Pruebas para el diagnóstico del cáncer colorrectal

En sus primeras etapas aumenta mucho la probabilidad de curación

A menudo la detección del cáncer colorrectal se produce después de que aparezcan los síntomas.

La mayoría de las personas con cáncer de colon en estadios tempranos no tienen síntomas de la enfermedad, y solamente comienzan a aparecen cuando la enfermedad está más avanzada.

Pruebas para el diagnóstico del cáncer colorrectal

Si la detección, el diagnóstico y el tratamiento del cáncer colorrectal se produce en estadios iniciales las probabilidades de curación aumentan.

Las técnicas de detección y los procedimientos de diagnóstico más utilizados en el cáncer colorrectal son:

Prueba de sangre en las heces

Con esta prueba se detecta la presencia de sangre en una muestra de heces del paciente.

Esta prueba no es fiable al 100% ya que no todos los tipos de cáncer colorrectales producen sangrado, por tanto pueden aparecer resultados falso negativo, es decir que no se detecte la presencia de sangre en las heces pese a que el paciente si que pudiera tener cáncer. 
Además, si se detecta sangre, esto puede ser causado por otras enfermedades o condiciones como las hemorroides.  

Marcadores de ADN

Con esta prueba se buscan algunos marcadores de ADN presentes las células del cáncer de colon o en los pólipos precancerosos, y que son eliminadas en las heces.

Esta prueba es mucho más precisa para la detección de cáncer de colon, pero no es capaz de detectar todas las mutaciones de ADN relacionadas con la presencia de tumores.  

Sigmoidoscopia flexible

El sigmoidoscopio es un tubo flexible, delgado y con luz, con el que el médico examina el recto del paciente y el colon sigmoide (es la parte del colon previa al recto).

Aunque la prueba no es dolorosa, si que puede resultar un poco incómoda.
Con la sigmoidoscopia sólo se pueden detectar pólipos o lesiones precancerosas presentes en la parte final del colon y en el recto.  

Enema de bario y rayos X

El bario es un líquido de contraste que se introduce dentro del intestino del paciente en forma de enema, cubre el revestimiento del intestino y crea una imagen clara del recto y de la parte final del colon. En ocasiones, este procedimiento se realiza junto con una sigmoidoscopia para poder detectar, con el enema de bario de rayos X, los pólipos pequeños.  

Colonoscopia

El colonoscopio, es un tubo flexible mucho más largo que un sigmoidoscopio, que está unido a una cámara de vídeo y a un monitor. Con este procedimiento se puede visualizar la totalidad del colon y del recto.

Los pólipos detectados durante una colonoscopia pueden ser retirados durante la realización de la prueba. Se trata de un procedimiento indoloro, aunque en ocasiones es necesario administrar algún sedante suave a los pacientes para que puedan someterse a la prueba con más tranquilidad.  

Colonoscopia virtual

Mediante una tomografía computarizada (TAC) se toman imágenes del colon.

Aunque es una técnica poco invasiva y bien tolerada por los pacientes, es poco fiable ya que los resultados que con ella se obtienen no son determinantes.
Si se detecta algo anormal, el paciente tendrá que someterse a una colonoscopia convencional.  

Ecografía

Esta técnica se utiliza principalmente para detectar la presencia de metástasis.  

Resonancia magnética

Este procedimiento permite la formación de imágenes tridimiensionales del intestino, lo que puede resultar muy útil para el diagnóstico.

 
 
 
Seguir leyendo: 

Añadir Comentario