¿Cómo afecta la marihuana al cerebro adolescente?

Los verdaderos efectos de la marihuana en adolescentes 

Los verdaderos efectos de la marihuana en adolescentes

Te guste o no, tus hijos probablemente prueben la marihuana. Y lo mismo pasará con sus amigos. Para determinar lo que la ciencia tiene que decir al respecto, la revista The Globe entrevistó a los principales investigadores en el campo y peinó docenas de estudios para ver de qué manera el consumo de cannabis afecta al cerebro adolescente. 

Problemas de aprendizaje, cerebro sobrecargado 

El cannabis no es la más peligrosa de las drogas, al contrario que el alcohol, “que hace una gran cantidad de daño”, dice el doctor Harold Kalant, profesor de farmacología en la Universidad de Toronto e investigador sobre alcohol y cannabis desde 1959. 

La marihuana secuestra el funcionamiento normal del cerebro adolescente, y muchos científicos creen que puede tener efectos permanentes en el desarrollo del cerebro.

 

La doctora Andra Smith, profesora asociada de psicología en la Universidad de Otawa, empleó imágenes de resonancia magnética funcional para comparar la actividad cerebral en jóvenes de 19 a 21 años que no fumaban marihuana regularmente y los que habían fumado al menos 1 porro a la semana durante 3 años o más. 

En una serie de estudios publicados, Smith evaluó el funcionamiento ejecutivo de la mente joven -el término general para los procesos mentales implicados en la organización, toma de decisiones, planificación y reunión de objetivos a largo plazo. 

Smith y sus colegas encontraron una mayor actividad cerebral en los fumadores de marihuana regulares mientras completaban tareas diseñadas para medir su impulsividad, memoria de trabajo, procesamiento viso-espacial y atención sostenida.

Aunque el aumento de la actividad cerebral pueda sonar como algo bueno, “en realidad es interpretado como que el cerebro tiene que desempeñar un trabajo más duro y comprometer a más recursos cerebrales para responder con precisión”, indica Smith. 

Los jóvenes fueron estudiados desde su nacimiento hasta las edad de 25-30 años. Los investigadores recogieron cerca de 4000 variables de estilo de vida, incluyendo estatus socioeconómico y la exposición prenatal a la marihuana y al alcohol, así como el consumo en la adolescencia de cannabis.

 

La marihuana fue la culpable más probable del aumento de la actividad cerebral, afirma Smith. 

Estudios anteriores en ratas, realizados por Kalant en la década de los 80, sugieren que los déficits cognitivos relacionados con el consumo de cannabis pueden darse a largo plazo. Incluso después del equivalente de 9 años humanos, sin exposición a la marihuana, las ratas tratadas con marihuana en su adolescencia mostraron déficits mentales residuales en la memoria y el aprendizaje que persistieron hasta la adultez. Sin embargo, las ratas adultas jóvenes tratadas con marihuana no desarrollaron discapacidad de larga duración, indica Kalant, añadiendo que los receptores de cannabis en los cerebros humanos y roedores actúan de “maneras muy similares”

Un estudio más reciente, publicado en abril en la revista Journal of Neuroscience, encontró cambios estructurales en cerebros de jóvenes de 18 a 25 años de edad que fumaban al menos un porro por semana comparados con jóvenes con poco o nulo historial de consumo de marihuana. 

Empleando imágenes de resonancia magnética, los investigadores de la Universidad Northwestern detectaron alteraciones en las regiones del cerebro implicadas en la emoción y el procesamiento de recompensas. Encontraron que a mayor uso de la marihuana, mayores alteraciones en estas regiones.

 

“Este estudio plantea un enorme desafío a la idea de que el consumo de marihuana irregular no está asociado con malas consecuencias”, indicaron los investigadores. 

Un golpe a la inteligencia

Los adolescentes con un hábito muy marcado de consumo de marihuana tienen un riesgo alto en pérdida de cociente intelectual (CI). 

Mientras que los activistas de marihuana probablemente puedan enumerar ejemplos de marihuaneros adolescentes que se convirtieron en abogados exitosos, es difícil que puedan discutir con los resultados de un estudio a largo plazo realizado en la ciudad neozelandesa de Dunedin. 

Dicho estudio ha seguido a 1.037 personas desde su nacimiento hasta los 40 años. En un informe de 2012 de los investigadores de la Universidad de Duke analizaron los datos del estudio de Dunedin y encontraron que cuanto antes y con más frecuencia se fumara marihuana, mayor es la pérdida de inteligencia a los 38 años. 
En comparación con sus CI a los 13 años, las personas que habían empezado a consumir marihuana en la adolescencia y tenían un hábito diario en la edad adulta tenían, de media, una caída de 6 puntos en su CI. El descenso no fue trivial: a los 38 años su CI medio era inferior al del 70% de sus pares (sujetos no consumidores de marihuana), según el informe, publicado en la revista de Proceedings of the National Academy of Sciences. 

Las personas que consumían cannabis en gran medida pero ya de adultos no mostraron esas pérdidas en el CI, pero los investigadores encontraron que los que habían sido usuarios habituales de marihuana siendo adolescentes no restablecieron el funcionamiento normal intelectual de adultos. 

Los críticos de estas investigaciones sugieren que las diferencias de personalidad podrían explicar la relación cannabis-CI, ya que las personas menos concienciadas podrían estar más atraídos por el cannabis. Otros argumentaron que las pérdidas en el CI se deben principalmente a factores socioeconómicos. 

Pero los investigadores refutan ambos puntos, señalando que ellos midieron el auto-control en la niñez (un precursor de la conciencia), y habían descartado una serie de factores que no fueran el consumo de marihuana, como el consumo de tabaco y alcohol, la esquizofrenia y el nivel educativo. Para tener en cuenta los factores socioeconómicos, llevaron a cabo un análisis separado excluyendo a los participantes de familias con altos y bajos ingresos. 

Incluso después de hacer números una y otra vez, los investigadores encontraron que la relación entre un consumo persistente de cannabis y el declive del CI seguía inalterada.



Riesgo de psicosis 

Son ya conocidos los efectos alucinógenos leves que el consumo de marihuana puede ocasionar, pero es cierto que el cannabis puede desencadenar una ruptura más grave de la realidad. 

La relación cannabis-psicosis viene siendo una cuestión huevo-gallina desde hace mucho tiempo. Uno de cada cuatro pacientes esquizofrénicos es diagnosticado con un trastorno de consumo de cannabis, según una revisión del 2010. 
No obstante, la hipótesis de que la marihuana puede provocar psicosis en adolescentes con vulnerabilidades genéticas está cogiendo peso los últimos años. 

En 2002, los investigadores, utilizando datos del estudio de Dunedin encontraron que el consumo de cannabis en la adolescencia aumentaba significativamente la probabilidad de padecer esquizofrenia en la edad adulta, especialmente en aquéllos que empezaron desde los 15 años. En este estudio, publicado en la British Medical Journal, el vínculo se mantuvo incluso después de que los investigadores analizaran si los participantes tenía síntomas psicóticos a los 11 años (antes de empezar a consumir droga). 

La investigación confirmó estos resultados de un estudio anterior realizado en Suecia, que mostraba que un alto consumo de marihuana a los 18 años incrementaba por seis el riesgo de padecer esquizofrenia en la edad adulta. Estudios realizados en Países Bajos y Alemania arrojaron resultados similares. 

Los científicos dicen que no está todavía claro si el uso de marihuana conduce a alteraciones en las regiones del cerebro asociadas a las alucinaciones, o si el cannabis precipita la psicosis en personas con anomalías genéticas. 

Otra teoría es que la relación entre cannabis-psicosis se debe a una superposición de factores genéticos y ambientales, como por ejemplo una experiencia de abuso y un fácil acceso a las drogas. Pero la idea de que el papel de la marihuana en la esquizofrenia es únicamente un fenómeno de auto-medicación “se ha eliminado” en gran medida”, según una revisión de 2014 publicada en la revista Addiction

Otra importante revisión, publicada este mes en la misma revista, estima que el riesgo de desarrollar psicosis dobla de 7 a 14 por mil para los no consumidores y los consumidores regulares. 

Un manifestante se enciende un porro durante un mitin en Parliament Hill en Otawa. (Sean Kilpatrick/The Canadian Press)

¿Un futuro nublado? 

Los adolescentes que fuman diariamente marihuana tienen el 60% menos de posibilidades de acabar el instituto u obtener un título universitario que sus pares no consumidores, según un estudio publicado en septiembre en la revista Lancet

Los investigadores, principalmente de Australia, analizaron los resultados de tres estudios a largo plazo realizados en Australia y Nueva Zelanda. Compararon el estado de vida de los participantes a los 30 años a sus patrones de consumo de marihuana antes de los 17 años (nunca, mensualmente o menos, mensualmente o más, semanalmente, o diariamente). 

En comparación con las personas que nunca habían consumido cannabis, los que eran usuarios diarios desde antes de los 17 años tenían un recorrido de 18 veces más posibilidades de convertirse en dependientes de cannabis. Eran ocho veces más propensos a usar otras drogas ilegales en la edad adulta, y siete veces más propenso al intento de suicidio. 

Pero los críticos sugirieron que otras variables, como la desaprobación de los estudiantes fumadores de marihuana de los docentes, podrían haber influido en los niveles de educación. Otros señalaron que usuarios pudieron haber tenido condenas por drogas que afectaron su entrada en las universidades. 

Sin embargo, el estudio de The Lancet fue ampliamente elogiado por descartar más de 50 factores distintos de consumo de marihuana que podrían explicar los resultados, y por demostrar una respuesta dependiente de la dosis, lo que significa que los resultados negativos se agravaron con el aumento del consumo de cannabis. 

Los investigadores señalaron que estudios anteriores publicados en 1998 y 2000 habían mostrado resultados similares. “La prevención o el retraso del consumo de cannabis en la adolescencia probablemente tenga amplios beneficios sociales y en la salud”, concluyeron.

Smith hizo eco de esta idea: “No me importa si consumes a los 40”, dijo, “pero no lo hagas a los 13 porque sencillamente te estás preparando para el fracaso”

Lecturas recomendadas relacionadas con ¿Cómo afecta la marihuana al cerebro adolescente?: 

Andrea Méndez MolláAcerca de la autora de esta entrada

Andrea Méndez Mollá. Psicóloga y autora de diversos blogs orientados a la motivación, el liderazgo y la superación personal. Además, ofrece servicios de psicología a través de sus consultas online y siempre ha tenido una cosa clara: al lado del que sufre siempre debe haber alguien que ame.