Viaje a Roma barato

Visitar Roma en dos días

Qué vimos de Roma en 2 días

Parece increíble pero ha sido así, un viaje relámpago a Roma. Creíamos que no nos iba a dar tiempo a ver todo lo que queríamos pero sí, ¡lo hemos conseguido! Aunque… nos quedó mucho por conocer, en dos días podemos ver Roma y disfrutar de sus calles, museos, arquitectura y cultura. Nuestro viaje de dos días a Roma ha sido increíble, lo recomiendo.

Nuestro viaje empezó en Valencia, el vuelo salía a las 9:00 de la mañana desde Manises, Valencia. Cogimos un hotel en el pueblo de Manises, el hotel se llamaba travelodge Valencia Aeropuerto. Podemos decir que volveremos, un hotel bueno, bonito y barato. Nos costó 37€ la habitación doble con desayuno, un hotel sencillo y funcional, limpio y perfecto para hacer una noche cerca del aeropuerto. Tenía aparcamiento fácil en la calle, no es necesario pagar el parking.

El desayuno es completo: Bollería, tostadas, desayuno continental, café, zumo… Como viajábamos desde Valencia dejamos el coche en un parking de larga estancia, se llamaba Valencia Parking (14€ dos días).

Llegamos a Roma. Viajábamos con Ryanair y éste llegaba al aeropuerto de Ciampino. En el mismo avión nos ofrecieron los tikets para llegar a Termini desde el aeropuerto en bus. Compramos los billetes de autobus Ciampino – Termini por 8€ por persona ida y vuelta a la hora que quisiéramos, pasaban cada media hora, todos los días de la semana. Así que llegamos a Termini (estación principal de tren de Roma), llegabamos a la plaza de la República y buscamos el hotel, que estaba en Via Nazionale, 46. El hotel que escogimos fue el Eurostars International Palace.


¿Hotel bueno en Roma? Lo conseguimos, la verdad que nos sorprendió muchísimo. Un hotel muy limpio, clásico y renovado. Nosotros no compramos el desayuno porque era algo caro y justo en la calle del hotel había muchas cafeterías. Quizá la habitación algo cara, pero mereció la pena porque estábamos en pleno centro, cerca de todo paseando, en una zona tranquila, una atención excelente y muy limpio y cómodo. Algo más de 200€ dos noches con los impuestos (3€ por persona y noche) municipales de hotel incluidos.

En la misma puerta del hotel pasaban muchos autobuses que llevaban a lugares de interés como La Fontana de Trevi (Bus nº 62), El Trastevere (Bus H)… Todo comodidades.


¿Qué ver en Roma en 2 días?

Fontana di Trevi de Noche

 Día 1 en Roma. Llegamos a las 11:30 a Roma, fuimos al hotel. No sabíamos por dónde empezar, así que como llovía decidimos empezar por el Museo de Vaticano (Entrada 16€ por persona) y al salir, comimos en un restaurante moderno de ahí mismo que se llamaba Lui y comimos un menú de 12€ por persona que incluía ensalada (sencilla), pasta y pollo, la bebida a parte (3,5€ 1 litro de agua); muy recomendable. Por la tarde fuimos a la Plaza de San Pedro y la Basílica de San Pedro.

Al salir fuimos a ver el Castillo de Sant Angelo (un castillo de cuento) y el puente de Sant Angelo dónde las vistas eran espectaculares, la cúpula de San Pedro iluminada, el río brillaba con la luz de la calle…

Desde ahí buscamos el bus hasta la Fontana de Trevi dónde lanzamos la moneda, hicimos fotos, vimos la plaza y disfrutamos de un clásico romano. Tras esa visita fuimos a ver la Plaza de España, preciosa con unas escalinatas enormes y unas vistas (ya nocturnas) de la ciudad muy bonitas. Cómo habíamos comido tarde y había mucha gente por esa zona decidimos coger una pizza y cenar paseando. Tomamos una pizza deliciosa y fuimos al hotel.

Roma desde Il Vittoriano

 Durante el día 1 en Roma solo cogimos el Metro para ir al Vaticano, desde plaza de la República al Vaticano, porque queríamos andar y ver la ciudad. Es increíble ver Roma paseando, los edificios son preciosos, las columnas, las cúpulas, las basílicas e iglesias de cada calle, los comercios… ¡Todo! Desde el Vaticano a la Fontana de Trevi cogimos el bus (número 62) porque estaba lejos y llovía. ¡¡Ah!! No pudimos entrar a la Capilla Sixtina porque estaba con el cónclave, estaba cerrada al público, sino está incluida en la entrada al museo del Vaticano.

