Comer dulce y no engordar

Comer postre sin ganar peso

Eliminar los alimentos procesados ​​y los azúcares refinados de la dieta es posiblemente el cambio más importante en la dieta, pero que más te ayudará a mejorar la salud y a perder peso.

La pregunta es cómo encontramos el equilibrio para poder disfrutar de algún capricho alguna vez sin que esto afecte a nuestra salud ni a nuestro peso.

La respuesta, por supuesto, y aquí te contamos algunos de ellos.

Comer dulce sin engordar

1. Come postre una vez por semana, o menos

Cuanto menos azúcar comas mejor, pero como sabemos que esto puede ser difícil, como regla general, trata de tomar postre como máximo una vez a la semana. 

El exceso de azúcar causa un aumento rápido del azúcar en la sangre y picos de insulina que hacen que las calorías extra las almacenemos como grasa.

Con el tiempo, estos picos alterarán la sensibilidad a la insulina, lo que afecta negativamente a nuestro metabolismo y aumentas el riesgo de diabetes tipo 2. También aumenta el riesgo de enfermedades cardíacas, de presión arterial alta y de un envejecimiento acelerado.

2. Elige a ocasión

Hay que comenzar a elegir las prioridades.

Guarda los postres para los momentos especiales en los que realmente merecen la pena.

3. Aprende a reconocer los alimentos con azúcar 

Aunque no lo sepas, puede que estés comiendo alimentos con azúcar varias veces al día.

Sándwiches, zumos, ketchup,… hay muchos alimentos que contienen grandes cantidades de azúcares ocultos. Comer una ensalada tiene muchos beneficios, pero algunos de los aderezos que utilizamos contienen mucho azúcar, como sería el caso de algunas salsa o el vinagre balsámico. 

4. Elige calidad frente a cantidad

Esto es clave si tu objetivo es limitar tus dulces pero sin sentir que esto está afectando a tu peso.

Un poco de chocolate negro de buena calidad es infinitamente más saludable que un puñado caramelos.

5. Cuida la cantidad

La mitad de un postre es 100% mejor opción que si te tomas un postre entero.

Una buena opción sería compartir el postre con alguien, así te evitarás la tentación de tomarlo entero.

6. Practica algo de ejercicio físico

A pesar de nuestros mejores esfuerzos, todos comemos demasiado alguna vez. Pero no te preocupes, aunque esto no lo más recomendable, tampoco es el fin del mundo.

Si algún día te excedes, lo mejor que puedes hacer es compensarlo con tu rutina de ejercicios.

Tus músculos usan el azúcar como combustible, así que aumenta un poco tu metabolismo y así evitarás que se almacenen esas calorías extra.

 

Lecturas relacionadas:

Añadir Comentario