Información para adolescentes sobre el alcohol

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), droga es toda sustancia que introducida en el organismo por cualquier vía de administración, produce de algún modo una alteración del funcionamiento normal del sistema nervioso central del individuo y además es susceptible de crear dependencia, ya sea psicológica, física o ambas.

Aunque legal y socialmente aceptada, el alcohol sigue siendo una droga. Veamos qué efectos tiene y qué información necesitamos saber para evitar sustos el día de mañana:

información para adolescentes sobre el alcohol

Efectos del alcohol

Afecta al cerebro: el consumo de alcohol conduce a una pérdida de coordinación, una pobre capacidad de criterio, lentitud de reflejos, visión distorsionada, lapsus de memoria e incluso desvanecimientos.

Afecta al cuerpo: el alcohol puede dañar todos los órganos del cuerpo. Es absorbido directamente por el torrente sanguíneo y puede aumentar el riesgo de varias enfermedades graves, incluido el cáncer.

Afecta al autocontrol: el alcohol abate nuestro sistema nervioso central, disminuye nuestras inhibiciones y afecta a nuestro juicio. El consumo de alcohol puede conducir a comportamientos arriesgados, como conducir cuando no estamos en condiciones de hacerlo o practicar sexo sin protección.

Puede matar: el consumo de grandes cantidades de alcohol con mucha rapidez puede causar un envenenamiento por alcohol, pudiendo conducir a un coma coma o incluso a la muerte. En España

Puede hacernos daño, incluso si no somos nosotros los que bebemos: estar con gente que está consumiendo alcohol aumenta nuestro riesgo de salir perjudicados, vernos envueltos en un accidente de tráfico o ser objeto de un acto violento. En última instancia, nos las tendremos que ver con gente que se encuentra mal, está fuera de sí o es incapaz de arreglárselas solo.

Antes de arriesgarse con el alcohol

información para adolescentes sobre el alcohol

Conoce la Ley: en España es ilegal comprar alcohol si se tienen menos de 18 años.

Tener en cuenta que: una copa puede hacernos dar positivo en un test de alcoholemia.

Hay estudios que indican que más del 35% de los adultos con problemas de alcoholemia desarrollaron los síntomas (como el consumo desproporcionado de alcohol) a los 19 años.

Conoce los riesgos: el alcohol es una droga y su mezcla con otras drogas puede ser muy peligroso. El consumo de alcohol y acetaminofén –un ingrediente habitual en los antipiréticos y calmantes que se venden sin receta– puede dañar el hígado. El alcohol mezclado con otras drogas o fármacos puede causar nauseas, vómitos, desvanecimientos, problemas cardíacos y dificultad para respirar3. La mezcla de alcohol y fármacos puede conducir también a un coma o a la muerte

Conoce nuestros límites: el alcohol es un depresivo, porque reduce la actividad cerebral. Si estamos deprimidos o tristes antes d emepezar a beber, el alcohol puede hacernos sentir peor.

 ¿Cómo saber si un amigo tiene un problema con el alcohol?

información para adolescentes sobre el alcohol

En ocasiones es difícil saberlo, pero hay signos que podemos buscar. Si nuestro amigo tiene al menos uno de los siguientes signos de advertencia, podría tener un problema con el alcohol:

  • Se emborracha con frecuencia
  • Miente sobre cuánto alcohol consume
  • Cree que el alcohol es necesario para divertirse
  • Tiene resaca con frecuencia
  • Se siente agotado, deprimido o incluso tiene delirios suicidas
  • Tiene lagunas: al día siguiente no recuerda algunas de las cosas que hizo mientras estaba borracho

Preguntas frecuentes sobre el alcohol

  • ¿Son la cerveza y el vino más “seguras” que otras bebidas alcohólicas?

No. Una botella de cerveza de 36cl o una copa de vino de 150ml (alrededor de media taza) contiene tanto alcohol como un chupito de otras bebidas alcohólicas más fuertes. El alcohol puede emborracharnos y causarnos problemas independientemente de cómo lo consumamos.

  • ¿Por qué los jóvenes no pueden beber si sus padres pueden?

El cerebro y le cuerpo de los adolescentes todavía están en desarrollo; el consumo de alcohol puede originar problemas de aprendizaje o conducir a un alcoholismo en edad adulta. Las personas que empiezan a beber a los 15 años tienen más probabilidades de llegar a ser alcohólicos que los que empiezan a beber después de los 26.

  • ¿Cómo decir que no al alcohol?

Tengo miedo de no encajar. Decir que no es mucho más fácil de lo que pensamos. Probar con: “No gracias”, “No bebo”, “No me apetece” o simplemente “No me interesa”. No hay que olvidar que, según las estadísticas, la mayoría de los adolescentes no beben alcohol.

Ver más:

One Response

  1. marisol bravo 2 años ago

Añadir Comentario