¿Cómo saber si mi hijo tiene sarampión?

¿Qué es el sarampión?

El sarampión es una infección viral muy contagiosa que aparece con mayor frecuencia en niños.

Esta causado por un virus que crece en las células que recubren la parte posterior de la garganta y los pulmones.

Se caracteriza por típicas manchas en la piel de color rojo (exantema), fiebre, tos, rinitis, conjuntivitis y un estado general debilitado. En casos más graves puede causar inflamación en los pulmones y el cerebro.

Aprende a conocer sus síntomas.

¿Cuáles son los síntomas del sarampión? 

El primer signo del sarampión suele ser fiebre alta. Comienza entre 10 y 12 días después de la exposición al virus, y dura entre 4 y 7 días.

¿Cómo saber si mi hijo tiene sarampión?

En la fase inicial, el paciente puede presentar rinorrea, tos, ojos llorosos y rojos, así como pequeñas manchas blancas en la cara interna de las mejillas.

Al cabo de varios días aparece un exantema, generalmente en el rostro y en la parte superior del cuello, que se extiende en unos 3 días, acabando por afectar a manos y pies. 

El exantema dura de 5 a 6 días, y luego desaparece. El intervalo entre la exposición al virus, y la aparición del exantema oscila entre 7 y 18 días (media de 14 días).

¿Cómo se contagia el sarampión?

El virus del sarampión es muy contagioso.

Se propaga a través de las pequeñas partículas de saliva que se producen al toser y/o estornudar.

El virus permanece activo y contagioso en el aire, o sobre superficies infectadas, durante un máximo de 2 horas.

Puede ser transmitido por una persona infectada a partir de 4 días antes de la aparición de la erupción y 4 días después de que la erupción aparezca.

¿Es grave el sarampión?

El sarampión suele ser leve o moderadamente grave.

Los casos graves suelen aparecer en niños con problemas de salud previos como pequeños malnutridos, y sobre todo en los que no reciben aportes suficientes de vitamina A o cuyo sistema inmunitario se encuentra debilitado por el VIH/SIDA u otras enfermedades.

Las complicaciones más graves son:

  • Ceguera
  • Encefalitis (1 de cada 1000-2000 casos),
  • Diarrea grave
  • Infecciones del oído
  • Infecciones respiratorias graves, como la neumonía.

Las personas que se recuperan del sarampión son inmunes por el resto de sus vidas.

¿Cómo se previene el contagio de sarampión?

Lo más importante es la vacunación.

En la mayoría de los países desarrollados, existe un calendario de vacunación contra el sarampión, la parotiditis y la rubéola (triple vírica)

La primera dosis se recomienda entre los 12 y los 15 meses, pero cuando se producen brotes epidémicos o antes de un viaje internacional se aconseja vacunar incluso antes de los 12 meses.

La segunda dosis se administra entre los 4 y 6 años.

Además de la vacunación, es importante evitar el contacto con personas infectadas.

¿Existe tratamiento para el sarampión?

No hay tratamiento médico específico para el sarampión.

El único tratamiento es de apoyo para aliviar los síntomas:

  • Beber muchos líquidos y descansar puede ayudar en la recuperación.
  • Para la fiebre, se puede administrar un fármaco antipirético que no contenga ácido acetilsalicílico, como el paracetamol.
  • Mantener una luz tenue. El sarampión puede producir que los ojos se irriten y que sean sensibles a la luz

 

Lecturas relacionadas:

Añadir Comentario