Día 2 en Roma. Nos levantamos temprano y fuimos a desayunar. Desayunamos en Gusto 2004 en Via Nazionale 215 (enfrente del hotel) dónde tomamos 2 caffe latte, un desayuno continental y un crepe de nutella y nos cobraron 16€. Estaba buenísimo y, para dónde estábamos, el trato y la calidad del desyauno, muy bien de precio. De ahí nos fuimos a disfrutar de Roma. Hoy tocaba ver Roma Antigua (hacía sol y era un lujo pasear). Empezamos por el Monumento a Vitorino Emanuele I que se ve desde la lejanía, enorme y cuánto más llamativo. Monumento a la patria romana. Subimos hasta lo más alto gracias al “ascenso Panoramici” que ofrecia “Roma desde el cielo”(7€). Desde uno de los lados se veía la Roma antigua, los foros romanos, el Coliseo, la Colona Traiana, el Mercati Traianel… y, desde el otro se disfrutaba de la organización de la ciudad, la vista de las calles, la organización y, como no, se distinguían las basílicas e iglesias por los tamaños de sus cúpulas dibujando un marco impactante.

Nos entretuvimos en Il Vittoriano y de ahí fuimos al Coliseo. Cómo era sábado había cola (Consejo: Si compráis el Roma Pass se entra sin hacer colas y, si se compra el día de antes tampoco se hace cola.) Compramos las entradas (12€ para la entrada al Colosseo + Palatino + Foro Romano) y disfrutamos durante horas del recorrido, vistas, historia y arquitectura de uno de los monumentos más emblemáticos de Roma. De ahí cruzamos al Foro y Palatino, pasando por el Arco di Costantino y  parando antes a comer en uno de esos carritos que hay por la calle dónde venden perritos, pan pizza… ¡¡No queríamos perder tiempo!! Nos cobraron por 2 pan pizza y agua 7€. Estuvimos en el Foro poco tiempo, estábamos cansados y decidimos disfrutar con un corto paseo y una vista desde la Piazza S.Francesca Romana.

¡¡Nos movíamos!! Cogimos un autobús para ir desde el Coliseo a la Piazza Navona y al Panteón. Llegamos y fuimos a la plaza del Pantheon, como había misa y hasta las 18:00 no podíamos entrar, fuimos a tomar un helado – Gelato. Elegimos sabores de helado clásicos italianos: Tiramisú, strachatella, tartufo y nutella… ¡¡Delicioso!! Dos tarrinas medianas en la heladeria Chocol Ice de la plaza del Panteón nos costaron 8€. Paseamos por los alrededores viendo el Palacio Chigi, el Palacio Montecitorio, el Palacio Madama… y volvimos al Panteón, era la hora. Lo vimos por dentro, recorrimos y salimos hacia la plaza Navona dónde disfrutamos del encanto y la vida de la misma, los pintores y sus cuadros expuestos en el centro de la plaza, los balcones con flores, toldos y estampa de una Italia entrañable.

Desde ahí fuimos a Campo de Fiori dónde había una floristeria preciosa, un puesto antiguo a un lado de la plaza que transmitía cariño y mucha tradición. Dimos la vuelta a la plaza, viendo las fuentes y vida de la zona. Y… de ahí nos fuimos al trastevere a cenar. Cogimos el tranvia (número 8 desde plaza Argentina) hasta la parada 1 tras cruzar el puente. Paseamos por las calles llegando a la plaza de la Iglesia y cenando en uno de los restaurantes que estaban allí mismo. La cena no fue muy buena y el precio fue de 50€ o más, no recuerdo y no cenamos bien. Parecía que sí, tenía buena pinta, buena carta, terraza entrañable pero… la cocina no era muy buena. Cogimos el bus H y volvimos al hotel, paseamos un poco por vía Nazionale y volvimos al hotel.

Día 3. Vuelta a Valencia. A las 7:45 salía nuestro vuelo de vuelta a España. En Termini nos esperaba el bus de Ryanair para llegar al aeropuerto. A las 10:30 estábamos ya en Valencia. Un viaje especial, rápido y… dónde el mensaje es… ¡¡Repetiremos!!

Consejos para Roma:

  • No sentarse a comer o cenar en ningún restaurante dónde no pongan la carta en la puerta antes de entrar. [Ver consejos Comer bien en Italia]
  • Comprar el billetes de bus del aeropuerto a Termini en el avión es un gran alivio y comodidad. 
  • No pueden cobrar servios o tasas en los restaurantes
  • Los bonos de Bus son de 1,50€ 100 minutos desde que lo canjeas, 3€ por un día… 1 Solo metro en el de 100 minutos y todos los buses y tranvia que se quiera. No hay revisores o, a nosotros no nos pidieron nunca los billetes y, sí hay multas (nos comentaron)
  • El tranvía es muy rápido, cómodo y la frecuencia es muy alta. 
  • Pasear y evitar al máximo el bus hace que se gane tiempo y se disfrute más de la ciudad. Aunque más cansado, uno se quede impresionado con los edificios, fachadas, esculturas… de cada calle. 
  • Sacar la entrada del coliseo el día antes o comprar el Roma Pass (nosotros no lo compramos porque algunas entradas como la del Vaticano y demás no entraban y sólo íbamos dos días, no merecía la pena). 

En definitiva, nos salieron los vuelos muy baratos, el hotel muy bien calidad-precio en el centro de Roma, comimos bien y bien de precio y disfrutar de la estancia no nos resultó nada caro para tratarse de una capital europea.

Enlaces relacionados con Roma dos días:

Añadir Comentario