Qué es la preeclampsia

Qué es la preeclampsia

 

La preeclampsia es una de las complicaciones más comunes que puede ocurrir durante un embarazo. 

 

¿Qué es la preeclampsia durante el embarazo?

 

La preeclampsia, también conocida como toxemia o pre-eclampsia, durante el embarazo se produce cuando hay un brusco incremento de la presión arterial, proteinuria (exceso de proteínas en la orina) e hinchazón en cara, manos y pies (edema).
Si la preeclampsia no se trata, puede acabar en una eclampsia, una condición mucho más grave que puede provocar convulsiones e incluso la muerte tanto de la madre como del niño.
Por lo general , la preeclampsia se produce después de 20 semanas de gestación y hasta seis semanas después del parto, aunque en casos raros puede ocurrir antes de 20 semanas.

¿Por qué se produce la preeclampsia? 

 

Parece que la preeclampsia se debe a un problema en el desarrollo de la placenta. Los pequeños vasos sanguíneos que existen inicialmente dentro de la placenta con el tiempo deberían convertirse en arterias. Si no se forman estas arterias, la placenta no funciona correctamente, causando la hipertensión arterial, el hinchazón y pudiendo desencadenar problemas en los riñones.Aunque no está muy claro cuáles son las causas de la preeclampsia durante el embarazo, existen varias teorías al respecto:

  • Un exceso de un gen relacionado con la regulación del sistema inmunológico.
  • Exposición a la contaminación del aire por el tráfico.
  • Altos niveles de enzima CYP2J2 en las células de la placenta y de la pared uterina.



¿Quienes tienen más riesgo de sufrir preeclampsia?

 

Tienen más riesgo de sufrir preeclampsia las mujeres:
  • en su primer embarazo.
  • mayores de 40 años y menores de 20 años.
  • con antecedentes de hipertensión antes del embarazo.
  • con antecedentes familiares de preeclampsia. Una mujer cuya madre o hermana tuvieron preeclampsia, tiene un mayor riesgo de sufrirla.
  • con antecedentes personales de preeclampsia, es decir si ha sufrido de preeclampsia en otros embarazos.
  • que sufren enfermedades crónicas como diabetes.
  • con embarazos múltiples.
  • con un índice de masa corporal igual o mayor de 30.

 

¿Qué consecuencias puede tener la preeclampsia?

 

La preeclampsia puede tener algunas consecuencias a largo plazo para el desarrollo del bebé. El principal efecto de la preeclampsia sobre el feto es una reducción de su crecimiento, ya que el suministro de sangre a la placenta está restringido.Existen estudios que han demostrado que una presión arterial alta durante el embarazo puede afectar las habilidades cognitivas del bebé.

¿Cuáles son los síntomas de la preeclampsia? 

 

  • Síntomas leves de preeclampsia:
    • Presión arterial alta (hipertensión).
    • Hinchazón o retención de líquidos (edema) en manos, pies, tobillos y cara.
    • Presencia de proteínas en la orina (proteinuria).
Muchas mujeres embarazadas van a experimentar hipertensión e hichazón por la retención de líquidos, pero esto no necesariamente va a implicar la existencia de preeclampsia. La señal más clara de la existencia de preeclampsia es la presencia de proteínas en la orina.
  • Síntomas graves de preeclampsia:
    • Dolor de cabeza.
    • Dolor abdominal (epigástrico).
    • Dolor en la parte baja de la espalda.
    • Visión borrosa e intolerancia para tolerar la luz brillante.
    • Orinar con poco frecuencia.
    • Cansancio y malestar general.
    • Náuseas y vómitos.

¿Cómo se diagnostica la preeclampsia? 



Para el diagnóstico de preeclampsia se tienen en cuenta:
 

  • La hipertensión. Una presión arterial alta, es decir por encima de 140/90 mm Hg es anormal en el embarazo.
  • Presencia de proteínas en la orina. Este parámetro solo puede ser detectado mediante el análisis de una muestra de orina.
  • Análisis de sangre. De este modo se comprueba el estado funcional de los riñones y el hígado, además de la coagulación de la sangre.
  • Ecografía fetal. La preeclampsia afecta al crecimiento fetal, por lo que mediante una ecografía se puede comprobar el crecimiento del feto además de su movimiento y su ritmo cardíaco.

 

¿Cómo se trata la preeclampsia?



La preeclampsia sólo desaparece tras el parto, por lo que en casos graves, y cuando se diagnostica al final del embarazo, puede ser aconsejable adelantar la fecha de parto.
En fases muy tempranas de la gestación o cuando los síntomas de la preeclampsia son leves puede ser aconsejable:

  • guardar reposo estricto en la cama, y sólo sentarse o levantarse cuando sea realmente necesario.
  • guardar reposo. En otros casos se permite descansar en un sillón pero limitar estrictamente cualquier tipo de actividad física.

Sin embargo, y sobre todo cuando la preeclampsia ha sido diagnosticada en fases muy tempranas del embarazo, el médico puede decidir hacer uso de algún fármaco como:

  • antihipertensivos. Para disminuir la presión arterial.
  • corticosteroides. Que además de mejorar las plaquetas y el funcionamiento del hígado, acelera el desarrollo de los pulmones del bebé, lo cual puede ser importante en el caso de tener que adelantar el parto.

En todos los casos, será necesario un control exhaustivo de la presión arterial, de los niveles de proteínas en la orina y del crecimiento del bebé. En ocasiones puede ser necesaria la hospitalización de la madre para asegurar un reposo continuo y un control más estricto.
Es muy importante controlar la presión arterial durante el embarazo ¿Conoces cuál es tu presión arterial? ¿Eres hipertensa?
Seguir leyendo:

Añadir Comentario