Insomnio en la menopausia

X

Los cambios hormonales que se producen durante la menopausia afectan a la capacidad de las mujeres para conciliar el sueño.

Durante la menopausia, los ovarios de una mujer disminuye gradualmente la producción de estrógeno y progesterona.

La progesterona es una hormona que estimula el sueño, y los estrógenos también puede provocar que el sueño se vea más afectado por factores que afectan al sueño como el estrés.

La calidad del sueño también puede verse afectado por otros síntomas asociados a la menopausia como los sofocos. Cuando los sofocos se producen durante la noche, pueden provocar que la mujer se despierte y que luego tarde en volver a dormirse nuevamente. 

Además de los cambios hormonales que pueda estar experimentando, la menopausia puede suponer muchos cambios sociales en la vida de una mujer que también pueden afectar al sueño. Ya sea por la jubilación, que los hijos se han emancipado o que se está sintiendo algo de la llamada crisis de la mediana edad, el estrés puede llegar en esta nueva fase en la vida, e interferir con la capacidad para dormir.

insomnio-menopausia-euroresidentes
 

¿Qué podemos hacer para evitar el insomnio asociado a la menopausia?

El tratamiento del insomnio va encaminado a tratar las causas que lo produce:
  • Medidas generales.

Mantener una buena alimentación, como la dieta mediterránea que disminuye los sofocos y la sudoración, así como bajar de peso y realizar una actividad física son algunas de importantes para contrarrestar los efectos secundarios de los cambios hormonales en la menopausia.

  • Medidas farmacológicas.

La terapia de reemplazo hormonal complementa la falta de estrógenos, y siempre que un médico lo recomiende, puede ayudar a paliar la falta de sueño. El tratamiento psiquiátrico (hipnóticos, ansiolítico y antidepresivos) o el uso de la píldora anticonceptiva de baja dosis, para estabilizar las fluctuaciones leves de estrógenos que pueden estar ocurriendo también pueden ser útiles con los problemas de sueño.

  • Otras medidas.

El uso de isoflavonas de soja, el trébol rojo o la combinación de ambos reduce considerablemente los sofocos en la menopausia y a su vez el trastorno del sueño. También puede ser necesario ayuda psicológica (que le ayude a enfocar de otra forma los problemas personales o familiares y laborales que le impidan dormir bien).

La acupuntura, el shiatsu, los masajes y el yoga pueden ayudar a algunas mujeres a sertirse más estables y relajadas, y por tanto pueden favorecer el sueño.Insomnio en la menopausia
 

Seguir leyendo: 

X

8 Respuestas

  1. Anónimo 3 años ago
    • raquel 3 años ago
  2. Anónimo 3 años ago
    • raquel 3 años ago
  3. Anónimo 2 años ago
    • raquel 2 años ago
  4. clinica del sueño 6 meses ago
    • Raquel Pomares Raquel Pomares 6 meses ago

Añadir Comentario

Subscribe!