¿Quieres tener un pelo sano? ¡Evita hacer estas 9 cosas antes de ir a dormir!

Conseguir un cabello brillante y sedoso será más sencillo si abandonas estas 9 costumbres antes de meterte en la cama.

Si quieres un pelo sano y brillante, olvídate de estos 9 hábitos antes de dormir

Mil veces habré escuchado a mi madre diciéndome “si llevas el pelo arreglado y bonito, no importa lo que lleves puesto, siempre te verás perfecta” (Claro, ella es peluquera).

Y es que el pelo, es esa parte de nuestro cuerpo que puede hacernos (o destrozarnos) el look. 

Por lo general, solemos pensar que el momento de arreglarnos el pelo es por la mañana, que es cuando vamos a hacer cosas, pero de nada sirve arreglar algo que no cuidamos con asiduidad. Por muchos parches que le pongas a un mueble roto, no dejará de ser un mueble roto, con parches.

Por eso te propongo que olvides estos 9 hábitos, que casi todas tenemos, y que no hacen más que destrozar tu cabello:

Acostarte con el pelo húmedo

Cuando el pelo está mojado es mucho más elástico y existe una mayor probabilidad de que se estire y se rompa. Así que si lavas tu pelo por la noche, pero no te apetece utilizar un secador para quitar el agua, espérate a que se seque antes de meterte en la cama.

Hacer una coleta o recogido demasiado tirante

Hacer una coleta o recogido demasiado tirante para dormir, hará que tu pelo se vea más pobre y con más entradas

Con esto, lo único que conseguirás es que tu línea del pelo cada vez esté más atrás y despoblar la zona de las sienes y las patillas. Si te gusta recoger tu pelo antes de dormir, te recomiendo que te hagas un recogido suelto y cómodo. 

Utilizar utensilios de metal para sujetar el pelo

Tan malo como dejar tu pelo tirante, es sujetarlo con ganchos, horquillas o pinzas de metal, ya que éstas pueden desgarrar tu pelo a lo largo de la noche, debilitándolo y rompiéndolo, además que no son muy cómodas para dormir.

No lavarse el cabello por la noche

Si tienes que lavarte el pelo, mejor elige la noche

Si bien es cierto que la ducha de la mañana nadie se la debe saltar, también es cierto que el mejor momento del día para lavar el cabello es por la noche. Hazlo y déjalo secar de forma natural, así por la mañana no será necesario utilizar el secador.

No cepillarte el pelo lo suficiente

Hay quien aconseja cepillarse unas 100 veces al día, nosotros no te pedimos tanto, si que es bueno lo hagas antes de acostarte. Cepilla tu cabello de la raíz a las puntas durante varios minutos. Esto ayudará a distribuir los aceites naturales del cuero cabelludo, por lo que te despertarás con el pelo brillante y saludable. Te aconsejo que adquieras un buen cepillo, con cerdas naturales o la pala de madera.

Olvidarse del acondicionador (aceite o serum)

El mejor momento para aplicar aceites y serum para el pelo es durante la noche

Aprovechando que vamos a estar mucho tiempo en casa sin hacer nada más que descansar, es momento de darle mimos a tu cabello. Aplica aceite de argán, serum, acondicionador sin enjuague… hazte una trenza y olvídate de él hasta que llegue la mañana. Te despertarás con un pelo nutrido y brillante. 

Descuidar tu cuero cabelludo

Un cuero cabelludo cuidado, es señal de un pelo de calidad, pero a todas se nos olvida este paso. Te aconsejo que una vez a la semana, y por la noche, te apliques un peeling y hagas un masaje de unos 5 minutos en tus raíces, de esta forma estarás eliminando pieles muertas, impurezas y, consecuentemente, estarás oxigenando tu pelo. 

Dormir con cualquier funda de almohada

Opta por una funda de almohada cuyo tejido sea seda o satén

Casi nadie se para a pensar en este punto, pero es muy importante, tanto para tu cabello, como para la piel de tu cara. Opta por las fundas de seda (o en su defecto un pañuelo de seda que cubra tus funda), así cuando te muevas y o cambies de posición, tu pelo se deslizará con suavidad y no tendrás ni un solo nudo cuando despiertes. 

¿A qué nunca te haces el turbante o la toga para dormir? 

Si te gusta tener el cabello liso y recto, debes probar esta técnica (tan antigua como el comer). Comienza haciendo una línea en la zona central de la cabeza para dividir tu cabellos en dos. Con la ayuda del cepillo comienza la organización del pelo alrededor de la cabeza con grandes pinzas (de plástico) y envuélvelo todo con un pañuelo de seda o satén. Lo perfecto es que cambies la dirección del turbante, pero no te vamos hacer poner la alarma a mitad de la noche para cambiarlo. 

 

¿Fácil verdad? 

Apuesto que ni siquiera te estabas dando cuenta que estas cosas estaban dañando tu pelo. Pero ahora que si lo haces, puedes terminar con estos los malos hábitos, y conseguir un pelo mucho más sano.