Trastornos alimentarios en la menopausia

Problemas con la comida en la menopausia

La obsesión por los cuerpos perfectos ha hecho que aparezcan muchos trastornos alimentarios en adolescentes y mujeres adultas jóvenes, obsesionadas con las modelos de las revistas y desesperadas por encajar.

Sin embargo, los trastornos alimentarios son un problema mucho más complejo y afecta a las mujeres (y hombres) durante toda la vida, independientemente de su edad.

Trastornos alimentarios en la menopausia
 

Trastornos de la alimentación durante la perimenopausia

Un número significativo de mujeres en la mediana edad se ven afectadas por una conducta alimentaria disfuncional.

La anorexia nerviosa y la bulimia nerviosa, trastornos que se pensaba estar presente sobre todo en la adolescencia, parecen estar presentes en aproximadamente el 4% de las mujeres de mediana edad.

Algunas mujeres han sufrido trastornos de la alimentación durante toda su vida, o lo han tenido en la adolescencia y ha vuelto a reaparecer en la menopausia. Sin embargo, en muchos casos, el trastorno alimentario se desarrolla por primera vez durante la perimenopausia.

 

Comer compulsivamente

Mientras que las mujeres jóvenes son más propensas a caer en hábitos alimenticios severamente restrictivos (anorexia), las mujeres de mediana edad tienden a tener más de un problema con los atracones.

Muchas veces, estos trastornos alimenticios no se producen de forma aislada. En casi la mitad de los casos, las mujeres que sufren de trastornos alimentarios también tienen síntomas de ansiedad o depresión en algún momento de su vida.

Aquellas con mayor estrés o cuya salud mental o física es peor, o tienen menos apoyo son más propensas a tener algún problema con la alimentación y depresión o ansiedad.

 

¿Cómo afectan estos trastornos alimentarios a la salud de la mujer?

Además de repercusiones psicológicas y sociales, los trastornos de la alimentación en la perimenopausia se asocian con mayores cantidad de problemas de salud que cuando ocurren en mujeres más jóvenes.

Algunos síntomas pueden ser relativamente benignos, como dolores de cabeza y debilidad, pero otros pueden ser mucho más graves como anorexia nerviosa o bulimia, o problemas médicos como daño en los dientes, osteoporosis, arritmias o daño esofágico.

Comer compulsivamente (atracones), además de provocar sobrepeso, también que pueden aumentar el riesgo de desarrollar diabetes, daño en las articulaciones, enfermedades cardiovasculares, accidentes cerebrovasculares o demencia.

 
 

Perimenopausia, un momento especialmente vulnerable para algunas mujeres

La perimenopausia, como la adolescencia, es un período asociado con un cambio hormonal significativo.

Antes se pensaba que durante la perimenopauia solo se producía una disminución de los niveles de estrógeno. Pero ahora se sabe que el estrógeno, y otras hormonas ováricas, fluctúan significativamente durante la perimenopausia, y que el estrógeno puede llegar a alcanzar niveles superiores a los observados en la adolescencia.

Probablemente son estas fluctuaciones hormonales las que predisponen a algunas mujeres a desarrollar un trastorno alimentario.

 

Seguir leyendo: 

Añadir Comentario