Los drones se convierten en una magnífica herramienta de comercialización de inmuebles

Estamos en la era de la imagen. El vídeo es el formato estrella en la generación de contenido o content marketing.
 Drones sector inmuebles
En un buscador o plataforma inmobiliaria la forma de crear y distribuir la información asociada a cada uno de los inmuebles (suelo, residencial, terciario…) es vital de cara a poder captar y vincular la atención del usuario. Dentro de los distintos formatos que disponemos para ofrecer información sobre un inmueble el VÍDEO es, sin duda, uno de los mas importantes.

Sin embargo, en los portales se ven muy pocos. 

Cualquier anuncio que tenga una foto tiene una probabilidad de ser compartido entre 20 y 30 veces más que otro que simplemente no la lleve y un anuncio con un vídeo, entre 10 y 20 veces MÁS que otro que solamente posea fotos.
Una imagen tiene un impacto similar a mil palabras. El impacto con el vídeo es exponencial: equivale a 1,80 millones de imágenes.
En esta revolución digital, el empleo de vehículos aéreos no tripulados o DRONES esta modificando la forma en que en diferentes industrias están capturando los datos de vídeo y foto de una forma sencilla, rentable y eficiente.
En el sector inmobiliario, de cara a la comercialización de activos para alquiler o venta, el empleo de esta tecnología tiene múltiples aplicaciones:
En la comercialización de suelo, poder ver en un vistazo rápido las características generales del terreno es una gran ventaja.

Con la imagen se puede observar la topografía, orografía, condiciones ambientales, entorno paisajístico, condiciones hidrogeológicas, ausencia de acumulación de vertidos ilegales o contaminados, especies protegidas y cultivos, ocupación de viviendas, etc.

Se prevé que en los próximos 10 años esta tecnología generará 10.000 millones de dólares solo en el mercado americano.
En el caso del residencial, las presentaciones creativas e imaginativas de inmuebles ayudan a su comercialización ya no solo del edificio donde se ubique la vivienda sino del entorno que la circunda. Aportan al comprador una visión global de la composición y estructura del barrio o zona donde esta ubicada la vivienda, de la propia envolvente (fachadas, cubiertas) así como de las zonas comunes, recreativas y deportivas del edificio como piscinas, pistas de padel, parques infantiles, etc.

Se pueden incluso filmar los interiores de las viviendas.

En edificios de oficinas, que cuenten con una superficie interior diáfana y no compartimentada, además de lo comentado anteriormente, seria posible ver imágenes del interior del inmueble, pudiendo comprobar el estado de los acabados (falsos techos, suelos, paredes,…),composición de la estructura así como los elementos básicos de las instalaciones (climatización, iluminación, puestos trabajo…).
La idea de poder enseñar un vídeo potente, bien armado y estético sobre una propiedad sin duda evitará, en muchos casos, múltiples visitas al activo, molestias al usuario, ahorrará tiempo y recursos y mejorará la percepción del mismo.-
En EE.UU, la mayor asociación de agentes inmobiliarios, National Association of Realtors, NAR, ha sido invitada por el regulador de navegación aérea, FAA, para poder intervenir en la futura redacción de la norma que regule la explotación de drones tanto en el mundo comercial como civil americano. Actualmente la FAA prohíbe el empleo de drones para fines comerciales lo que ha suscitado una gran preocupación en este colectivo por la grandes ventajas que genera su uso.
Recientemente, el presidente de NAR, ha enviado un escrito al citado regulador exponiendo las bondades del empleo de drones, respetando siempre las condiciones de seguridad y privacidad de los usurarios y terceros afectados.
En España, la regulación de los aviones no tripulados aparece en el RD. 8-2014, de 4 de julio, de Aprobación de medidas urgentes para el crecimiento, la competitividad y la eficiencia -me pregunto si aquí en el reino habrán contado con la patronal APCE- y aunque comentan que es una regulación transitoria para paliar una situación de alegalidad en el empleo de estos dispositivos, no contempla el uso de los mismos en entornos urbanos por cuestiones de seguridad y privacidad. Seguramente esta situación vaya evolucionando conforme a nivel europeo se vayan posicionando sobre la idoneidad o no del empleo de esta tecnología.