Finanzas | Empresa | La empresa familiar | La cultura familiar y empresarial
La empresa familiar

La cultura familiar y empresarial

Son radicalmente distintas y el choque entre ellas puede ser causa de verdaderos desaciertos y tensiones que al final pueden desembocar en la rotura familiar e incluso en el fracaso de la propia empresa. Me explico:

Por cultura familiar entiendo el conjunto de rasgos que son comunes a la mayoría de los miembros que integran una familia. Me estoy refiriendo, más que a los rasgos físicos( que evidentemente pueden sugerir algún parecido), a los rasgos de las conductas, de los principios, de la educación, de las costumbres y del afecto, generados por la vida en común durante los años de la tutela de los padres y que, a la larga, han configurado que una familia tenga unas características propias y diferenciadas. Sólo en este sentido puedo admitir con muchas reticencias que se le llame "la sangre, o los lazos de la sangre", como recurso en el momento en que comienzan a aparecer y, de hecho aparecen las discrepancias, que más tarde generarán los conflictos que desembocan en guerras familiares.






 






El cariño, el roce familiar, el apellido, la infancia , las confidencias de juventud, el recuerdo de los que ya no están, las celebraciones conjuntas, las desgracias compartidas, todo ello unido al transcurso largo de una vida probablemente cercana, son valores indiscutibles que construyen unos cimientos aparentemente indestructibles pero. tan frágiles, que no serán capaces de soportar el vendaval de los intereses independientes y legítimos, que van surgiendo en el devenir de los tiempos al ir configurándose cada cedula familiar como diferente e independiente, en una nueva entidad que, por ley de vida , tiene a su vez su propia cultura y su propia identidad aunque todas vengan de la misma cédula-familiar madre.

Evidentemente la incorporación de personas de otras familias (cuñados-as, los denominados familiares "políticos") con culturas familiares distintas va desdibujando poco a poco aquellos rasgos que parecían indestructibles dando lugar a otros, ni mejores ni peores, pero, sí, distintos. Los cimientos sobre los que descansaba el edificio familiar comienzan a deteriorarse.

José Orts Serrano

Temas relacionados:


Información útil

Impuestos

Declaración de la Renta Último día declaración de la Renta (IRPF)
Calendario laboral 2016


English information

Limitación de responsabilidad: El contenido de este sitio se ofrece a título meramente divulgativo. Se recomienda que confíe sus finanzas a un asesor experto.


comments powered by Disqus
Compartir en Facebook
Twitter
Google
LinkedIn
Email