DILNOT, OTRA VEZ

El economista Will Hutton, forense en
su disección de las continuas crisis financieras que ensombrecen la
vida de gran parte del mundo, habla con una de las voces más
sensatas y de confianza de la sociedad británica de hoy. El antiguo
Director General de la Fundación para el Trabajo (Work Foundation) y
actual Director del Hertford College, ha escrito en el Observer
de hoy acerca de las recomendaciones de la Encuesta Dilnot para el
cuidado de las personas mayores. Esto está empezando a convertirse,
dice, en un tema políticamente candente a medida que el coste futuro
de la atención se vuelve enorme y de larga duración, y envejecer se
convierte en “uno de los riesgos irracionales de la
vida”‘.

Dilnot (vea nuestra publicación reciente)
recomienda que nadie debería tener que pagar más de 35.000 libras
por la atención domiciliaria y que el estado debería hacerse cargo
del resto una vez superada esa cantidad. Eso podría significar un
extra estimado de 1,7 billones de libras, llegando a superar los 3,6
billones de libras en el 2025/6. Hutton sospecha que cuando el
gobierno de coalición de una respuesta clara a estas propuestas, en
lugar de lo que hasta ahora han sido sólo vagos comentarios de
apoyo, se elevará el límite de pago de 35.000 libras a 75.000.

Sea cual sea la cifra que el individuo tiene que pagar,
todavía es necesario averiguar de dónde sacar el dinero de la
contribución estatal. Dilnot sugiere tres formas posibles de obtener
ese dinero: los impuestos generales; el desvío de dinero de otros
programas de gasto; o -su opción menos popular- recaudar un impuesto
hipotecado de las personas de más de 65 años. Hutton considera
estas alternativas inútiles y cree que es improbable que el gobierno
las acepte, por lo que propone un cuarto método: un sistema de
seguridad social. Esta sería una solución más radical y astuta; la
creación de un sistema de seguros para pagar la atención en la
vejez, en el que todo el mundo pague la misma prima de
seguro.

Particularmente, veo dos problemas en este sistema:
¿Estarán interesadas en él las compañías de seguros? Puede que
ya haya algunas que ofrezcan un tipo de seguro similar, no lo sé.
Pero tendría que ser un sistema muy ingenioso que proporcionase
beneficios a los ancianos y, al mismo tiempo, a las empresas. ¿Y
estarían los miembros más jóvenes de la sociedad dispuestos a
apoyar un sistema para las personas mayores cuando esa situación
todavía está lejos de su pensamiento y de sus prioridades? ¡Pensar
en la edad cuando se es joven realmente requiere un gran cambio de
mentalidad!

Hutton desafía al Partido Laborista para que
ponga en marcha la idea del seguro. “Todavía hay tiempo para
hacer de Gran Bretaña un país más aceptable en el que envejecer”,
concluye.

Bryan

Añadir Comentario