Hotel rural con especial encanto en Soria

Hotel Posada de Santa Quitería,
Calle Barrio Alto, 8,
Somaén. Soria.

Soria es tal vez una de las provincias menos conocidas de España, es la menos poblada y precisamente por ello sigue conservando un cierto aura de otros tiempos. Pequeños pueblos y aldeas ubicados muchos de ellos en un entorno de extraordinaria belleza en la que la naturaleza logra afirmarse como el verdadero protagonista del lugar.

El visistante tiene una amplia oferta de alojamientos, desde el Parador y otros grandes hoteles en Soria Capital hasta casas y hoteles rurales por toda la provincia. Para nuestra visita elegimos un hotel rural en el sur de la provincia, decisión que fue todo un acierto, pues el hotel Posada Real de Santa Quitería resultó ser un lugar soprendente, tanto por sus instalaciones como por un servicio simpático y personalizado.

Somaén cuenta con menos de 20 habitantes según el censo electoral pero, gracias a la admirable labor de restauración de las casas en el barrio alto donde se encuentra el hotel, se convierte en un pueblo bastante mas poblado durante los fines de semana y meses de verano. Está rodeado por elevados roquedales donde anidan decenas de buitres negros a los que se pueden ver sobrevolar rumbo a sus nidos por una ventana en el tejado del salon del hotel.

La Posada Santa Quitería (“Real” desde que los Príncipes de Asturias se alojaron en ella hace unos años) cuenta con varias habitaciones y suites amplias y originales, casí todas ellas con bonitas vistas al pueblo y/o a las montañas rocosas. También dispone de un castillo: una torre rehabilitada del s.XI con una habitación suite (algo oscuro pero muy original).

Nosotros nos alojamos en la Loft Rural, en una de las casitas de la casona del s.XVIII, con entrada y porche independiente. La renovación de la casona, así como de todo el hotel en general, ha sido llevado a cabo con una extraordinaria sensibilidad, respetando no solo los edificios en sí, sino también el entorno que les rodea.

Una de las paredes de nuestra habitación era la roca de la propia montaña.

Servicio muy amable y personal (¡tanto es así que en lamañan de nuestra salida la encargada nos atendió en pijama!), excelente desayuno, agradable cena (aunque la carta es un poco limitada) y una impresionante y enorme sala de estar que ocupa toda la planta superior de la casona principal y tiene vistas inmejorables del pueblo y las montañas. El hotel tiene piscina exterior, abierta durante los meses de verano, con otro mirador espectacular.

Excursiones a Soria desde la Posada de Quitería.

Medinaceli: A tan solo 15 minutos en coche está el pueblo pintoresco de Medinaceli, donde se puede visitar el casco antiguo y comer en uno de los restaurantes ubicados en el centro. Destacable el Castillo, la Plaza Mayor, el Arco romano y el Palacio de los Duques de Medinaceli

Berlanga del Duero: A unos 30 minutos de Somaén, nosotros comimos allí de vuelta al hotel después de pasar la mañana en El Burgo de Osma. Declarado conjunto histórico artístico en 1981, la villa fue una fortaleza amurallada (siglo XV). Un poco decepcionante el estado de conservación del casco antiguo, pero aun así digno de ver.

El Burgo de Osma: Esta ciudad singular está a una hora en coche y merece la pena visitar la Catedral, la Plaza Mayor, donde es muy agradable tomar un aperitivo y contemplar la actividad de la Plaza, y el casco antiguo. También recomendamos tomar un paseo hasta Osma siguiendo el cauce del rio por un camino muy agradable.

Soria: está a una hora de Somaén. Para mayor detalles ver: Guía de Soria