Ganar la lotería no te hace más feliz

El dinero no da la felicidad 

¿Un año más sin ser millonario? No te preocupes. El dinero no te va a hacer más feliz ni exitoso. Y no porque lo diga yo, lo ha dicho la ciencia durante muchos años.

el dinero no da la felicidad

Experimentos que demuestran que el dinero no da la felicidad

Investigadores de la Universidad de Illinois entrevistaron a ganadores de la lotería de ese mismo estado, gente que no había ganado, y personas que se habían quedado parapléjicas o tetrapléjicas por algún accidente. 

Los niveles generales de felicidad de los ganadores se dispararon cuando ganaron, pero volvieron a su estado normal después de pocos meses. En términos absolutos los ganadores de lotería no eran mucho más felices que los no ganadores.  Y las víctimas de accidentes eran menos felices, pero no por mucha diferencia.
Conclusión: La mayoría de personas tiene un nivel establecido de felicidad, e incluso después de vivir acontecimientos que cambian su vida, la gente tiende a regresar a ese nivel establecido. 
Un estudio de Florida mostró que alrededor del 1% de los ganadores de la lotería van a la quiebra cada año. 
Otro estudio británico mostró que el 44% de ganadores de lotería habían gastado la mitad de su premio en los 5 años siguientes, y sólo a un pequeño número le aguantaba a lo largo de toda su vida.
Otro estudio realizado en 2008 por la Universidad de California midió la felicidad de las personas que ganaron un modesto premio que equivalía a 8 sueldos mensuales. Se encontró que la victoria no tuvo ningún efecto sobre su nivel de felicidad.

Historias que demuestran que el dinero no da la felicidad

el dinero no da la felicidad

Jack Whittaker, un hombre de Virginia Occidental que ganó 315 millones de dólares en 2002 donó millones a obras de caridad y ONG’s, incluyendo 14 millones para comenzar su propia fundación. 

Meses más tarde le robaron un maletín con 545.000 dólares en efectivo y cheques mientras estaba aparcado en las afueras de un club de streaptease. 
Robaron en su oficina y en su casa y fue detenido 2 veces por conducir ebrio. 

Su nieta murió en circunstancias sospechosas y en 2007 ya había gastado la mayor parte de su dinero. Lo que dijo a los periodistas fue:“Ojalá hubiera roto la papeleta”. 
También está Alex Toth, un hombre de Florida que ganó 13 millones de dólares en 1990. En el momento de su muerte en 2008 su mujer se había separado de él y enfrentaba cargos por declaraciones de impuestos fraudulentas. 

El otro lado

Hay ganadores de lotería cuyas vidas han mejorado increíblemente. 

Sandra Hayes, una trabajadora social que cobraba 25.000 dólares al año ganó un premio de 224 millones en 2006. Después de pagar los impuestos y repartirlo con los colegas aún le quedaban 10 millones.
Se compró un Lexus -el coche de sus sueños-, una casa para ella y otra para su hija y sus nietos, que vivían en barrios marginados. 
Dejó su trabajo, comenzó a escribir y publicó un libro. Pero Hayes está convencida de que la victoria no transformó para nada su vida. “Sólo porque ganes la lotería, no significa que cambies como persona”, dijo a NBC News. 

¿Qué puedes aprender de esto?

Lo primero, que el dinero no da la felicidad. Lo segundo, tu vida cambiará más por quién eres, que por lo que tienes.  

Al final te das cuenta que la vida no va de diamantes ni coches, va de recuerdos.  Que ser feliz no tiene nada que ver con el dinero y que siempre, siempre, siempre, las mejores cosas de la vida son gratis.
Ya sabes, si este año no te toca la lotería no sufras. Puede que sea lo mejor que te podría pasar.

Ver más

2 Respuestas

  1. Coyito Álvarez 3 años ago
    • Andrea Méndez Mollá 3 años ago

Añadir Comentario