Sé feliz en tu trabajo, evita a estas 7 personas tóxicas

Compañeros de trabajo tóxicos

La oficina -o cualquiera que sea tu lugar de trabajo- es probablemente el único lugar donde pasas más tiempo que en tu propia casa.
Tus compañeros acabarán convirtiéndose posiblemente en algo más que simples conocidos.

personas tóxicas en el trabajo

No puedes elegir a tus compañeros de trabajo. Pero sí puedes elegir la forma en que te afecta su comportamiento. Si tienes la mala suerte de tener compañeros de trabajo tóxicos no te vayas, vamos a hablar de los distintos tipos y de las soluciones para hacerles frente.

1.El Rabietas

Características: Machaca todo lo que hay a su alrededor porque no es capaz de gestionar sus emociones. Inestable y volátil.

Soluciones: Es importante entender cuándo está en un momento de crisis, y así evitarlo. Espera a que esté en un momento tranquilo y comienza una conversación en un tono relajado. Si sigue estando nervioso no sucumbas a sus impertinencias. “Cuando estés más relajado hablaré contigo”.

2. El Cabezota

el cabezota personas tóxicas en el trabajo

Características: La forma perfecta es la suya, por lo que te es difícil aportar tus ideas o que se lleven a cabo tus proyectos.

Soluciones: Utiliza un lenguaje positivo para relajarle cuando esté embotado en sus ideas. Considera ofrecer una gama más amplia de opciones y enfoques y sé muy asertiv@. Intenta que el resultado de la conversación sea un ganar-ganar. “Qué te parece si a eso que has comentado le sumamos esto otro?”.

3. El Abusón

Características: Humilla y abusa para conseguir lo que quiere.

Soluciones: Hay que intervenir antes de que se desencadene el comportamiento abusivo. Por ejemplo, “Me gusta trabajar aquí y siento que soy capaz de contribuir en gran medida. Pero me incomodó cuando dijiste “X” enfrente de Marcos. Me ayudaría en mi trabajo que hiciéramos más “A” y menos “B”. Y cuando te conteste añades: “Gracias por tomarte el tiempo de hablar conmigo”.

4. El Jefe Explotador

el jefe explotador personas tóxicas en el trabajo

Características: Típico comportamiento de muchos jefes, esperar lo imposible en términos de tiempo, proyectos y recursos (no se ha dado cuenta aún de que sólo tienes 2 manos). Sabe que es imposible llegar, peor él no dejará de presionar e intentar que tu vida se reduzca a eso, a ese proyecto.

Soluciones: Ayuda a tu jefe a establecer prioridades realistas, a ser realmente consciente de lo que el proyecto necesita para terminarse. Cuando te agobies pídele saber las prioridades del proyecto, explícale lo que quieres hacer y centra tus esfuerzos.

5. El Pasivo-Agresivo

Características: Estas personas son casi imposibles de entender, son comunicadores muy pobres y nunca están cuando los necesitas. Suelen ignorarte, ya que evitan cualquier confrontación.

Soluciones: Encuentra una manera para comunicarte con él que le genere interés. A lo mejor prefiere correos regulares o notas de voz, averígualo. Pero establece un protocolo para comunicarte con él atractivo y regular.

6. El Segundo jefe

personas tóxicas segundo jefe personas tóxicas en el trabajo

Características: Compañeros que controlan tu trabajo porque no confían en ti o porque simplemente no te pueden dejar solo. De cualquier manera, minan tu moral al instante porque parece como su estuvieran obligados a pensar por ti.

Soluciones: Aprende a “sobre-comunicar” para que tus compañeros estén al tanto de tu avance y no tengan razones para controlarte. Comentar que has acabado eso, y que te vas a poner con esto otro. O lo poco que te queda para perfeccionar esa parte.

7. El Mentiroso

Características: Manipulan y mienten para que trabajes más o para conseguir lo que se proponen. No se puede confiar en ellos.

Compañeros de trabajo tóxicos

Soluciones: Pregúntale a tu jefe o compañeros. Recopila información y registra todo lo que haces por escrito. Cubre tus espaldas y evitarás que el día de mañana nadie venga a tirarte por los suelos.

Recuerda que tú decides cuando se trata de tu trabajo. No te permitas atraparte o agobiarte, tienes muchas oportunidades así que no merece la pena. El problema es que a veces la rutina nos parece cómoda, incluso si es tóxica -porque el cambio puede parecer igual de desalentador.

Yo como siempre, te espero en la próxima. Un gran saludo y un abrazo, Andrea.

Ver más:

Sin Respuestas

Añadir Comentario