Ruta por Asturias: Ribadesella

El norte de España es una de las zonas más impresionantes de toda Europa. Un paraíso en toda regla, que merece la pena conocer y disfrutar con dedicación. 

Paisajes, gentes, costumbres, gastronomía… todo en Asturias es único. Y para que aprovechéis vuestro tiempo en esta estupenda tierra, os dejamos una serie de actividades, rutas y monumentos para que disfrutéis al máximo en solo cuatro días.

Día 1. Entrada en Asturias: Embalse de Barrios de Luna y Ribadesella

Si viajas desde Madrid o del Sur de la Península, te recomendamos que, antes de entrar en Asturias disfrutes de las vistas del Embalse de los Barrios de Luna, en León.
Un escenario impresionantes que empiezan a darte una idea de qué vas a encontrarte durante tu visita por Asturias. El Embalse de Barrios de Luna te servirá de área de descanso para estirar las piernas y sacar las primeras fotos. Aun nos queda una hora y media para llegar a nuestro destino, pero uno ya se siente en el paraíso.
Nuestro viaje continúa hasta Ribadesella, una pequeña localidad con mucho encanto donde el Río Sella y el Cantábrico se fusionan.
Elegimos esta ciudad por ser un lugar estratégico para nuestra planificación, ya que se encuentra a media distancia entre los tres puntos imprescindibles que decidimos visitar: Llanes, Gijón y Covadonga.

Paseando por Ribadesella

En Ribadesella se puede descansar de las horas de viaje acumuladas paseando por sus pequeñas calles, o disfrutando de su paseo marítimo de varios kilómetros, donde es común ver a sus gentes practicando todo tipo de deportes tanto en la superficie como en el agua (desde running, skate o bici, hasta vela o canoa en el mar).

Otro buen plan es subir hasta la Ermita de la Virgen de Guía, un recorrido de unos 20 minutos que te permitirán contemplar el Mar Cantábrico en toda su extensión por primera vez en este viaje. Como ya os advertíamos, durante este viaje vais a caminar muchísimo, y no siempre por ciudad, por lo que recordad: calzado cómodo.

Visita por Asturias: Ribadesella

 
Otra opción en Ribadesella es visitar la Cueva de Tito Bustillo. Las entradas deben reservarse con antelación, ya que solo pueden acceder 15 personas por turno.
Puedes informarte de todo en su web: centrotitobustillo.com.
La cueva de Tito Bustillo pertenece al patrimonio de arte rupestre paleolítico protegido por la UNESCO, y por menos de ocho euros puede también disfrutarse del taller que imparten.
Antes de la retirada, en el centro de la ciudad el mejor plan sin duda es disfrutar de la comida que nos ofrece toda la zona norte de Asturias: buenas carne de vacuno y productos de mar.
En los restaurantes/sidrerías de la calle Marqueses de Argüelles seguro que encontráis algún sitio que termine por convencer a propios y extraños, aunque personalmente recomiendo “El Tarteru“: platos abundantes, mucha variedad, y un trato excelente de todo su personal.
Y no olvidéis de sacar un rato para disfrutar con los amigos acompañados de la primera sidra del viaje. Toda Asturias se verá mejor después de una sesión de risas con los tuyos. 

 

Autor: Mario Pardo
 
Lecturas relacionadas:

One Response

  1. Ana 2 años ago

Añadir Comentario