¿Sabes cuál es la dosis correcta de paracetamol para un niño?

 

El paracetamol es un medicamento que ayuda a reducir el dolor y la fiebre.

 
El paracetamol es un fármaco, y como tal no se debe abusar de él, ya que la sobredosis puede provocar efectos secundarios que pueden ser peligrosos para la salud del niño.La fiebre es una respuesta normal del organismo frente a una infección, y no es perjudicial en sí misma, por lo que no es necesario dar paracetamol en el caso de que el niño tenga poca fiebre (menos de 38ºC).

¿Sabes cuál es la dosis correcta de paracetamol para un niño?

 

 
Antes de cada dosis, es importante recordar que es necesario ajustar la dosis al peso del niño y comprobar que la concentración del paracetamol corresponde con la dosis que se debe administrar.Se debe esperar por lo menos 4 horas entre cada dosis y no dar más de 4 veces cada 24 horas.
 

¿Cuánto tiempo tarda el paracetamol en hacer su efecto en los niños?

 

Esto va a depender de cada niño, aunque el paracetamol parece tener un efecto máximo entre 1 hora y media y 3 horas después de su administración, aunque los niveles de dolor y temperatura pueden comenzar a bajar antes.
Uso de paracetamol en niños

¿Cuál es la dosis correcta?

 

La dosis correcta va a depende del peso del niño y de la concentración del paracetamol.A modo orientativo, y para una dosis de paracetamol de 100 mg/ml, la cantidad de paracetamol en función del peso del niño es:
                         PESO DEL NIÑO             
 
              DOSIS DE PARACETAMOL cada 6 horas                     (100 mg/ml)
3 kg
0,45 ml
6 kg
0,90 ml
9 kg
1,35 ml
12 kg
1,8 ml
16 kg
2,4 ml
20 kg
3 ml
24 kg
3,6 ml
30 kg
4,5 ml
 
Para otras concentraciones de paracetamol las cantidades pueden variar, por lo que antes de administrarlo debe consultarlo previamente con su médico o farmacéutico.Los jarabes de paracetamol suelen llevar dentro del envase una jeringa o un cuentagotas que son muy útiles para medir las dosis. 

¿Qué pasa si mi hijo toma demasiado?

El abuso en el consumo de paracetamol puede dañar el hígado de un niño.
 
Aunque es muy poco frecuente, en el caso de que el niño muestre signos de sobredosis, como sensación de malestar, náuseas, vómitos, diarrea, piel u ojos amarillos, falta de apetito, confusión o somnolencia extrema, se debe acudir inmediatamente a un hospital o a un centro médico cercano.Seguir leyendo:

Añadir Comentario