Buscando destinos para esquiar por Europa

Los 10 principales hoteles y chalets de esquí asequibles de Europa

Edelweiss Ski Chalet, Zell am See, Austria

En agosto, Ingrid y Anthony Beardmore y sus dos hijos, empacaron sus pertenencias en Derbyshire y se trasladaron a los Alpes austríacos. Compraron una casa grande en el pueblo de Uttendorf y la transformaron en un chalet B&B (alojamiento con desayuno incluido). Inaugurado el 1 de diciembre, cuenta con cuatro dormitorios -con paredes de color gris pálido, cubrecamas color crema y orquídeas-; un rincón infantil, con una Wii de Nintendo y juegos de mesa; y una sala de tratamientos de spa (Ingrid es esteticista). En 15 minutos en coche se puede llegar a las estaciones de esquí de Zell am See, Kitzbühel, Kaprun y Kitzsteinhorn (edelweiss-skichalet.com).

Hotel Chalet Dolomites, Alpe di Siusi, Italia

Este nuevo chalet con acceso directo a pista se encuentra en las faldas del Alpe di Siusi y se llega a él en teleférico. Abre el 19 de diciembre y cuenta con 14 habitaciones, todas ellas con balcón o terraza y un spa con sauna y sala de vapor para relajarse después de un día en la montaña. Alpe di Siusi, situado en el “lado soleado” de los Dolomitas (con alrededor de 300 días de sol al año), tiene 60 km de pistas preparadas -casi el doble que en Courmayeur- y hay una pista de esquí de fondo a tan sólo cinco minutos a pie del chalet. (chaletdolomites.it).

Hotel Spitzhorn, Gstaad, Suiza

Gstaad tiene numerosos hoteles de cinco estrellas, pero está tratando de deshacerse de su reputación de “lujo y riqueza” con la introducción alojamientos más asequibles. Abierto desde diciembre en Saanen-Gstaad, el hotel Spitzhorn cuenta con 50 habitaciones y ha sido reformado siguiendo un enfoque respetuoso con el medio ambiente: el agua del cuarto de baño de lujo y el spa (que cuenta con una piscina cubierta, un baño de vapor y una bañera Kneipp) se calienta con paneles solares; y un autobús eléctrico lleva a los huéspedes hasta las pistas. El pequeño pueblo está a cinco minutos en coche (o 25 minutos a pie) del centro de Gstaad, donde el forfait regional abarca 250 kilómetros de pistas (spitzhorn.ch).

Villa Americana, Champoluc, Italia

Esta casa situada en Ayas, a pocos kilómetros de Champoluc, fue construida por el abuelo de los propietarios, que emigró desde América en los años 50. Después de dos años de reformas, abre este invierno como B&B con seis habitaciones simples pero espaciosas, con baño privado, algunas de las cuales tienen vistas al macizo del Monte Rosa. Ir en bus a las pistas de Champoluc, parte de la zona de esquí de Monterosa, que alberga la estación de esquí más subestimada de los Alpes, tanto en pista como fuera de pista. Si los niños todavía tienen exceso de energía al final del día, se les puede soltar en el gran jardín de Villa Americana (bbvillaamericana.com).

Myrkdalen Hotel, Voss, Noruega

Inaugurado el pasado invierno, este hotel tiene unas habitaciones amplias (la suite de mayor tamaño tiene camas para 10 personas) que combinan tejidos modernos con viejas fotos en blanco y negro de Myrkdalen; y se encuentra justo en las laderas de la Estación de montaña de Myrkdalen (Myrkdalen Mountain Resort). Un nuevo telesilla de seis plazas, que se inaugurará en diciembre, duplicará la capacidad del complejo. Voss, la mayor estación de esquí del oeste de Noruega, está a un corto trayecto en coche y el hotel ofrece transporte gratuito hasta allí (myrkdalen.no).

Refuge du Christ, Méribel, Francia

No hay un chalet más “alejado de todo” que éste; se accede a él caminando (con o sin raquetas de nieve) durante una hora desde Le Villard, en Méribel Les Allues. Inaugurado para este invierno, el chalet está diseñado para ser totalmente autosuficiente en materia de energía: una caldera de pellets proporciona la calefacción, la electricidad se genera con paneles solares y los baños se abastecen con el agua de la lluvia. Tiene capacidad para 13 personas distribuidas en dos dormitorios simples pero espaciosos y dos dormitorios dobles; y las ventanas tienen vistas al Mont Blanc, Grande Casse y Mont Vallon. Se puede andar un poco para encontrar nieve o caminar con o sin raquetas de nieve hasta Le Villard para ir en bus a las pistas de Méribel (lerefugeduchrist.com).

Fairhotel Hochfilzen, Hochfilzen, Austria

Primer hotel de “energía pasiva” del Tirol austriaco se inauguró en noviembre. En el valle de Pillersee, el Fairhotel Hochfilzen está construido con madera sostenible y dispone de calefacción por energía solar. Tiene 32 habitaciones, con grandes camas con colchones Tempur y elegantes cuartos de baño privados. Hay una amplia red de senderos de esquí de fondo que parten de la misma puerta del hotel (el hotel ofrece clases y un servicio de alquiler de equipos) y se puede acceder a las estaciones de esquí cercanas de Fieberbrunn, Pillersee y Leogang mediante un autobús gratuito (fairhotel-hochfilzen.com).

L’Ours Blanc, Les Deux Alpes, Francia

Ideal para los esquiadores que buscan alojamiento con cocina, pero con un poco de estilo. Renovado de arriba a abajo, L’Ours Blanc dispone de 66 apartamentos con capacidad para entre dos y seis personas, decorados con suelos de madera oscura, una iluminación moderna y una cocina elegante, totalmente equipada. Tiene una piscina cubierta y un spa, aunque lo más probable es pasarse la mayor parte del tiempo en las pistas: L’Ours Blanc está a 100 metros del telesilla Diable, desde donde se puede acceder a muchos barrancos nevados del complejo (peakretreats.co.uk).

Hôtel Les Cimes, Le Grand-Bornand, Chinaillon, Francia

Les Cimes se encuentra en el centro de Le Grand-Bornand, a un tiro de piedra de las pistas y a menos de una hora en coche del aeropuerto de Ginebra. Sus 10 habitaciones y suites han sido renovadas recientemente en un estilo saboyano clásico: mucha madera, tejidos de cuadros, mantas de piel y antigüedades. También dispone de un nuevo spa con hammam, baño de vapor y sauna -perfecto para entrar en calor después de un día explorando la zona de 220 ​​kilómetros de terreno de esquí y la extensa red de pistas de esquí de fondo (hotel-les-cimes.com).

La Luge, Cervinia, Italia

Situado a las afueras de Cervinia (hay un autobús de uso privado para los huéspedes), cuenta con cinco habitaciones decoradas en estilo alpino italiano clásico: paredes, techos y suelos de pino y camas grandes. También hay una sauna para calentarse después de pasar el día en la montaña. Cervinia cuenta con algunas de las mejores pistas rojas de los Alpes, incluyendo la pista Ventina de 8 kilómetros de largo (lovevda.it).

¡Y a disfrutar!

Fuente

Lecturas relacionadas:

Añadir Comentario