Cómo mejorar la convivencia familiar y hacer más fácil el aislamiento

El confinamiento por el coronavirus nos está poniendo a prueba. Pasar las 24 horas en casa encerrados sin poder salir y ante la incertidumbre de no saber cuánto tiempo vamos a tener que estar viviendo de este modo puede ser una prueba de fuego para muchas familias.

Esta situación nos ha obligado a cambiar de forma drástica nuestras costumbres y rutinas y los padres con hijos en muchas ocasiones nos podemos empezar a ver superados por la situación, sobre todo los que están teletrabajando ya que en ocasiones se pueden ver desbordados porque tienen además que ayudar a los niños con las clases, los deberes, la comida, la limpieza y el orden de la casa…

Photo by Andrew Seaman on Unsplash

Es una situación nueva para todos que puede generar mucho estrés no sólo para los padres y madres sino también para los niños y niñas y si no queremos que nos sobrepase tenemos que encontrar soluciones que se adapten a nuestro caso particular.

En este contexto hay que pensar que es responsabilidad de los padres como adultos y responsables que se supone que somos, encontrar las fórmulas para lograr una convivencia familiar tranquila y equilibrada si no queremos que la situación se descontrole y pasar el día entre peleas y pataletas y además encerrados en casa y sin poder salir.

Consejos para mejorar la convivencia familiar durante el confinamiento o cuarentena por el coronavirus

Marcar horarios y rutinas

Establecer horarios y pequeñas rutinas es importante. En muchos casos los niños siguen teniendo tareas que hacer, bien porque el profesor se las está enviando o porque tienen clase online. Dependiendo del caso hay que  intentar establecer un horario que sea compatible con el de los padres si ambos están trabajando. Si es necesario, hablar con el profesor para que tenga en cuenta la situación.  

Si los niños son muy pequeños podemos establecer turnos con nuestra pareja (siempre que sea posible) para hacernos cargo de ellos y atenderles cuando lo requieran. Si no es posible contar hasta 10 cada vez e intentar tener más paciencia de la habitual porque tendrán días mejores y peores,  sin sucumbir a sus exigencias entender que se pueden sentir tan frustrados como nosotros por la situación.

Distinguir los días de entre semana con los del fin de semana. El fin de semana se pueden acostar más tarde, pueden jugar más tiempo con la play o con la tablet y también nosotros podemos pasar más tiempo con ellos, cocinar, dibujar, juegos de mesa, sesión de cine con película y palomitas…

Cocinar, limpiar, ordenar…Estamos todos en casa así que todos colaboramos en la medida de lo posible. Necesitan tareas para estar ocupados y podemos decirles que necesitamos su ayuda para que ellos se sientan implicados, pueden hacer su cama, ordenar la estantería de los libros o los juguetes, sacar las cosas del lavaplatos, pasar el plumero, la mopa, limpiar el arenero del gato, poner la mesa, emparejar calcetines…

Un poco de flexibilidad 

Las reglas están bien pero esta situación no la hemos vivido antes y tenemos que tomarnos las cosas con más calma de la habitual.

No pasa nada si un día no quiere hacer los deberes o no quiere recoger su habitación o quieren pasar más rato viendo la tele o con la tablet. Estamos viviendo tantas cosas que mantener la concentración a veces resulta complicado así que enfadarnos no sirve de nada. Habla con ellos déjales claro que vas a hacer una excepción porque entiendes como se sienten y que tu a veces también te sientes así porque es una situación nueva para todos y el miedo, la frustración y la incertidumbre están jugando en nuestra contra pero no hay que dejarse llevar.

Hacer ejercicio 

Si no tienes jardín donde puedan jugar y correr habilita un espacio en casa para poder hacer ejercicio, yoga, baile, pilates, workout , fitness. En youtube puedes encontrar muchos canales para hacer ejercicio y para toda la familia. Es importante moverse y no sólo para los niños, el deporte nos vendrá bien a todos ya que tiene enormes beneficios para nuestra salud física y mental.

Comunicarse es importante

La comunicación familiar es importante, tenemos que hablar con nuestra pareja y con nuestros hijos. Cuéntales a los niños lo que está pasando de forma que puedan entenderlo pero sin alarmarlos. Pregúntales cómo se sienten y qué piensan sobre la situación. Habla también mucho con tu pareja para ver cómo se está sintiendo y de que forma podéis llevarlo mejor. 

Ocio y diversión

Busca y disfruta los momentos de ocio y diversión con tu familia, hay muchas cosas que se pueden hacer para pasarlo bien en casa. Juega con ellos y atesora cada momento porque si algo estamos aprendiendo estos días es lo duro que puede llegar a ser no poder estar con nuestros seres queridos.

Marcar pequeños objetivos a corto plazo

Marcar objetivos a corto plazo para toda la familia, tenemos que pensar que hay que ir poco a poco y conseguir pequeños logros diarios pero sobre todo pensar que estamos haciendo lo que podemos y que no somos perfectos.

Gregorio Luri filósofo y pedagogo cuenta la historia de un monje que cuidaba un jardín y lo dejó impecable y perfecto para la visita del gran maestro. Cuando este llegó, “miró el jardín con insatisfacción, tiró un hoja seca en medio del jardín y dijo: “Ahora sí, este jardín es bello. Ahora es un jardín humano”.  Así que como dice Gregorio Luri  “no está mal ser familias humanas y por lo tanto imperfectas”.

 

Lecturas relacionadas

Añadir Comentario