6 estiramientos de yoga para combatir la resaca

Remedio natural para la resaca: Estiramientos de yoga restaurativos para combatir y curar la resaca

Si te pasaste con las bebidas alcohólicas la noche anterior probablemente no estés muy por la labor de sacar tu esterilla y ponerte a practicar yoga. Lo cierto es que deberías. Un poco de yoga puede ayudar a minimizar el sufrimiento y aliviar los síntomas de la resaca, ademas de acelerar el proceso de recuperación.

 

yoga-resaca-euroresidentes
Para aliviar los síntomas de la resaca utilizaremos los estiramientos que veremos a continuación:

1.-Savasana (postura de cadáver o “corpse pose”)

Cuando tenemos resaca tendemos a dormir mal (moviéndonos mucho, o a ratos, en una posición extraña…) resultando en dolor de cuello, cansancio de no haber descansado bien…
 
 
Para hacer la postura “savasana” comenzaremos por acostarnos mirando hacia arriba y con un libro (o bloque) debajo de la cabeza.

Manteniendo el control y la respiración profunda gira la cabeza despacio de un lado a otro como si estuviésemos negando algo con la cabeza. El borde del libro o bloque debería estar justo debajo de la base del cráneo de modo que, al hacer el movimiento giratorio, masajearemos los músculos de la zona. Manteniendo los ojos cerrados ayudamos a relajar estos músculos también ya que están conectados a los movimientos oculares.

 

2.- Balasana (postura del niño)

Esta postura comprime suavemente nuestro abdomen para estimular el peristaltismo y aumentar la circulación de la linfa (uno de los métodos principales que tiene nuestro cuerpo para eliminar deshechos metabólicos). Además se puede hacer con los ojos cerrados.
 
 
Comenzaremos por colocarnos sobre nuestras rodillas (pies juntos y rodillas separadas para hacer hueco a nuestro abdomen) con las manos extendidas hacia adelante. Para completar la postura, cerraremos los ojos y relajaremos los músculos de la cabeza mientras la apoyamos sobre nuestras manos apiladas, un bloque, el suelo, o una manta plegada.

 

3.- Postura de gato-vaca

El movimiento, activa nuestro sistema cardiovascular afectando a la circulación de nuestra sangre y ayudando a nuestro organismo a recuperarse y a procesar el alcohol y otros productos.
 
 
Comenzaremos colocados a cuatro patas sobre nuestras manos y rodillas, y alternaremos la curvatura de nuestra columna (gato-vaca) a medida que respiramos profundamente. Practicando esta postura activamos y estiramos los músculos del abdomen y la espalda y eliminamos parte de la resaca (gracias al movimiento que involucra el ejercicio).
 

4.- Parivrtta Malasana (postura de guirnalda)

Ponernos en posicion de cuclillas (malasana) nos ayudará a evacuar nuestros intestinos, además de comprimir suavemente el hígado, estimulándolo en su proceso de limpieza.
 
 
Comenzaremos en posición de cuclillas como en la foto, y giraremos la parte superior del cuerpo de un lado a otro para asegurarnos de ejercer presión sobre nuestro hígado y así estimular la purificación.

 

5.- Upavistha Konosana (inclinacion frontal sentado con apoyo)

Este estiramiento nos ayudara a estirar los músculos de la espalda y a aliviar el dolor de cabeza. Es una postura refrescante que equilibra tu temperatura después de un exceso de consumo de alcohol.
 
 
Colócate sentado sobre el suelo y extiende las piernas en posición de V como en la foto. Agarra un bloque o refuerzo (si se tiene) y colócalo entre las piernas estiradas. Desde esta posición inclinaremos la parte superior del cuerpo hacia adelante y colocaremos tantos refuerzos como sean necesarios para poder descansar la cabeza sobre el apoyo de delante sin dolores o molestias. Podemos añadir cojines, mantas, o lo que se nos ocurra, para llegar sin molestias.
 

6.- Supta Baddha Konasana (postura de reclinamiento)

Esta postura nos ayudará a respirar profundamente ayudándonos a relajar la mente y los músculos además de oxigenar nuestro organismo.
 
 
Empezaremos sentados sobre el suelo y colocaremos nuestros apoyos detrás nuestra y en linea para descansar nuestra columna y la cabeza. Inclinaremos la parte superior del cuerpo hacia atrás y extenderemos los brazos hacia afuera (palmas hacia arriba). Ahora juntaremos las plantas de los pies y dejaremos que nuestras rodillas cuelguen a cada lado del cuerpo (podemos usar apoyos tambien para los lados de las piernas si es necesario).
 
 
 
Lecturas relacionadas: