Cómo combinar unos zapatos llamativos, 8 ideas

Todos tenemos en nuestro zapatero las típicas sandalias o zapatos que nos enamoraron desde el primer momento, pero debido a su forma, color o características, nunca sabemos con qué prendas de ropa combinarlas.

Pues ese problema, y gracias a este post, ¡SE ACABA HOY!

A continuación, os doy 8 consejos, acompañados de imágenes, para que le saquéis partido a todos esos zapatos tan bonitos y tan difíciles de poner.

1. Haz de la sandalia la prenda principal del look

Si éstas son de un color llamativo o van decoradas con flecos o pedrería, que las hacen demasiado vistosas, haz que toda la atención se centre en ellas.

Para ello deberás utilizar prendas con colores como el blanco, beige, azul claro, rosa palo, tonos pastel… Con esto conseguirás que la ropa no quite la atención a tus preciosos zapatos

2. Consigue una prenda que lleve algún tono igual que tus zapatos

O un estampado parecido, o algo que haga que parezca que esos zapatos están hechos para esa prenda

3. Colores en bloque

Si te pones un total look Black (o rojo o verde o lila), es decir, utilizar un sólo color en todas las prendas que lleves, te da la oportunidad de ponerte el zapato del color y la forma que quieras.

4. Utiliza ropa de líneas rectas

Al utilizar unos zapatos demasiado llamativos, corres el riesgo de llamar la atención en exceso. Así que evita volantes, florituras y todo aquello que haga de tu look algo excesivamente ’emperifollado’

5. Ante la duda, vaquero y camiseta blanca

Este clásico, además de sacarnos de bastantes apuros en las típicas situaciones en las que NO TENEMOS NADA QUE PONERNOS, pega con cualquier tipo de zapatos. ¡Aprovéchalo!

6. Utiliza colores que se complementen

Si seleccionas una misma gama de colores en tu look, aunque ninguna prenda coincida en color con las otras, tus zapatos nunca se verán fuera de lugar.

7. Haz coincidir los complementos con los zapatos

Es un truco sencillísimo que te ayudará a que tus zapatos siempre sean un acierto con el modelito elegido.

No tienen porque ser exactamente iguales, pero un detalle, un dibujo o un color, es suficiente, para que piensen que esos zapatos están hechos para ese collar o ese bolso.

8. Arriésgate

A veces, un look extremo es un acierto. A veces, una cagada. Si no te arriesgas, nunca lo sabrás.

¡¡Espero que te haya quedado clarísimo y que pruebes con todas las prendas de tu armario!!

Leer más:

Sin Respuestas

Añadir Comentario