5 excusas a las que solemos recurrir para no poner en marcha nuestro propio negocio

Seguro que muchos de nosotros hemos pensado alguna vez en poner en marcha nuestro propio negocio. Sin embargo, lo más probable es que no hayamos llegado a ponerlo nunca en marcha por motivos muy diversos: falta de financiación, inseguridad acerca de nuestro dominio sobre el tema…

Si nos paramos a pensarlo detenidamente, nos daremos cuenta de que la mayoría de ellos no son motivos reales, sino simples excusas. En este artículo, hemos reunido algunas de las más habituales.

  En el mundo hay dos tipos de personas:

  • Las que han puesto en marcha su propio negocio.
  • Las que quieren poner en marcha su propio negocio, pero continuamente encuentran alguna excusa para posponerlo.

Excusas para no emprender

En estos casos, por lo general, las excusas más habituales suelen ser muy poco convincentes. Estas son algunas de ellas:

6 principales excusas para no poner en marcha nuestro propio negocio

1. “No tengo suficiente dinero”

Es una de las frases más habituales: “No podemos poner en marcha nuestro propio negocio porque no tenemos el dinero suficiente para empezar”. Eso podría ser cierto dependiendo del dinero que requiera el proyecto. De ser así, quizá deberíamos plantearnos si nuestro proyecto es demasiado ambicioso y remodelarlo. La mayoría de las empresas de éxito empezaron siendo algo pequeño, por ejemplo, ofreciendo un servicio en un área en la que las personas no estaban bien abastecidas.  

Por otra parte, si la idea es realmente buena, puede que haya gente interesada en invertir en ella. Hay diversas opciones, sin necesidad de tener que recurrir a los bancos. Podríamos:

  • Hablar directamente con amigos y familiares y comentarles la idea.
  • Crear una campaña en alguna plataforma de crowdfunding como Kickstarter para recaudar dinero. Este tipo de campañas han demostrado ser muy eficaces. algunos ejemplos son: un reloj con una pantalla de papel electrónico que recaudó más de 2,2 millones de euros en menos de una semana o el reloj Pebble, que alcanzó el millón de dólares en sólo 28 horas.
  • Utilizar TrustLeaf.com, una plataforma en línea que ayuda a los emprendedores a recaudar dinero de los amigos y familiares que tienen en sus redes sociales.

  • Recurrir a alguno de los diversos programas destinados a fomentar el emprendimiento que han surgido últimamente y que ofrecen ayudas económicas y asesoramiento para poner en marcha un negocio innovador. 

2. “No tengo suficiente tiempo”

Eso es una tontería. Cómo no vamos a encontrar algo de tiempo para poner en marcha nuestro propio negocio. De hecho, a menudo, no hay por qué dedicarle muchísimo tiempo al principio, sino que es mejor dedicarle entre cinco y ocho horas semanales, para poder adentrarnos en nuestra nueva empresa poco a poco. De esta forma tendremos menos presión y mayor flexibilidad para ir resolviendo cosas.  

5 excusas a las que solemos recurrir para no poner en marcha nuestro propio negocio

  Nadie está tan ocupado como para no disponer de 5 horas semanales. Seguro que si lo analizamos bien, nos daremos cuenta de que pasamos más de esas horas simplemente viendo la televisión.  

3. “No sé suficiente de negocios”

Esta tampoco es una razón convincente. Si nos referimos a que no hemos estudiado en una escuela de negocios, es interesante resaltar que la mayorías de los empresarios que han triunfado tampoco lo han hecho. Y si nos referimos a que nos falta experiencia, todos los empresarios, sin excepción, han pasado por eso en algún momento de su vida, dado que ninguno de ellos tenía experiencia la primera vez que montó un negocio.  

Además, hoy en día es mucho más sencillo resolver esas carencias, ya que podemos encontrar toda la información necesaria para poner en marcha nuestro propio negocio en Internet de forma gratuita:

  • Libros: podemos mirar en bibliotecas, muchas tienen ya libros electrónicos.
  • Blogs: hay muchos en Internet sobre el tema.
  • Podcasts: por ejemplo, TuneIn Radio, se puede escuchar desde el ordenador o dispositivos móviles.
  • Clases: la mayoría de las universidades más importantes del mundo, entre ellas Hardvard, ofrecen clases gratuitas en Internet.

4. “No soy lo suficientemente experto en tecnología”

A menos que queramos sacar al mercado algún programa informático, no necesitamos muchos conocimientos en tecnología para poner en marcha nuestro propio negocio. Basta con:

  • Concretar la idea de negocio
  • Desarrollar el producto
  • Sacarlo al mercado.

Ya iremos incorporando la tecnología a medida que nuestra empresa crezca.  

Hoy en día tampoco es muy difícil, ni requiere una gran inversión económica. Podemos crear una página Web utilizando las plantillas de WordPress, añadirle las imágenes y gráficos con Canva, gestionar todos nuestros perfiles y redes sociales y analizar las estadísticas con Hootsuite y procesar los pagos con tarjetas de crédito con PayPal.  

5. “Mi plan no es lo suficientemente perfecto”

En realidad, es imposible alcanzar la perfección. Si esperamos a encontrarla, nunca pondremos en marcha nuestro propio negocio. La fórmula para tener éxito a la hora de montar una nueva empresa consta de tres pasos sencillos:

  • Ponerla en marcha.
  • Probar y analizar los resultados.
  • Hacer los cambios necesarios para mejorar.

Conclusión: Debemos abandonar los pensamientos negativos y mostrar más confianza en nosotros mismos y en nuestras posibilidades de éxito.  

 

Lecturas relacionadas:


Due diligence de recursos humanos

La secretaria perfecta

La secretaria perfecta

Añadir Comentario