7 cambios nutricionales que te ayudarán a perder grasa de tu abdomen

¿Cómo deshacerse del hinchazón y de la grasa abdominal? 

La dieta influye de forma decisiva a la hora de poder presumir de tripa plana y deshinchada, sobre todo si se acompaña de ejercicio físico.

Te contamos algunas de las claves de la dieta para conseguir un abdomen plano.

Consejos nutricionales para un vientre plano

1. Reduce los carbohidratos

La parte más importante que hay que intentar reducir en la dieta cuando se trata de perder peso son los carbohidratos.

La insulina es la hormona responsable de almacenar la grasa, y su liberación se estimula cuando se consume demasiado azúcar como por ejemplo el que proviene de los carbohidratos.

Cuanto más carbohidratos comas, más insulina liberará tu cuerpo y por tanto más grasa se almacenará. 

Otro beneficio de tener unos niveles bajos de insulina es que permite que tus riñones funcionen mejor y eliminen el exceso de sodio y agua de nuestro cuerpo. El exceso de sodio hace que nos hinchemos y almacenemos agua a medida que aumentamos de peso.

Seguro que has notado que tan pronto como comienzas a reducir los carbohidratos de la dieta, empieza a bajar de peso rápidamente. Estás perdiendo agua.

2. Reduce la cantidad de azúcar y evita las bebidas azucaradas

Cuando comes mucho azúcar añadido, el hígado se sobrecarga y se ve obligado a convertirlo en grasa, lo que puede llevar a un aumento de la acumulación de grasa en el vientre y el hígado.

Las calorías del azúcar que contienen las bebidas azucaradas no son “registradas” por el cerebro de la misma manera que las calorías sólidas. Cuando tomas bebidas endulzadas con azúcar, acaban sumando más calorías totales.

Las bebidas azucaradas incluyen: refrescos, zumos de frutas y bebidas deportivas con alto contenido de azúcar.

3. Come carbohidratos complejos, más proteínas y alimentos ricos en fibra

Que reduzcan muchas de las fuentes de carbohidratos más comunes, como son la pasta, el arroz blanco o el pan, no significa que no puedas consumir ningún tipo de carbohidrato.

Los carbohidratos de origen vegetal son una buena opción. Comer verduras como coliflor, brócoli, coles de bruselas, repollo y acelgas, pueden ayudarte a conseguir las necesidades diarias de carbohidratos de carbohidratos que tu cuerpo necesita.

Comer más cantidad de proteínas es una gran estrategia a largo plazo para reducir la grasa abdominal.

Para aumentar tu ingesta de alimentos ricos en proteínas, como huevos enteros, pescado, mariscos, legumbres, nueces, carne y productos lácteos. Estas son las mejores fuentes de proteínas en la dieta.

Especialmente la fibra dietética soluble puede ayudarte a reducir la grasa abdominal.

La mejor manera de obtener más fibra es comer muchos alimentos vegetales, como verduras y frutas. Las legumbres también son una buena fuente, así como algunos cereales como la avena integral.

4. Incorpora el trabajo de fuerza a tu entrenamiento

Levantar pesas le permite quemar más calorías y aumentar la masa muscular cuando se realiza correctamente.

El metabolismo muscular consume muchas calorías.

Si lo estás haciendo bien, lo más probable es que subas de peso.

Pero no te asustes, esto es debido a la masa muscular que has ganado con el ejercicio. La grasa que había almacenada tu cuerpo la ha convertido en energía para el funcionamiento de tus músculos. 

5. Mastica bien

Es importante que los alimentos estén bien triturados para facilitar el proceso digestivo, y ayudar a tu estómago a que haga la digestión de una forma más rápida y fácil.

Dedica 20 minutos como mínimo al acto de comer

6. Controla las porciones y qué es lo que estás comiendo

Es la mejor opción, porque contar calorías puede ser agotador y, en cierto modo algo innecesario si se sigue un plan nutricional adecuado de proteínas, grasas saludables y bajas en carbohidratos.

Lo que comes es importante. 

7. Bebe mucha agua

Recuerda que tu cuerpo necesita una hidratación adecuada para asegurar que todos los procesos metabólicos funcionan correctamente.

Además, beber agua puede hacer que te sientas más lleno, por lo que ayudar a reducir los antojos. También es una excelente manera de ayudar a eliminar el exceso de sodio del cuerpo.

 

Lecturas relacionadas:

Añadir Comentario