¿Quieres ser más productivo? Prueba estos 3 trucos tan raros

Parece que 24 horas a veces no son suficientes para todo lo que hay que hacer en un día. Estos 3 trucos de productividad son poco convencionales pero insisto a que les deis una oportunidad y comprobéis si tienen algún impacto. 

trucos para ser productivo

1. Un seguimiento de tu tiempo 

No me refiero a una simple agenda o a Google Calendar. Lo que digo es no perder de vista el tiempo que dedicas a cada tarea en particular. Esto tiene el efecto psicológico de jugabilizar (expresión inventada por mí que se refiere a hacer como un juego) tu tiempo de trabajo. 

A veces simplemente con saber que el reloj no se detiene a una hora precisa es motivación suficiente para intentar y ver cómo de eficiente eres haciendo algo. Una de mis herramientas favoritas para esto es Toggl. Escribes la tarea en la que estás trabajando y pulsas el botón de inicio. Paras el cronómetro cuando hayas terminado. Así podrás ver las tareas que se comen gran parte de tu tiempo, las que menos, cómo administrarlas..en definitiva, una información muy útil para que aprendas a ser más productiv@. 

Dato Importante: acabo de ver que Tom Morkes, de la empresa Insurgent Publishing ha publicado recientemente un informe indicando un aumento del 238% de la productividad en su empresa usando este sistema. 

2. Duchas frías 

ducharse con agua fría más productividad

Te prometí una lista rara, ¿no? Bueno, pues no me he pegado una ducha caliente en por lo menos 3 meses. 

Pero aquí está la cosa: parece que hay algo en ese desafío mental del agua fría golpeándote que te motiva a desechar todas las estupideces del día. Vale, no es lo más cómodo del mundo. Vas a temblar y maldecirme (lo sé) pero te sentirás muy viv@. 

El agua fría pasa a convertir a la ducha de un lugar de relajación sin sentido a la de un lugar de conocimiento consciente. ¿Por qué estoy haciéndome esto? ¿Qué otros desafíos necesito lograr hoy? Seguro que parecen un camino de rosas después de esto.

3. Usar un escritorio caminadora 

Empiezas cada día con una caminata de 3 o 4 km, pero en lugar de perder una hora por el barrio, trabajas a la vez que haces deporte. El impulso físico y mental que generas al caminar te obliga a mantener conscientemente tu movimiento. A lo mejor necesitas un par de días de práctica, pero una vez tengas cogido el ritmo no querrás hacer otra cosa.

Puedes crear tu escritorio caminadora por piezas, pero también puedes encontrarlo en tiendas en Internet y Amazon. 

Tal vez sea un efecto placebo, pero aun así, si los resultados te son motivadores y productivos, ¿no merece la pena intentarlo? Dale una oportunidad a alguno de estos 3 trucos tan raros que te propongo! Haz durante 30 días el reto de la ducha fría y dime cómo te sientes. 

Tu turno: ¿qué tienes en tu caja fuerte de trucos extraños para ser más productiv@? Por favor, compártelo conmigo en los comentarios más abajo.

Seguir leyendo: