8 Consejos para mantener una buena salud vaginal

Todas las partes del cuerpo necesitan ser cuidadas, y la parte más íntimas del cuerpo de una mujer no es diferente. 

Una vagina sana tiene un pH ácido (aproximadamente de 3,8 a 4,5) y contiene bacterias beneficiosas que ayudan prevenir las infecciones y a mantener un nivel de pH adecuado.

Una vagina saludable también secreta pequeñas cantidades de flujo para mantenerla limpia.
Consejos para mantener una buena salud vaginal

 

Cualquier alteración de estas condiciones puede provocar la aparición de una irritación o infección vaginal.

Aquí te dejamos algunos consejos simples, pero eficaces para mantener la salud vaginal:

1. Lavar sólo con agua tibia.

Para mantener la vagina limpia no es necesario el uso de ningún jabón ni producto químico.

Pero si se usan, se deben evitar los jabones o limpiadores fuertes en la vulva y/o en la vagina, ya que estos también pueden afectar el equilibrio de pH saludable y favorecer el crecimiento de bacterias y la aparición de infecciones.

2. Evitar las duchas vaginales.

Las duchas vaginales pueden interferir con los niveles de pH de la vagina, haciéndola más propensa a sufrir infecciones

3. Mantener una buena higiene durante la menstruación.

La probabilidad de contraer una infección vaginal aumenta durante la menstruación.
Durante este periodo los cambios hormonales provocan desequilibrios en el pH vaginal, que junto con la sangre y el uso de artículos sanitarios como compresas y tampones, puede hacer que se sufran más infecciones.
Es importante cambias los tampones y compresas varias veces al día.

4. Usar ropa interior de algodón.

La ropa interior de algodón permite una buena transpiración y por tanto evita el desarrollo de condiciones de humedad que favorecen el crecimiento de levaduras y bacterias que podrían conducir a la aparición de una infección.

En caso de usar ropa interior hecha de tejidos sintéticos hay que asegurarse que la zona que se encuentra en contacto directo con la vagina tenga un forro de algodón. 

5. Mantener una dieta saludable.

Llevar una dieta equilibrada y beber mucho líquido es clave para la salud vaginal y reproductiva. 

6. Orinar después del sexo.

Durante el coito, algunas bacterias pueden pasar a la uretra, y acabar provocando una infección de orina. Por lo que al orinar después de la relación sexual puede ayudar a eliminar las bacterias y así evitar una infección urinaria. 

7. Comer mucha fruta.

Además de con una buena higiene, comer fruta como arándanos, piña o fresas puede mejorar el olor de los fluidos segregados por la vagina. Además las frutas tiene un alto contenido de agua, lo que ayudará a mantener el nivel de hidratación lo que ayudará a limpiar el cuerpo de toxinas y así reducir los malos olores.

8. Realizar exámenes ginecológicos regulares. 

 

 

 

 

Seguir leyendo:  

Añadir Comentario

Subscribe!