Outsourcing: externalización de funciones en la empresa

Una tendencia creciente en los procesos de contención de costes operativos de las empresas es la externalización de funciones secundarias.

Las principales funciones que se subcontratan con proveedores externos son:

1. Funciones administrativas, como contabilidad, obligaciones fiscales y mercantiles o gestión de facturas y de morosidad, entre otras.

2. Servicios informáticos, como mantenimiento de servidores, proveedores de software, reparaciones de equipos, protección de datos, etc.

3. Servicios específicos de marketing, como atención teléfonica, community manager, promociones específicas, publicidad o imagen corporativa.

4. Servicios de logística y transporte de mercancías.

Las principales ventajas de esta externalización residen en prestar una mayor atención a las funciones nucleares de la empresa, en la transformación de costes fijos en costes variables y en capacidad de mejora y eficiencia por la contratación de especialistas en las funciones externalizadas.

Pero también es importante tener en cuenta los inconvenientes de estas decisiones:

1. La dependencia del proveedor de los servicios externalizados.

2. La falta de flexibilidad para adaptar el servicio a la evolución del negocio.

3. En ocasiones, la aparición de costes no previstos (y no claros en los contratos) que impiden alcanzar los ahorros esperados.

Y, por último, una precaución y un consejo.

Precaución: es importante que el contrato permita su rescisión cuando se estime conveniente y debe disponerse de planes apropiados para prevenir contingencias.

Consejo: la contratación externa de servicios no puede suponer, en ningún caso, la dejación de las responsabilidades de los administradores de la empresa.

Crédito de la imagen: www.workhoppers.com


One Response

  1. Anónimo 4 años ago

Añadir Comentario