Cáncer de intestino delgado

Aunque el intestino delgado constituye las tres cuartas partes del sistema digestivo, el cáncer en esta zona es poco frecuente

Cáncer de intestino delgado
 
El intestino delgado forma parte del sistema digestivo y se extiende entre el estómago y el intestino grueso. Se divide en duodeno, yeyuno e íleon, y es el responsable de la descomposición de los alimentos para permitir que las vitaminas, minerales y nutrientes puedan ser absorbidos por el cuerpo. 

Síntomas del cáncer del intestino delgado

Los síntomas del cáncer del intestino delgado pueden ser difíciles de diagnosticar. Entre los síntomas más comunes se incluyen:

  • Heces de color oscuro o negro debido a sangrado en el intestino delgado.
  • Dolor o calambres abdominales.
  • Anemia.
  • Obstrucción intestinal. Que puede causar vómitos, estreñimiento, dolor y sensación de hinchazón en el abdomen. Esta es una condición grave que por lo general se produce de repente y necesita ser tratada con cirugía.

 

Tipo de cáncer de intestino delgado

Hay cuatro tipos principales de cáncer de intestino delgado:
  • Adenocarcinoma. Este es el tipo de cáncer de intestino delgado más común. Comienzan en el revestimiento del intestino.
  • Sarcoma.
  • Tumor neuroendocrino. Este tipo de cáncer comienza a partir de células que producen hormonas en el intestino delgado.
  • Linfomas, generalmente de tipo no Hodking.

 

Factores de riesgo del cáncer de intestino delgado

Aunque la causa de la mayoría de los cánceres del intestino delgado es desconocida, existen algunos problemas intestinales no cancerosos que parece que podrían aumentar el riesgo de desarrollar cáncer de intestino delgado. Estas condiciones incluyen:

  • Enfermedad de Crohn.
  • Enfermedad celíaca.
  • Síndrome de Peutz-Jegher.
  • Cáncer de colon.
  • Poliposis adenomatosa familiar.

 

¿Cómo se diagnostica un cáncer de intestino delgado?

 La colonoscopia y la endoscopia son las prueba que normalmente se utilizan para diagnosticar el cáncer de intestino delgado. Con la endoscopia se puede observar el interior del duodeno y la parte superior del yeyuno, y con la colonoscopia se puede examinar la parte inferior del íleon.

En estos exámenes se pasa suavemente un tubo delgado, por la garganta en el caso de la endoscopia, o por el ano en el caso de la colonoscopia. Este tubo posee una luz y una lente en el extremo que permite visualizar la mayoría del intestino delgado. Las radiografías con bario es otra prueba útil para detectar la presencia de cáncer de intestino delgado. Con esta prueba se debe beber un líquido que contiene bario, una sustancia que aparece blanca en una placa de rayos x, y permite encontrar cualquier anomalía.  

¿Cómo ser trata el cáncer de intestino delgado?

El tratamiento de un adenocarcinoma de intestino delgado va a depender de una serie de factores, como son el estado de salud general, la posición y el tamaño del cáncer y si se ha diseminado a otras áreas del cuerpo.

Los tratamientos más comunes son:

  • La cirugía es el tratamiento principal para el cáncer del intestino delgado. Mediante la cirugía se retira la sección afectada del intestino y se vuelven a unir los intestinos. Si por alguna razón esto no es posible, el extremo del intestino se abre a la pared abdominal formando un estoma, mediante un procedimiento que se conoce como ileostomía, con la cual se debe recogen las deposiciones en una bolsa.

Por lo general, la ileostomía suele ser temporal, y después de un tiempo los extremos del intestino vuelven a unirse.

  • Radioterapia. No suele ser un tratamiento común en el cánceres de intestino delgado, aunque en ocasiones puede ser utilizado después de la cirugía o en combinación con la quimioterapia.
  • Quimioterapia. Puede ser utilizada para tratar el cáncer de intestino delgado, ya sea en combinación con radioterapia o cirugía.
 
 
Seguir leyendo: 

Añadir Comentario