Deseo sexual en la menopausia

Efectos de la menopausia en la sexualidad

La disminución del deseo sexual afecta a casi la mitad de las mujeres mayores de 45 años.

Pero a pesar de lo que muchas personas piensan, la menopausia no tiene por qué suponer un gran cambio en la vida sexual de una mujer, y te contamos porqué.

deseo-sexual-menopausia-euroresidentes

Cuestión de hormonas

Los cambios hormonales asociados a la menopausia pueden provocar alteraciones como sequedad vaginal, que puede provocar dolor en las relaciones sexuales y en consecuencia originar temor o rechazo al coito. También puede aparecer una mayor dificultad para excitarse, lo que puede resultar una disminución en su interés sexual.

Los sofocos, el dolor de cabeza, la irritabilidad, los cambios de humor o la tristeza son síntomas de la menopausia que también pueden afectar al deseo y a la motivación sexual.

Lo importante es ser conscientes de que la vida sexual en la menopausia no tiene porqué verse afectada.

 

¿La falta de deseo sexual afecta a todas las mujeres en la menopausia?

La falta de deseo sexual no afecta a todas las mujeres por igual durante la menopausia.

Algunas mujeres postmenopáusicas notan que su deseo sexual aumenta, posiblemente debido a una disminución de la ansiedad asociada al temor a un embarazo. Además, la reducción en tareas como la crianza de los niños, en ocasiones permite que la mujer pueda estar más relajada y pueda disfrutar más plenamente de su vida sexual.

Deseo sexual en la menopausia ¿Qué clases de disfunción sexual pueden aparecer durante la menopausia?

Los tipos de disfunción sexual pueden ser:

• Deseo sexual hipoactivo o ausente. Es muy común durante la menopausia, y se trata de una reducción considerable del deseo sexual. La mujer tiene escasos pensamientos acerca del sexo y trata de evitar tener contacto con su pareja.

• Anorgasmia. Es la imposibilidad de llegar al orgasmo cuando antes si podía.

• Dispareunia. Dolor vaginal durante o después de la actividad sexual.

• Vaginismo. Se produce un espasmo involuntario y persistente, que afecta la penetración.

 

El tratamiento puede ser de:

• Tipo médico

Como sería un tratamiento hormonal sustitutivo (estrógenos y andrógenos/progestágenos) y ejercicios de Kegel (ejercicios que ayudan a fortalecer los músculos de la vagina para aumentar el placer, también son usados para la incontinencia urinaria y el parto).

• Tipo psicológico

Permite ayudar a la mujer en los casos de problemas con su pareja o cuando es ella misma la que tiene problemas de autoestima, depresión o estrés, etc.

 

Seguir leyendo:

99 Respuestas

  1. Sex Shop 6 años ago
  2. Anónimo 5 años ago
    • raquel 5 años ago
    • Alejandro Rodriguez 4 años ago
    • SABAS ERNESTO 3 años ago
      • Raquel Pomares Raquel Pomares 3 años ago
    • Carles 3 años ago
    • christian 2 años ago
  3. Anónimo 5 años ago
    • raquel 5 años ago
    • Anónimo 5 años ago
    • Anónimo 4 años ago
    • Anónimo 4 años ago
  4. Anónimo 5 años ago
    • raquel 5 años ago
  5. Anónimo 5 años ago
    • raquel 5 años ago
  6. Anónimo 5 años ago
    • raquel 5 años ago
      • Anonimo 4 años ago
        • Raquel Pomares Raquel Pomares 4 años ago
  7. Anónimo 5 años ago
    • raquel 5 años ago
  8. madonna madonna 5 años ago
    • raquel 5 años ago
    • madonna madonna 5 años ago
    • raquel 5 años ago
  9. Anónimo 4 años ago
    • raquel 4 años ago
  10. Anónimo 4 años ago
    • raquel 4 años ago

Añadir Comentario