Cómo teñirse el pelo en casa: algunos consejos para hacerlo bien

Teñirse el pelo en casa uno mismo es una solución práctica y económica y estos días con las peluquerías cerradas por el confinamiento es la única opción a la que podemos recurrir.

Tintarse el pelo en casa es relativamente sencillo si lo haces de la forma correcta y tienes en cuenta algunas precauciones. Me he teñido muchos años el pelo en casa y esto es lo que aprendido.

Elegir el tinte y otras consideraciones a tener en cuenta

El primer paso es elegir el tinte correcto y hay algunas cosas que tienes que tener en cuenta:

  • Cuando te tiñes el pelo en casa mantente dentro de 2 tonos arriba o abajo de tu color actual. Si tienes raíces de otro color ese es tu color de base, no el color que te queda de tu último tinte.
  • Un tinte no aclara nunca otro tinte, si te pones un tono más oscuro no podrás volverlo más claro, si tienes dudas entre que tono elegir, elige siempre un tono más claro del que te guste.
  • En los tintes los tonos con los números más altos suelen ser los más claros y los más bajos, los más oscuros. Por lo tanto un tono 4 es más fuerte que un tono 5
  • El resultado final siempre estará entre un mix de tu color actual y el de la foto de la caja.
  • Si llevas mechas las mechas quedarán más claras.
  • Elige un tinte natural o sin amoniaco, los tintes naturales te ayudan a purificar el cuero cabelludo, evitan la caída, aportan textura, te dan un brillo natural y sedoso,  fortalecen la melena y te ahorras posibles problemas si tienes la piel sensible.
  • El tinte se adhiere mejor al pelo si el pelo no está limpio a la hora de aplicarlo.
  • Un par de días antes de aplicar el tinte, ponte una mascarilla nutritiva para que el pelo esté más protegido antes de teñirlo.
  • Compra dos cajas si tienes el pelo muy largo para no te falte tinte. 
  • Si tienes el cabello corto, puedes guardar (sin mezclar) el tinte que no uses y el revelador. Mezcla solo la mitad
  • Si estás pensando en un cambio un poco más atrevido haz una prueba antes en un mechón para ver el resultado sobre tu cabello. Este paso también es recomendable hacerlo para prevenir posibles reacciones alergias al producto.

Prepara todo lo que necesitas

Antes de empezar prepara todo lo que vas a usar como si fueras un cirujano, el tinte, el recipiente donde lo vas a mezclar, si puedes hacerte con un kit de tintado mejor (bol, brochas y capa de peluquería), hay tintes que lo incluyen, hay otros que incluyen una botellita con aplicador.

Necesitas un bol para mezclarlo y una brocha o peine como la que usan en las peluquería para separar las secciones del pelo, si no tienes o no lo puedes conseguir puedes usar un bol de plástico y una cuchara para mezclar y un peine de puas finas para poder extender bien el tinte. 

Necesitarás unos guantes de plástico o de látex, habitualmente suelen venir con el tinte, pero a veces son un poco finos y se rompen.

Otra cosa necesaria son las pinzas para poder sujetar el cabello en secciones y después sujetarlo (sobre todo si tienes el pelo largo) en la parte superior de tu cabeza.

Un reloj o temporizador para controlar el tiempo que tienes que tener puesto el tinte

Protege tu piel del tinte o de las salpicaduras

El tinte mancha, así que vas a necesitar también una camiseta vieja o camisa con botones delanteros o ve desnudo para poder lavarte después el pelo cómodamente en la ducha. Otra opción es usar una capa impermeable como la de las peluquerías, si tienes puedes usar una toalla vieja, póntela sobre los hombros y busca una pinza para cerrarla por delante y que no se te caiga al levantar los brazos para ir tintando si te lo tiñes tu misma/o.

Importante si no quieres acabar con toda la zona de la frente y orejas teñida, untar con vaselina, bálsamo labial o crema Nivea (la de la caja azul) la parte superior de tu frente, contorno de tus orejas, la base de la nuca y todo lo que limita entre la raíz de tu pelo y tu piel, así evitarás manchar tu cara. Pon al menos 2 dedos de protección de crema, vaselina o bálsamo.

Ten a mano también toallitas para ir limpiando posibles salpicaduras de tinte límpialas enseguida, sobre todo si te has manchado la cara. Si manchas el suelo o el baño haz lo mismo límpialo enseguida con una toallita para que no manche tu baño.

Sigue las instrucciones al pie de la letra

Fundamental seguir las instrucciones, no improvises a menos que seas un experto/a en química. Seguir las instrucciones al pie de la letra te garantizará un mejor resultado.

tintar el pelo en casa

Cómo aplicar el tinte

Peina bien tu pelo antes de empezar para deshacer posibles enredos, separa tu pelo en secciones y empieza por la raíz, hasta las puntas. 

Si tienes canas cubre primero la raíz y después pasa a cubrir el resto del pelo. Aplica primero el tinte en las zonas las raíces. Pasados 25 minutos de exposición en esa parte, coloca el tinte en las puntas y vuelve a poner tinte en toda la zona que ya habían sido teñidas antes. Dejamos actuar el producto durante 5 o 10 minutos, así se refrescara el pigmento en esa zonas. 

Si no tienes raíces que cubrir  y quieres conseguir un color uniforme, aplica primero el tinte a unos 2 centímetros del cuero cabelludos y ve cubriendo hacia los extremos, esto es porque el calor de la cabeza hace que el color sea más intenso en la raíz, después a mitad del tiempo de reposo termina y cubre la raíz.

Si no tienes pincel (es lo más recomendable para un mejor acabado), usa la botellita con aplicador que suele venir en en la caja, tus dedos el o un cepillo de dientes para las zonas de la raíz, para terminar cuando ya tienes el tinte por todo el cabello, usa un peine de puas finas que te ayude a repartir el tinte de forma uniforme por todo el cabello, finalmente recoge el pelo en la zona superior de tu cabeza y deja reposar el tiempo estimado por el fabricante. Puedes cubrirlo con un gorro de ducha mientras esperas 🙂

Enjuga tus guantes porque los vas a usar después para lavar el cabello. 

Aclara bien el pelo y dale un extra de hidratación

El paso final una vez pasado el tiempo es volver a ponerse los guantes y lavar tu pelo con abundante agua y champú hasta que el agua salga limpia para asegurarnos de que no queden restos de tinte , finalmente seca el pelo con una toalla y coloca el acondicionador que viene con el tinte para darle el acabado final desde la mitad del pelo hasta las puntas y déjalo durante unos minutos para que hidrate el pelo, extiéndelo bien con ayuda de un peine. Termina el aclarado final con agua tibia o lo más fría que puedas, así la cutícula del pelo se cierra y el tinte se agarra mejor.

Después seca tu cabello como haces habitualmente y ya lo tienes. A veces el color de inicio no es el esperado pero ten un poco de paciencia porque cuando pasan un par de días el tinte se va matizando, si no te convence el color final tendrás que esperar y elegir otro tono si el de inicio no te convence para el mes siguiente.

Es un proceso entretenido y a veces puede resultar un poco engorroso al principio pero una vez te acostumbras es relativamente cómodo y mucho más barato que hacerlo en la peluquería. 

Os dejo un par de vídeos para con el resumen del proceso

 

 

Si tenéis algún truco para teñir vuestro pelo en casa podéis dejarnos un comentario y compartirlo

 

Lecturas relacionadas

Añadir Comentario