La habilidad psicológica que deberías dominar si quieres tener éxito

Cuando te haces amigo del momento presente, te sientes como en casa donde quiera que estés. Si no te sientes cómodo en el Ahora, te sentirás incómodo donde quiera que vayas – Eckhart Tolle 

Hace varios años el término “mindfulness” implicaba un misticismo oriental enraizado en filosofías antiguas chinas, indias y budistas y que tenía que ver con el viaje espiritual que hacía una persona.

Todas estas tradiciones indican que estar bien, sentirse feliz y en paz proviene de la práctica de vivir conscientemente.

Hoy en día, el mindfulness -o atención plena-  tiene que ver menos con un viaje espiritual y más con algo acerca de la atención y la concentración. Es la capacidad de orientar toda tu atención al presente.

mindfulness y trabajo

La comunidad científica coincide en que practicando mindfulness a diario aprovechamos la plasticidad neuronal de nuestro cerebro y con ello mejoramos el estado de nuestras vidas.

Así que no es de extrañar que según un informe de Forbes “la industria de la meditación y mindfulness recaudó casi mil millones de $” el año pasado.

La concentración es un inmenso poder en nuestra mente. Cualquiera que aprovecha y desarrolla la capacidad de concentrarse plenamente en el presente puede evitar preocuparse, dudar, temer, o desviar su atención a los miedos y preguntas sin fin que casi todos nos hacemos. Mantener nuestra concentración en el presente sin desviarla en tareas u objetivos futuros es la clave para alcanzar todos nuestros objetivos con éxito.

1. La concentración enfocada controla nuestros pensamientos

La mente es una poderosa red de información, datos y miles de pensamientos que se crean, se envían, o se reciben cada día. No importa tu profesión o nivel de educación, tienes esta fuente eterna de creatividad, imaginación y poder para crear tu propia vida y mundo. 

Los pensamientos positivos se construyen en base a pensamientos positivos, que se multiplican siempre que cultives el hábito de centrarte e lo  bueno -incluso aunque parezca que hay poca positividad a la que enfocarse. Esta forma de pensar facilita la capacidad de ver cómo puedes mejorar tu trabajo y ser cada vez una mejor versión de ti mismo.

2. El pasado es simplemente las experiencias que hemos tenido

mindfulness y trabajo

No importa si has conocido el fracaso en tus últimas experiencias personales o profesionales, ya que los fallos sólo te enseñan cómo hacer o cómo no hacer algo. Es de vital importancia centrarse en las lecciones que nos dan los errores porque son estos los pasos reales hacia el éxito.

Muchos, sino todos, de los grandes hombres y mujeres de la ciencia, innovación y el progreso cometieron muchísimos errores, pero continuaron y perseveraron. Sabían que todas esas lecciones serían los bloques donde construirían el éxito que buscaban.

Como dice Muriel Donelly (Maggie Smith) en El nuevo exótico hotel Marigold:

No hay nada como un final, el lugar donde dejas la historia. Y es tu historia ahora…Ahora no tienes ni idea de lo que llegarás a ser, no intentes controlarlo. Déjate llevar. Ahí es donde empieza la diversión. Como le oí decir una vez a alguien: No hay presente como el tiempo

3. Enfoca tus pensamientos para proteger tu energía

¿Alguna vez has estado en una habitación con un grupo de personas riéndote y pasándolo bien, y de momento ha entrado alguien que ha cambiado todo ese estado de ánimo? ¿O alguna vez has estado de bajón y de momento alguien ha venido y te ha subido el ánimo sin pretenderlo?

Creo firmemente en que todo y todos guardamos y llevamos consigo energía: nuestra propia energía personal y la energía de aquellos con los que hemos estado. Los problemas ocurren, la vida a veces no es fácil, y esos son los momentos que necesitamos concentrarnos mucho para evitar absorber o reaccionar ante gente o situaciones tóxicas que nos rodean.

El mindfulness, o concentrarte en el presente, es lo que nos ayuda a protegernos de las malas energías.

4. Tienes el poder -siempre que sepas que lo tienes

mindfulness y trabajo

El poder de concentrarse y acercarse al éxito está dentro de cada persona y siempre ha sido así. Lo grande es darse cuenta del poder que tenemos y usarlo diaria, semanal, mensualmente para mejorar nuestras vidas -y por ende la vida de los que nos rodean.

A esta fuente infinita de energía y creación le ayuda la visualización de nuestros objetivos y concentrarnos en el momento presente en cómo nos sentiremos cuando los alcancemos.

Esa sensación en nuestra mente es un chute adicional de energía que no está diciendo que el objetivo final ya existe, está ahí. Y aunque puedan surgir obstáculos y dificultades en el camino a conseguirlo, tenemos que recordar que convertir esos obstáculos y dificultades en ventajas y oportunidades es lo que nos hace humanos y divinos a la vez. 

Así que dejemos todos nuestros miedos atrás y conquistemos todas nuestras dudas e inseguridades concentrándonos en el momento presente. Al final y al cabo, es de lo único de lo que podemos estar seguros. 

Yo como siempre te espero en la próxima. Un gran saludo y un abrazo, Andrea.

Ver más: