Visa y permisos de trabajo para empresas extranjeras inversoras en España

La inversión extranjera para España es su tabla de salvación para crecer y generar empleo en estos momentos. Amén de equilibrios de la balanza de pagos y financiación empresarial.

¿Está  nuestra legislación preparada? NO, con mayúsculas y volumen al máximo.

Una empresa tradicional quizás puede esperar seis meses para que un directivo logre un visado y un permiso de trabajo para sus trabajadores o directivos que procedan del país inversor y que vengan a trabajar a España. Una empresa tecnológica NO. Seis meses es una eternidad en Internet o la economía digital.

Hay una seria barrera para la entrada de inversiones en la nueva economía en España. Un empresa que invierta varios miillones de euros en España no puede permitirse paralizar o relantizar un negocio digital porque el gobierno español y la legislación y administración española actual impone una farragosa e ineficiente regulación.

Estos procedimientos (Visa, Premiso de trabajo) deben ser claros, transparentes, simplificados, únicos, garantizados (si se cumplen unas condiciones lógicas) y rápidos (máximo un mes)

De lo contario perderemos una gran oportunidad.