas tienen que ver con la caída de los niveles de estrógenos.

  • Afecta a la motilidad intestinal

A medida que los estrógenos comienza a disminuir, la motilidad intestinal puede verse afectada.

Cuando la motilidad intestinal disminuye, tardamos más en procesar la comida. Esto hará que se produzcan más gases, que tengamos sensación de hinchazón y estreñimiento.

  • Funcionamiento del hígado

Las hormonas también afectan al funcionamiento del hígado, concretamente a la producción de bilis. La bilis ayuda a descomponer las grasas, y también puede afectar a la motilidad intestinal.

Por lo tanto, a veces pueden aparecer un poco de náuseas y de que no te sientas bien después de tomar algunos alimentos, especialmente con los alimento grasos.

  • Estrés emocional

Muchas mujeres sufren de estrés y ansiedad en la menopausia, lo que también puede afectar a su sistema digestivo. Afectará a cómo te sientan algunas comidas.

  • Deficiencias en la flora intestinal

La menopausia puede afectar al nivel de bacterias beneficiosas de nuestro sistema digestivo, lo que no solo afectará a tu digestión, sino también al sistema inmune.

Esto puede desencadenar la aparición de sensibilidades a algunos alimentos. Cada vez que los tomes se desencadenará algún tipo de reacción.

 

¿Qué alimentos pueden desencadenar sensibilidad?

Podría ser cualquier cosa.

Suele ser bastante frecuente que aparezca intolerancia a los lácteos, pero también a otros alimentos como el trigo, los muy salados o muy dulces, el alcohol y la cafeína. También algunas verduras, como tomates, berenjenas, pimientos, y frutas, especialmente las ácidas. Muchas veces, alimentos que antes no causaban problemas ahora producen problemas digestivos. Por ejemplo, antes podías comer sin problema queso o helado, pero ahora cada vez que los tomas tienes náuseas, gases, hinchazón, calambres abdominales o diarrea. Esto podría ser un signo de que pudiera existir una intolerancia a la lactosa. La intolerancia a la lactosa es consecuencia de un déficit de lactasa, la enzima digestiva producida en el intestino delgado y que es necesaria para la descomposición de la lactosa en los productos lácteos. A medida que envejece, el cuerpo puede dejar de producir lactasa, pero con los cambios hormonales asociados a la menopausia algunas mujeres son mucho más sensibles a que aparezca.  

¿Qué se puedes hacer?

Si comienzan a aparecer muchos de estos síntomas y no está segura de a qué alimento podría deberse, una buena idea sería hacer un pequeño diario de alimentos. Hay que hacer un registro diario de los alimentos que tomas durante unas semanas. Escribir que es lo que se está comiendo y bebiendo, y si aparece alguno de estos problemas de sensibilidad, podrás saber a qué alimento puede ser debido. Pero en la perimenopausia también pueden aparecer otros cambios, como una especial sensibilidad a algunos alimentos, y ciertas condiciones digestivas como la intolerancia a la lactosa. En este caso se podría limitar o utilizar alternativas a los productos lácteos pueden ayudar a controlar los síntomas. Aunque los productos lácteos son fuentes de calcio, también existen otros alimentos no lácteos ricos en calcio como las almendras, el brócoli, las espinacas, la soja, la leche de arroz,…

En algunos casos se deberá evitar todos los productos lácteos, pero en  la mayoría de las mujeres los síntomas disminuirán simplemente reduciendo el tamaño de las porciones.

 
 
Seguir leyendo: 

2 Respuestas

  1. lupita 6 meses ago
    • Raquel Pomares Raquel Pomares 6 meses ago

Añadir Comentario